BROKEN HEAD FEST – EXHUMED DAY + CANKER + AVULSED + BETWEEN THE FROST + HUMAN MINCER + MORIOR ERGO SUM – Sábado 17 de enero de 2004, sala El Tren (Granada)

¡ Comparte esta noticia !

Bajo el título de “Broken Head Fest” se reunían bandas ya reconocidas del panorama metálico underground hispano junto a bandas menos conocidas o que empiezan, para tocar en dos ciudades del sur del país. El viernes tocaron en la sala Áfrika de Córdoba Absenta, Anvil of Doom y Kevlar Skin junto a Avulsed y Exhumed Day, que repetían un día después acompañadas por cuatro diferentes formaciones en la ciudad de la Alhambra.

Hay que felicitar a la productora Hard Times la iniciativa de poner en marcha este festival, aunque en la ciudad por donde pasa el Genil no tuvo mucha acogida, quizás porque a la mayoría de gente no le atraen estos estilos de música (con la de buenas bandas que hay), menos asequibles dentro del panorama metálico o también porque coincidió con el concierto de Mägo de Oz, aunque poco público restaría, ya que la mayoría de seguidores de los madrileños no son degustadores auditivos de los sonidos más oscuros y duros.

La primera formación que abriría la intensa y larga velada eran nativos de la ciudad, MORIOR ERGO SUM. Banda sólo conocida por mi por el nombre y saber que habían sacado una maqueta hace un tiempo, nada más.

Alrededor de las 21:30 daban inicio, siendo el último en pisar las tablas el vocalista Javier Salas, ataviado con un tres cuartos que no se quitó en todo el concierto. Algunos de los componentes del sexteto compuesto por los guitarristas Pira y José M. López Blanco, el bajista Isaac Rodríguez Ruiz, el teclista Fingal, el baterista Raúl (Canker, Esfinge) y el anteriormente mencionado cantante, iban con sus caras ligeramente pintadas.

Desde el primer tema, “Sine Nomine”, ya podíamos hacernos una idea del estilo de la formación granadina, Black Metal melódico al estilo de unos Dimmu Borgir o Covenant.

Después de un demoníaco “¡Buenas noches, Granada!”, sin parar de tocar unían a “Empty Soul”, de su maqueta “Sine nomine” (2002), con apoyo en las voces del bajista y durante una parte calmada al vocalista apenas se le escuchó.

Siguiendo el orden de su grabación y con inicio predominando las teclas enlazaban a “Inner faith”. El espigado cantante seguía agradeciendo entre tema y tema con voz de malo (cosa que veo un poco absurda, pero bueno, hay que meterse en el papel).

Continuaban empalmando canciones, esta vez, imagino que una compuesta por el teclista o en algo tendrá que ver, ya que en la hoja del listado de temas ponía “La de Fingal”, jejeje, con orquestación proveniente de las teclas del de la canción, y que se titula en serio “The Great Master”. El que animaba algo era el bajista, los demás estáticos, algunos que otros cuernos y meneando sus cabezas. 

Arpegios del guitarrista de la derecha comenzando “Sands Of Fate (Ode To A New Beginning)”, también perteneciente a su “Sine nomine”, pero que me recordó a algún tema de otro grupo. Movimientos de los integrantes al ritmo de la música e Isaac seguía en su intento de que el público se animara más, dando palmas para que la gente lo siguiera, además de continuar apoyando en las voces, aunque apenas se oyó.

Si los primeros temas los habían hecho seguidos desde el anterior hacían sus pequeños paroncillos. Continuaban repasando su demo con el sexto corte de esta, “Between Two Worlds”, moviéndose el bajista para ponerse junto al guitarra de la izquierda. Para concluir con “Hate And Fear United”, quedándosele fuera, por falta de tiempo, la versión de “Mourning Palace” de Dimmu Borgir. Fin con un “¡Hasta siempre, Granada!” (con voz del Averno) dos minutos pasadas las 22 h.

No lo hicieron nada mal, aunque grupos como este hoy en día hay a montones en el panorama black metalero. Esperemos que sigan trabajando y aportando cosas nuevas y originales a su música.

Apenas pasados veinte minutos desde el final de los granadinos se ponían a destriparnos los madrileños HUMAN MINCER, que fueron muy bien recibidos.

Brutal Death técnico, con una base rítmica que acongojaba, un vocalista (Carlos) que a veces parecía un cochino cuando es degollado en una matanza y el guitarrista con sus riffs certeros dentro de la amalgama de brutalidad.

Estuvieron cerca de cuarenta minutos (nueve temas) en escena, lo suficiente para que más de uno se lo pasara estupendamente con su apabullante bestialidad. Carlos no paró de animar durante todo su concierto, llegando a veces a arramblar de broma al bajista, además de estar muy activo. El guitarrista en algunos momentos giraba su cabeza mientras tocaba.

Sonaron, a parte de otras, “Cerebral Torture” (tercera de su descarga), “Devoured Flesh” (nueva composición), “Filth´s Creator” (último tema de su CD “Embryonized”-2002, como así anunció el berreador y con el bajista llegando a ponerse de rodillas), “Embryonized”, teniendo que parar la caña por problemas en la batería, pero esto no hizo decaer en intensidad su descarga. Acabaron con agradecimiento a la ciudad y con “Death By Infestation Of Grubs”.

A pesar de realizar un estilo que no termina de calarme (prefiero ver grupos de Brutal Death en vivo que escuchar discos) creo que no tienen nada que envidiar a formaciones foráneas de su clase.

La banda que venía desde más lejos eran BETWEEN THE FROST, procedentes de Tarragona. Sobre las 23:14 una intro ya con el cantante Román con cara de malo y cabreao (¿qué le habrían hecho?) daba paso al Black Metal del quinteto tarraconense.

No os puedo nombrar ni un tema de los que tocaron (creo que hicieron ocho), ya que como la mayoría de vocalistas de esa noche y del metal extremo en general tienen la mala costumbre de presentarlos con voces guturales, cavernosas, chillando…y así no hay quien se entere ni de una palabra de algún título. Imagino que harían canciones de su primer disco “Instinct of surliness” (1998) y al menos dos nuevas composiciones para su segundo disco, como así dijo el vocalista al inicio de la tercera de la noche.

Para la mayoría de público (vista la reacción), para la gente que me acompañaba y para mi fueron los peores de la noche. Black Metal sin nada destacable, llegando a cansar, con un cantante monótono y que parecía que le daba vergüenza animar, además de estar todos los músicos demasiado estáticos, a excepción de los movimientos de cabeza, especialmente de los pelúos del grupo: el guitarrista de la izquierda y el bajista Alberto.

No habría estado mal que hubiesen sido los primeros en abrir, porque me aburrieron de lo lindo. Y para rematar la faena Román soltó al final (23:54) tras un “¡Buenas noches, Granada!” un “¡me cago en Dios!”, que sobró para mi gusto, y eso que pienso que la Iglesia y las religiones en general, cuanto más lejos mejor.

A partir de las 00:20 h. hubo un antes y un después en el festival, como bien dijo el amigo y forero Vetterli. ¿Cómo había tenido la osadía de no haber visto con anterioridad a AVULSED en directo? (bueno, no cuento cuando vi el comienzo de su actuación hace unos años en el chapucero festival Barbarian Rock de Jerez).

Desde la primera canción, “I Feel Good… Eaten Human Flesh”, el líder Dave Rotten se metió a la gente en el bolsillo, se notan las tablas que ha ido acumulando a lo largo de los años sobre escenarios de aquí y del extranjero (mira, que está feo comparar, pero, vamos, ni punto de comparación con el frontman de Between the Frost). Era increíble ver como hacía el molino con su cabeza y a la vez cantaba agachado, además de cantar arrodillado pegado al borde del escenario, para que la gente se motivara y vaya que si lo hicieron, desde el comienzo la gente estalló.

Sin descanso unieron con “Powdered Flesh”. Tras esta el vocalista agradecía a la gente de Granada y demás sitios (Málaga, Jaén..¿y Almería qué, eh?) el estar allí, logrando así que la gente se animara aún más, dieron paso a “Daddy Stew”, lanzándose durante el desarrollo del tema al público y cantando mientras lo llevaban en volandas de vuelta al escenario. La gente gritaba el nombre del grupo, acompañando muy bien a Rotten los guitarristas Cabra y Juancar, el bajista Tana y Furni a la batería.

Presentaba el primer tema del nuevo CD (“Yearning for the grotesque”-2003), “Wormeaten”. Volviendo con los agradecimientos, esta vez a Pino (responsable de la sala) y a los grupos que los acompañaban, resaltando que Human Mincer estarían ya de regreso a Madrid en autobús, la primera vez que tocaban con Canker (espero que no la última) y no acordándose bien del nombre de los otros granadinos de la noche (quedó un poco feo), además de nombrar a los otros dos grupos. Enlazaron “Carnivoracity” y “Devourer Of The Dead”, cediendo el micro, en las dos, al público, haciendo que alguno que otro berreara a gusto.

Mencionaba su concierto de la noche anterior en Córdoba, para dar paso a “Foetivorous Marriage” junto a “Morbid Chef” (seguidas, como en el disco), durante la cual el micrófono inalámbrico se le jodió, pero sin parar rápidamente tomó uno con cable y todo solucionado. Se subió una tía al escenario que pronto se bajó (menos mal), y nos decía que iban a hacer algo bruto y lo hicieron con “Sick Sick Sex”, alternando la voz grave con voz gorrina.

Otra vez se subía la tía de antes, menos mal que Rotten se lo tomó con calma. Tributo a los grandes Carcass de su época más bruta con “Embryonic Necropsy”. Anunciando su “tema moruno”, que no era otro que la buenísima “Pale Red Blood”, con esa estupenda melodía que recuerda a los países árabes, pasando el micro de nuevo a las primeras filas.

Iban mal de tiempo (anteriormente se habían dejado por tocar canciones) y decía el vocalista que le quedaban tres temas para terminar, pero sólo podían hacer dos. Así que eligieron “Blessed By Gore”, tirándose de espaldas al público para seguir cantando, cediendo el micro de nuevo estando en las tablas y acabando tumbado cantando. Este tío es ya perro viejo del escenario.

La última fue ya un clásico de la formación, “Exorcismo vaginal”, marcando el baterista Furni el ritmo en pie y la gente como loca. Se retiraban tras una fenomenal actuación sobre las 01:33 h.

La próxima vez que pueda ir a verlos no me los pierdo por nada del mundo. Geniales.

Y después del regreso hace dos años iba a poder ver a mis queridos CANKER, para algunos y para mi una de las mejores formaciones de Death/Thrash del país, que lamentablemente no tuvo el éxito que se mereció con sus dos discos. Antes había tenido la oportunidad de charlar con Miguel Hernández (voz, guitarra y el alma de los granadinos) y Juan Miguel Lorenzo “Indio” (ex bajista), comunicándome que al no encontrar bajista este iba a tocar, llevándome una gran alegría, porque no me imagino a Canker sin el “Indio”. Además me presentaron al batería que hay desde que volvieron, Raúl (Esfinge), que esa noche hacía doblete (anteriormente había tocado con Morior Ergo Sum). Por ellos me desplacé a Granada y esperaba que no me defraudaran y para nada ocurrió. Sería la primera vez que veía a Canker como trío.

Incomprensiblemente después de la actuación de los madrileños Avulsed hubo gente que se marchó, ¿?, ellos se lo perdieron. Porque el corto concierto (50 minutos) del trío granadino fue intenso y brutal.

Faltando seis minutos para las dos de la madrugada la primera que eligieron para abrir era, curiosamente, la canción que cerraba su “Exquisites tenderness” (1997). En la larga parte instrumental del comienzo del enorme tema “Anachronia” uno ya se emocionaba por volver a verlos encima de un escenario. Lástima que no se pudieran escuchar esos teclados ambientales de Miguel que tan bien quedaron en la grabación, pero claro él estaba con su guitarra. Hubo problemas cuando el frontman empezó a cantar, ya que no se oía, infortunio que pronto solucionaron desde la mesa de mezclas. Sin levantar el pie del acelerador nos embistieron con otra de su última obra hasta hoy en día, la brutal “Out Of Control”.

Gritos del grandote para que le replicáramos para animar a la gente y preguntarnos cómo iba la fiesta siguiendo con uno de los mejores temas por su elaboración y descomunal garra, y ya un clásico de la banda que no puede faltar, “Physical”. ¡Cuantos buenos recuerdos y sentimientos me produjo volver a escuchar esto en vivo!, aunque eche en falta una segunda guitarra para cubrir huecos durante el solo, y es que siempre la había escuchado a dos guitarras (en su única maqueta, en el primer disco y en sus conciertos), a pesar de esa carencia sonó inmensa.

Primera novedad de la noche, “Layla Island”, nueva composición que me encantó, con ritmos aflamencados (al inicio y al final), una buena idea que muy pocos grupos han experimentado y explotado. De nuevo Miguel incitaba a la gente a gritar, para dar paso a “Carrion”, primer tema que iniciaba el segundo CD y último que sonara aquella noche de ese trabajo.

Otra canción que iría en el nuevo disco, “Earthquake”, con ramalazos de Motörhead y de Hardcore. Después de cada tema Miguel e “Indio” se retiraban a los laterales para beber y tomar aire.

Desde el público pidieron “Opus Death” y la petición fue complacida, y es que ya es otro clasicazo de la banda que uno no puede imaginar que no tocaran. Un gustazo volver a cantar a grito pelao “Following mafia, captor sect, evil christians, Opus Death”. Durante la parte más “calmada” se les acompañó con “¡e e e…!”, sonó bestial. De nuevo presentaban otra reciente, con comienzo de la batería de Raúl para “Ravenous”, siendo un tema corto y conciso.

El bonachón de Miguel nos preguntaba si nos lo pasábamos bien (yo como un poseso en un convento) y comentaba como decía un colega suyo, que si no era para pasárselo bien ni se iba. Nos daba una mala noticia y es que al ir con la hora apretada se iban a despedir…¡ooooo…!…con una versión de Death “Evil Dead”, ¡genial, es el tema que más me gusta del “Scream bloody gore”!, y que sonó arrasadora. Quedé exhausto tras su descarga y con una inmensa felicidad y sonrisa tras comprobar que han vuelto y de qué manera.

Ahora queda esperar el tercer disco, que según me dijo Miguel (este hombre no es un músico, es un ARTISTA de la música) entrarían a grabar en tres semanas (vamos, cuando lees esto tienen que estar en ello) en un estudio de un pueblo de allí y si no encontraban bajista grabaría “Indio” (espero que así sea). Ojalá que todo vaya bien y no se demoren mucho en sacarlo, que hay muchas ganas y más tras escuchar los geniales nuevos temas.

Ya estaban las fuerzas un poco mermadas después de tantas horas en pie y tanta tralla. Quedaba poca gente, pero tras hacer algunos cambios en la batería (tocaron con la misma todos los grupos) y marcando el reloj ya las 03:14 de la madrugada tomaban posiciones los malagueños EXHUMED DAY.

Se colocaron de espaldas mientras sonaba la intro y de ahí atronar con su mezcla de Death/Black con temas pertenecientes a su “Madness symphonies”, que se editaba a finales del 2003, como el single de adelanto (como así dijo el cantante) “Minor God´s Race” (tercera de su concierto), seguida de “Ancient Race”, junto a dos temas (uno de ellos como comentó el vocalista compuesto en 1998) que anunciaron irían en un futuro MCD, el tema oculto en el CD “Elements Of Change”, otra intro daba paso a un tema en el que parte cantó un amigo de la banda, el título del disco “Madness Symphonies”, y cuando ya se iban a ir, los pocos que quedábamos pedimos otra y nos complacieron.

Sonaron muy potentes y compactos, a veces me recordaron a Deicide, con esa alternancia de voz grave con voz chillona por parte del vocalista y guitarrista Rex Mortis, apoyado en voces por el otro guitarra J. Morgue, que a veces ponía unas caras de poseído que le quedaban muy graciosas. La formación la completaban el bajista Angel of Death y el baterista Skoll “The Wolf”.

Los oídos volvían a la normalidad con el silencio de la madrugada a las 4. Espero que iniciativas como este festival de grupos extremos se sigan realizando.

Texto y foto: Starbreaker