THE BELLRAYS + ADULT ORIENTED PUNK – Martes 28 de enero de 2003, sala El Sol (Madrid)

¡ Comparte esta noticia !

Quedé gratamente impactado con la actuación de los californianos el pasado Septiembre en el festival Serie Z. Ya comenté en esa crónica que no había que perdérselos la próxima vez que nos visitaran porque sería ir sobre seguro (buenísimos conciertos), y menos mal que el cuarteto liderado por la feroz Lisa Kekaula no demoró mucho su visita por tierras hispanas. La verdad es que le han tomado el gusto a girar por acá (tres visitas en menos de un año) y por mi como si tocaran cada mes, porque sabes que además de asistir a una excelente descarga no vas a ver ni oír el mismo repertorio de temas en directo.

The Bellrays no se limitan a plasmar en vivo los temas como en estudio, positivamente improvisan durante las canciones, pero no, no os vayáis a creer que se dedican a hacer solos interminables, son improvisaciones que les quedan de maravilla y que dotan a los temas de una “orgía” demoledora de poder, garra y furia en vivo.

ADULT ORIENTED PUNK (desde las 23:40 hasta las 00:15).

Gracioso nombre el que adopta el quinteto madrileño en contraposición a la etiqueta A.O.R. (Adult Oriented Rock). Formados tan solo unos meses (pero con componentes curtidos en otros grupos como Wonderboys) y con una maqueta grabada (por Fernando Pardo, de Sex Museum) se encargaron de calentar al personal con temas en una onda Backyard Babies, The Dogs D´Amour y bandas de esa índole.

Las composiciones de Rock-Punk se sucedían una tras otra (con apoyo de coros en algunas por parte del bajista o de uno de los guitarras), sin apenas comunicación del cantante (despojándose de su camisa tras las primeras coplas y quedando sus tatuajes a la vista) al público.

Se dirigió a la concurrencia sólo para decir el nombre de la banda tras la segunda canción y más adelante para preguntarnos si no habíamos cenado (¿?) y en la recta final agradecer a The Bellrays que les hubiesen dejado abrir el concierto. En total fueron diez los temas que descargaron.

THE BELLRAYS (arrancando a las 00:30 y arrasando alrededor de las 01:30).

Nada más salir y situarse en escena… “We are The Bellrays” e inicio del frenesí con “Too Many Houses In Here”, acompañándose la cantante de una pandereta (como en otros temas), arrodillándose durante un momento para cantar (acción que realizaría en más ocasiones), acercándose a las primeras filas para comunicar más energía, el grupo improvisando y un cosquilleo recorriendo mi cuerpo al escuchar esta canción en directo.

Lo de esta diosa de ébano llamada Lisa Kekaula no es normal. Arremete el Rock con bestial energía, el Punk con tremebunda fiereza, el Soul con cálida sensualidad… es un animal salvaje en el escenario, tiene muchísima personalidad e impone mucho respeto. Lo pudimos comprobar claramente durante el segundo tema, “Street Corner”, alguien de las primeras filas tiró algo de líquido y lo fulminó con la mirada, y si no a la persona que durante el tercer tema, “Change The World”, le tocó su pelo afro, menudo cabreo de la vocalista. Creo yo que el personaje que tuvo el valor de hacer eso está todavía intentándose quitar la ropa interior de la plasta que soltaría. Vamos, como diría Fernandico “El Loco” (conocido de Granada): “Esta tía tiene más co/o/nes que mi tío Pepe, que quería dar la vuelta al mundo en tacataca”.

Tras “Black Is The Color” y otra copla hay un pequeño parón, sería para tomar aire para lo que iban a liar con la…

…locura musical enganchando temas (¿para qué presentarlos?), “Maniac Blues” (con parte lenta dentro de la vorágine decibélica), “Making Up For Lost Time Space” (apoyo en voces de la base rítmica y cantando al final a pelo la fiera) , “Poison Arrow” (Lisa con maracas y coros de los cuerdas).

El bajista Bob Vennum (con su gafas que le dan un aire de profesor universitario), en la parte izquierda de las tablas, a veces parece en su mundo y otras bota y se mueve con ganas. El guitarrista Tony Fate, en la derecha, exprimiendo su guitarra a tope, viviendo y sintiendo la música, y el nuevo batería Eric es pura energía tras los parches, incluso dejándole sólo durante un corto periodo en “The Change Is Changing” para descargar sus zambombazos. Improvisan de manera magistral en los temas y se agradece mucho hoy en día esos arranques descontrolados de incendiaria música y no lo que prima en la mayoría de grupos que van con el guión hecho en sus directos.

“Are you ready?”, nos pregunta Mrs. Vennum, sería por lo que se nos venía encima… batería de “cañonazos”, uno detrás de otro, sin respirar, “The Change Is Changing” las cañeras “Cold Man Night” y “Snot Gun” (con la genial vocalista haciendo cuernos), “Rude Awakening”“Behind The Gun” (coros de Bob y de Tony) , la trepidante “Voodoo Train” y…

…antes del bis Kekaula se baja del escenario durante el desarrollo de “Kill The Messenger” y canta rodeada de gente. Es más, creo que intentó hacer el juego que ha hecho en otras ocasiones de que el público se agache pero no dio resultado. Presentaciones de los componentes con improvisación, parte de protagonismo sonoro del bajo, luego guitarra y por último batería.

Terminaron su actuación con un bis de tres temas unidos sin descanso, precedidos por un “I love you, people!” de Lisa.

Fue muy corto el concierto de los americanos, una hora raspada, pero intenso a más no poder. Como dice el dicho: “Lo bueno si breve…”. Seguro que si los has visto estarás de acuerdo conmigo, cuando vuelvan por estos lares hay que volverlos a disfrutar sin pensárselo. Y si no has tenido todavía la oportunidad de verlos… si te gusta la MÚSICA en directo yo que tú los vería alguna vez, el “knock out” que te endiñan es impresionante e inolvidable y te dejan con ganas de más golpetazos sonoros.

THE BELLRAYS… Future now!!!!!!

Texto: Starbreaker