Editorial Febrero 2004: “Mi amiga la música”

¡ Comparte esta noticia !

Permitidme una editorial algo personal, pero en la que estoy seguro que muchos de vosotros puede que os identifiquéis conmigo; yo tengo claro que la música une y hace amigos; recuerdo cuando me dejaron mi primera cinta Heavy, era la novedad entre el grupito de amigos y todos nos fuimos a investigar más sobre este tipo de música; éramos cinco críos -bueno, casi adolescentes- a los que les gustaba esta música; es cierto que la vida da muchas vueltas y vas perdiendo el contacto; y la mayoría de los que empecé a escuchar Heavy, Rock -o como quiera que se llame- ahora escuchan otros tipos de música, pero también es cierto que vas ganando amistades por otros lados; te vas metiendo más de lleno en este mundo y la pasión por la música te va cerrando, pero a la vez abriendo otros caminos.

La vida es un ir y venir de gente, pero casualmente, con los que más me he juntado han sido con los que les gusta la misma música que a mí -recuerdo esos años de instituto en los que solía haber un tío de esos que lleva camisetas negras de monstruitos por clase y por inercia te ibas a hablar con él- y acabas siendo amigo por algo tan simple como una camiseta, un disco o un grupo; ¡ojo! no me malinterpretéis, eso de “If you are not into Metal you are not my friend” que predicaban los Manowar no va conmigo, de hecho ni en mi época de máxima cerradez, que la hubo, -y afortunadamente hablo en pasado- fue así; pero es evidente que no podía hablar de algo que me apasiona con alguien al que simplemente no le gustaba.

Evidentemente tengo grandísimos amigos a los que no les gusta la música que escucho; pero también tengo claro que por culpa de la música he conocido y conozco a gente maravillosa.

“Pero hay algo que los une, los distingue la pasión del heavy rock, es su fuerza, su razón de vivir.”

Agustín Galiana “Aguskill”