JUAN OLMOS “Inmortal” (2024)

¡ Comparte esta noticia !

Sin duda, Juan Olmos es uno de los artistas más inquietos del Rock nacional. Siempre en marcha, siempre con mil ideas, su labor como cantante, compositor y productor se ha visto reflejada en decenas de discos como miembro oficial de un buen número de formaciones que han contado con su presencia, amén de un sinfín de colaboraciones con otras tantas bandas nacionales.

Hace ya algunos años, Juan Olmos decidió fundar Antigua, un grupo que fuera fiel reflejo de su forma de entender el Rock y que ha editado ya seis discos en los que, bajo su tutela, ha ido evolucionando con cambios de estilo y compañeros de viaje, asentándose cada vez más como banda al completo que como proyecto personal del propio Juan Olmos. Esta circunstancia ha provocado un efecto inesperado: Cuanto más ha crecido Antigua como banda al uso, más necesidad ha sentido Juan Olmos de editar como artista en solitario algunas piezas que salen de su creatividad y que no tienen cabida en su propio grupo.

Todo esto nos lleva a “Inmortal”, firmado con su propio nombre. Técnicamente es su tercer trabajo en solitario, ya que hace unos años puso en circulación un par de discos de rarezas, recortes, singles que solo vieron la luz en formato video-clip y otros temas inéditos de su carrera, llamados “Tesoros ocultos” (2013) y “Rarezas Volumen 1” (2018). Sin embargo, lo que diferencia a “Inmortal” con sus anteriores trabajos en solitario es que, en esta ocasión, Juan Olmos nos presenta un puñado de temas de reciente composición y que, por diversas circunstancias, sobre todo estilísticas, no tienen cabida en su propia banda, Antigua.

“Inmortal” es, por todo ello, más libre y más fresco de lo que muestran los últimos trabajos de Juan Olmos en Antigua, ya que ahora nos muestra su lado más personal y menos sujeto a una dirección concreta. En ellos, Olmos abre su corazón en temas como “Soy lo que soy” (el título ya es toda una declaración de intenciones), “Precipicio” o “A cada instante”, que conviven con otros cortes frescos como “Tatuado en mi honor”, “El secreto” o “Dibujarse una sonrisa”.

También hay hueco tanto para reencontrarse con la fuerza de “Octubre viene caliente”, que recuerda a su pasado más hardrockero, como para dejarnos una tierna balada llamada “No creo en nada” en la que la voz de Juan Olmos suena llena de dulzura.

Sin embargo, si algo destaca en este trabajo es una joya llamada “Amor inmortal”, que puede estar entre lo mejor que ha grabado Juan Olmos en su carrera. Una canción de amor dedicada a su pareja en la que Juan canta mejor que nunca, mostrando la vasta amplitud de su registro vocal, en un tema intenso, emocional y apasionado.

El disco se cierra con una opción recurrente en la carrera de Juan Olmos: Un tema festivo como “Ron añejo” en el que comparte labor vocal con cuatro voces míticas e históricas del Rock nacional como Juan Márquez, Carlos Pina, Miguel Oñate y Chino Banzai, en un canto a la amistad y a la colaboración entre la crème de la crème del panorama rockero madrileño.

Seguro que la carrera de Juan Olmos seguirá creciendo en múltiples direcciones y su presencia seguirá surgiendo en proyectos propios y ajenos. Pero, quizás, nunca antes hayamos tenido a Juan Olmos en estado puro como en este “Inmortal”. Bienvenido sea.

Santi Fernández “Shan Tee”