RAMMSTEIN “Reise Reise” (2004)

¡ Comparte esta noticia !

rammstein_reisereiseA veces pienso que Rammstein debe ser algo así como el equivalente industrial de AC/DC. Tocan música simple y efectista, sus conciertos son espectáculos difícilmente igualables y (desafortunadamente) cada vez espacian más sus entregas de estudio. El regreso de los australianos aún no ha llegado, pero ya tenemos aquí lo nuevo de los teutones: “Reise Reise” es el regreso de estos locos del fuego, tras tres años y medio de silencio en el estudio.

Comparaciones sin sentido aparte, debo confesar que esperaba este lanzamiento con cierta inquietud. Es cierto que Rammstein cocina siempre el mismo plato, pero cada vez usa condimentos diferentes para darle un toquecillo especial cada vez. Vamos, que aunque se mueven entre unos parámetros muy definidos (bases machaconas, riffs pesados y repetitivos, atmósferas entre lo romántico y el masoquismo, la peculiar voz de Till Lindeman, más recitando que cantando los versos de las canciones) siempre imprimen cierto matiz a cada disco que lo diferencia de los demás. De la potencia desnuda de su debut “Herzeleid” se derivó a la fusión entre metal y techno de “Sehnsucht” que les dio a conocer internacionalmente (gracias en gran parte al hit “Du Hast”). “Mutter” (precedido del directo “Live Aus Berlín”) sorprendió a sus seguidores con la introducción de orquestaciones y elementos góticos, dejando un poco de lado la electrónica y la tecnología “por que sí”. Entonces… ¿qué nos íbamos a encontrar esta vez?

Pues “Reise Reise” tiene elementos innovadores y rompedores con su pasado, y a la vez es tan puramente Rammstein como cualquiera de sus predecesores. Para empezar, se ha levantado ligeramente el pie del acelerador, resultando un álbum más tranquilo y sosegado que los anteriores, aun teniendo sus obligadas partes revienta-cuellos. Los once (cantidad fija en todos sus trabajos de estudio) temas del disco se podrían dividir en tres bloques: Por una parte, “Mein Teil” (con letra basada en el célebre caso del caníbal de Rotemburgo), “Keine Lust” o la corrosiva “Amerika” (que el grupo mismo califica como una canción no política, sino que simplemente muestra las cosas como son) recuerdan a sus dos primeros discos: sencillas, directas y contundentes. En cambio, temas como “Reise Reise” (que si no lo digo reviento, tiene un inicio clavado al “D’yer Maker” de Led Zeppelín, a lo cual puede que más de uno responda aquello de “si bebes no escribas chorradas” de Stevie Wonder, o algo así), “Onhe Dich” o “Amour” recuerdan descaradamente a los ambientes recreados en “Mutter”. Finalmente, encontramos nuevas ideas en cortes como el fenomenal “Los”, con un espíritu pseudo-rockero imposible de encontrar hasta ahora en Rammstein (vaya ritmo más contagioso tiene la maldita canción) o “Moskau”, un homenaje a la capital de la tierra del Stolichnaya y la ensaladilla (con al colaboración en la voz de Viktoria Fersh), siendo posiblemente el tema más techno de toda la carrera del grupo.

Los 47 minutos y 52 segundos de “Reise Reise” demuestran que Rammstein aun sigue en buena forma (pese a momentos poco inspirados como “Dalai Lama” o “Stein Um Stein”), aunque en mi opinión rompen la tendencia alcista de calidad que mantenían desde su debut. Cierto, este nuevo disco no es tan bueno como “Mutter”, pero es muy difícil igualar una obra maestra. “Reise Reise” es una buena pieza para sus seguidores habituales, y es posible que enganche a la banda a más de un despistado por su mayor accesibilidad.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3mY54c5MQsA[/youtube]

Juan Pérez “Gizmo”