Editorial Enero 2024 “Optimizando el tiempo”

¡ Comparte esta noticia !

Como siempre ocurre en estas fechas, cruzar la frontera que nos cambia de año es el momento ideal para hacer balance de lo ocurrido en los 12 meses que cierran y hacer propósitos para el período que ahora comienza.

En mi caso personal, en lo que a The Sentinel respecta, 2023 ha sido un año de mucha actividad radiofónica pero menor en cuanto a actualizaciones de la web. El tiempo es limitado y debo compartirlo con el resto de mi vida al margen de la música, lo que me hace establecer prioridades. Desde aquí pido disculpas a tantos grupos que me mandan material con la esperanza de ver publicada una reseña de su disco y, en la mayoría de los casos, deben conformarse con tener algún tema pinchado en el programa de radio. Creedme cuando os digo no puedo hacer más. En 2023 también he aumentado mi presencia en conciertos, aún sin llegar al ritmo que tenía antes de la pandemia. Me he enfocado en actuaciones en salas de pequeño o mediano aforo, dejando a un lado casi siempre los grandes conciertos de bandas internacionales y los festivales. Le he cogido el gusto a la cercanía que permiten este tipo de conciertos y los disfruto más que los conciertos de estadio

En 2023 nos han dejado un puñado de músicos que dejan un hueco insustituible. Algunas leyendas como Jeff Beck, David Crosby y Tina Turner. Otros de menor calado popular pero imprescindibles, como Chris Overland (FM), Gary Rossington (Lynyrd Skynyrd), Bárbara Schenker (Viva), Guy Bailey (Quireboys), Randy Meisner (The Eagles), Robbie Robertson (The Band), Helge Engelke (Fair Warning) y Steve Riley (W.A.S.P., L.A. Guns). Sin olvidarnos de compatriotas como Juan Calleja (Orquesta Mondragón) y Sergio Puchades (Sweet Little Sister). A esto hay que unir a personas entrañables a los que la pasión común por la música me regaló su amistad, como Olga Peinado o “Chami”.

Llego a este momento un año más viejo (y más pellejo). En 2023 perdí la pista a algunas amistades, pero gané otras. He descubierto nuevos grupos, nuevos artistas, algunos de ellos con una calidad incuestionable. He conocido a gente interesante y he tenido experiencias que me han formado un poco más como persona. He podido disfrutar los buenos momentos y aprender de los malos, como cada año. Y he intentado hacer que cada día valiera la pena, porque nunca se sabe hasta dónde podemos llegar.

En cuanto a los deseos para 2024, cada uno tendrá los suyos. Por mi parte me encantaría tener más dedicación a la web, a la radio, a los amigos, a la familia. En definitiva, me gustaría tener TIEMPO para vivir todo lo que me apasiona. Peor el tiempo es limitado y no se puede estirar, así que lo único que se puede (¡se debe!) hacer es gestionarlo bien, administrarlo y no desperdiciarlo. Ese es mi propósito sincero para 2024. No voy a perder tiempo en aquello (o aquellos) que no me aportan y pretendo vivir cada día de 2024 y hacer que valga la pena. Es mi deseo y mi recomendación para quien me quiera escuchar (o leer).

Termino este editorial agradeciendo de corazón a todos los que en algún momento visitáis esta web o escuchéis el programa de radio. Espero que ese tiempo empleado en The Sentinel os haya merecido la pena.

Feliz 2024

Santi Fernández “Shan Tee”