Editorial Julio 2005: “En un Lugar de la Marcha”

¡ Comparte esta noticia !

Permitidme que utilice este profético juego de palabras que Barón Rojo utilizó hace 20 años para hablar un poco del otro aniversario, el de El Quijote. Las celebraciones de este Cuarto Centenario están siendo muchas y variadas, como se podría prever, y todas las ramas del arte se están volcando este sentido. Si me hubieran preguntado hace un año, habría afirmado sin dudarlo que el Rock se iba a quedar fuera de esta avalancha de actividades culturales. Afortunadamente, me habría equivocado. Al igual que debemos denunciar los desprecios y ninguneos que el Rock suele recibir de las Instituciones, es de ley que también nos congratulemos públicamente cuando no es así. Los eventos relacionados con este Cuarto Centenario van a permitirnos disfrutar de la presencia de estrellas del Rock en localidades que históricamente han estado apartadas de conciertos de primer nivel, con sus habitantes acostumbrados a coger carretera y manta cada vez que hay un concierto importante. El festival Quijote Rock de Puerto Llano (Deep Purple, Saxon, Alice Cooper, Barón Rojo, Saratoga y Tierra Santa), o los conciertos de Scorpions o Iggy Pop en Talavera de la Reina son ejemplos de que, al menos por esta vez, el Hard Rock & Heavy Metal ha sido tenido en cuenta.

Estos festivales son sólo algunos de los que cada verano amenizan los más diversos rincones de la geografía española, proporcionándonos maratones de música que prueban día tras día la resistencia física de los espectadores. Un año más, estos festivales nos dan la oportunidad de presenciar, en el mismo escenario, a los grupos más grandes del panorama mundial. Ahora sólo hace falta que, de una vez por todas, se deje de tratar a los asistentes como si fuésemos ganado. Como cada año, levantamos la voz pidiendo zonas dignas de acampada e instalaciones de aseo y duchas con un mínimo de higiene.

Este año de aniversarios me ha hecho volver la vista atrás, y comprobar las cosas que han cambiado y las que permanecen inamovibles. Y una de las que lamentable parece que no va a cambiar nunca es la presencia de los grandes gurús de los medios, que hoy como hace 20 años siguen reclamando un protagonismo para sí mismos que no merecen, y que siguen teniendo a su disposición los hilos del negocio que manejan en su propio beneficio, a costa de la ilusión de los jóvenes aficionados. Son los mismos que siguen subiéndose a los escenarios antes de los conciertos para pintar la mona y hacerse notar, reclamando un protagonismo que corresponde a los músicos. Los mismos que no tienen escrúpulos para organizar caóticos viajes a los festivales, donde todo vale con tal de llenarse el bolsillo, o que cobran tarifas abusivas para colocar a cualquier grupo, consagrado o principiante, en su medio de comunicación. Aquellos que van de salvadores del rock, manteniendo su status gracias al esfuerzo de unos jóvenes ilusionados por trabajar con estas estrellas mediáticas, tan ilusionados que admiten trabajar gratis para que su jefe se llene el bolsillo.

Dicen que quien no conoce la historia está condenado a repetirla. Debe ser cierto, porque estos personajes siguen cometiendo las mismas tropelías que hace 20 años, y siguen en el mismo sitio, y los afectados se siguen sorprendiendo. Hace tiempo que empezamos a surgir los medios independientes como este que estás leyendo ahora mismo, y tantos otros que como el nuestro se esfuerzan por ofrecer un producto digno sin más recompensa que unas cifras de visitas o unos e-mails de aliento. Quizás sólo seamos unos locos que, hartos de leer libros de caballerías nos hayamos lanzado a combatir a estos gigantes, pero te ofrecemos una alternativa sincera, apasionada y gratuita. Tú decides.

Shan Tee