Editorial Noviembre 2005: “Clima musical”

¡ Comparte esta noticia !

El clima se está rebelando y azota con toda su mala leche nuestros hogares, la Tierra, cual vaca molesta con las impertinentes moscas de su lomo, se sacude con el rabo para librarse de tal asedio, aunque solo sea por unos segundos, flagelarse le da calidad de vida.

Y el mundo de la música, al contrario, continúa más o menos igual que ayer. En constante eclipse anular, dejando ver solo un poco de brillo en la oscuridad. Eso sí, ese poco brillo, al menos brilla con intensidad. Nos podemos tostar los ojos si miramos directamente al “Big Bang” de los Rollings, que están arrasando allá a donde van, aunque por el precio de las entradas lo que se tostarán serán nuestros forros, los de los bolsillos. Y es que la vida está muy cara y el que quiere calidad, del tipo que sea, debe hacer una selección, una criba dura y pesada pero necesaria para nuestra economía. Lamentablemente en la criba lo que más resiste siguen siendo los clásicos, las reuniones de clásicos, los proyectos entre clásicos, clásicos en solitario, etc. Cabe decir que con clásicos nos referimos a bandas o lideres de las mismas que ya han tocado techo, que ya han sido grandes, que tienen un puesto en la enciclopedia Larousse del rock. Sí es verdad que muchas despuntan, pero es que hay mucha morralla, mucha formula mágica que nos tragamos sin pestañear. Pronto acechará el huracán The Darkness nuestras tiendas amigas, vendiéndonos en lugar de la fuerza, el ojo del huracán incapaz de levantar un pétalo de margarita del suelo. No solo lo artificial está en auge en el mundo de la moda sino que en la música también está bien presente. Te prometen que después de la operación lucirás una hermosa nariz y cuando sales del quirófano pareces un personaje de tebeo manga. Así nos la quieren dar por ejemplo con sangre de noble cuando lo que circula por las venas es leche de chufa ¿Sangre Azul de vuelta? tururú.

Desde aquí seguiremos un mes más, poniendo nuestro pequeño granito de arena para dar a conocer a los menos conocidos, contaros lo que nos parecen los ya consagrados, contaros con pelos y señales los eventos a los que acudamos, incluido lo que comamos por supuesto, y se hará, como siempre, bien o mal, desde la honestidad.

Mientras, tendremos a medio país pendiente de un rompimiento, nada menos que el de las aguas de nuestra princesa, otro retoño que no trae pan bajo el ala, bastará con su apellido. Y el brote de gripe aviar (del pollo, vamos) acosándonos y alarmándonos, como si no tuviéramos ya suficiente con la gripe normal de toda la vida, la del Frenadol y la vacuna en el ambulatorio de turno ¿Habrá vacunas contra la…?

Buena música y salud para todos.

Didac Bello «Crucificado»