HUMA + ZENOBIA – Sábado 29 de mayo de 2010, pub El Zaguán (Almería)

¡ Comparte esta noticia !

Cinco días después de ver en el mismo local a los franceses Kells y los albojenses Going Home Alone ,regresábamos a El Zaguán a ver en acción a los gaditanos Huma y a los riojanos Zenobia. Aunque servidor estuvo allí la noche anterior al concierto comprando las entradas, y bien que me hubiera gustado quedarme a ver en vivo a los rockeros madrileños Amargos… pero como no se puede pillar todo, y la economía anda más abajo del subsuelo, pues tocó conformarse con “ajo y agua” el viernes noche.

Me sorprendía que Huma volvieran a Almería, y más en concreto al mismo garito donde hace poco más de un año tocaban presentando su segundo disco, “Semilla del mal” (2009). Y a pesar de que seguro que no habría muchas novedades en su repertorio, al menos podíamos disfrutar de nuevo del buen hacer del ahora sexteto. Si el año pasado al final tocaron solos, por no poder hacerlo los roqueteros Alaja, esta vez venían acompañados de Zenobia presentando su buen segundo álbum, “Alma de fuego” (2009). Así que la noche del sábado se presentaba bastante atrayente con un cartel de dos formaciones de Heavy Metal que día a día, ensayo a ensayo, concierto a concierto… van convenciendo a más gente de su valía.

Tras tomarnos unas jarras bien frescas de birra, acompañadas por ricas y nutritivas viandas… a un precio más que económico… ¡¡¡en casa!!!, jejeje, nos dirigimos andando al garito. Como nos dijeron que aquello iba a empezar más tarde, optamos por visitar un buen bar cercano, al que últimamente no acudimos como nos gustaría, y tomarnos allí otro refrigerio de zumo de cebada, aunque otras gratas acompañantes tomaron bebida sin alcohol.

El grupo comandado por Glory, Salva y Luirry ha ido sumando con cuentagotas más público a cada una de las tres últimas visitas a Almería. Desconozco el número de personas que acudieron en su primer bolo en el Zaguán en el 2006, y en el primero que hicieron en Almería, en concreto en Aguadulce en el 2004 (no sé de ninguna persona que estuviera en alguno de esos dos conciertos para informarme), aunque tampoco es que en esta nueva descarga el pub estuviera lleno, pero al menos mucho mejor de afluencia de peña comparado a sus conciertos que ya te comenté por aquí en El Rockero (2007) y en El Zaguán (2009). Quizá un poco más de gente se enteró del concierto por los carteles que se colgaron días antes por la ciudad, aunque algunos de esos grandes carteles no informaban de nada, sólo aparecía una foto en estudio del grupo sobre fondo rojo y su logo en lo alto. Al menos se hizo publicidad, no como en las dos últimas ocasiones, que brilló por su ausencia.

Once y cuarto de la noche, “Renace…” enlazada a “La tormenta” son la elección de los riojanos para comenzar su descarga de Heavy Metal. Servidor estaba en la puerta del garito hablando con Glory, Salva y el batería Pablo, así que no vi, pero escuché la introducción y el buen tema escogido para abrir el concierto, al igual que en su segundo disco.

Mientras seguían tocando “La tormenta” entré y lo primero que me vino a la cabeza es que aquello estaba sonando horroroso. Una pena que uno de los mejores temas de “Alma de fuego” no sonara como debiera y no lo disfrutara. Luego me situé cerca del escenario, próximo a los cuartos de baño, y algo mejoró esa nefasta primera impresión de sonido que llegó a mis oídos, a pesar de que el concierto de los riojanos para mi quedó algo deslucido por el sonido general a lo largo de su actuación.

Continuaron con “Sin mirar atrás”, una canción que, tal y como dije en el comentario que realicé sobre el disco en esta casa, me recuerda a Judas Priest. Jorge Berceo (voz y guitarra), Jorge Algarabide (bajo y coros) y Luis “Vakero” (guitarra) se movían al unísono, quedando esas sencillas coreografías siempre bastante vistosas en los conciertos.

El vocalista / guitarrista se dirigía a la audiencia y comentaba que era la primera vez que estaban por el Sur… pasando a hacer “La historia terminó”, continuando el sonido embarullado, poco nítido. Utilizaron teclas pregrabadas, como hicieron en algunas otras canciones.

La respuesta de la mayoría del público ante los temas era fría, limitándose a aplaudir y poco más, quizás por el desconocimiento general, aunque canción a canción algunos del público se fuero animando y animando más, cosa que seguro que agradeció el cuarteto.

Jorge B. decía, más o menos: “a ver si alguien conoce el último disco”, descargando la buena “Alma de fuego”, seguida por palmas en su comienzo. Entre el sonido deficiente, una de las peores partes se la llevaba la batería tocada por Javi Herrero, como pude percibir durante el tema que da nombre al segundo álbum.

Y llegaba el momento de poder escuchar en vivo uno de los temas que más me han enganchado del reciente trabajo, el single “Dentro de mi”. Pero no quedé del todo satisfecho con la manera en que la cantó Jorge, variando algo los tonos respecto a la original.

Anunciaban una balada, aunque a mi no me apetecía y así lo hice notar con un rotundo “¡¡¡Noo!!!”, jejeje. Lógicamente ni caso me hicieron,jajaja, así que “Ante tus ojos”, perteneciente a su primer disco “Luchando hasta el final” (2005), sonó en El Zaguán, con Jorge B. cantándola sin su guitarra.

“¡Gracias, Almería, muchas gracias… vamos volando con… “Ícaro”, así presentó el cantante, ya con su Gibson colgada de nuevo, otro de los grandes temas de su segunda obra que incita a menear la cabeza y alzar el puño, como así hice. Tema que se coreó y se acompañó con palmas.

Una “Intro” sonaba, con los tres cuerdas mirando hacia Javi, y dándonos la espalda a nosotros, para después volverse y continuar sin cesar con “Luchando hasta el final”, segundo y último recuerdo que hicieron a su primer disco. Con un gran detalle hacia el final amagando con el “Holy Diver” del gran y desaparecido DIO(s), y sin respiro unieron con la hímnica y pegadiza “Lo llevo en la sangre”, con algunos jóvenes del público totalmente volcados ante el grupo. Muy bien por ellos, ¡ahí dándolo todo!

Pasaban tres minutos de la media noche, y aunque fue acabar y comenzamos a pedir otra, no tuvieron tiempo para ello.

Tenía la espina clavada de ver a los riojanos, ya que no puedo contar como una aquella vez en la que tuve oportunidad de verlos en la fiesta-concierto del programa Rockcinante de Óscar Sancho (Lujuria) junto a Dr. Jeckyll + Mr. Rock + Shaigon en la sala Silikona (Madrid) en marzo de 2006. Pero como ya te reseñé en su momento, tan sólo me dio tiempo a ver su último tema, que fue una versión a “El laberinto del Minotauro” de sus paisanos Tierra Santa. Esta noche tenía especiales ganas de verlos defender en directo sus nuevos temas de “Alma de fuego”, un disco que me parece bastante destacable en su conjunto, dirigiéndose en sus composiciones más al Heavy Metal clásico y dejando casi de lado el Power Metal de corte europeo de su disco debut. Pero aunque me lo pasé bien en el concierto, podría haber estado bastante mejor si hubieran estado acompañados de un sonido en condiciones. Ojalá que a la tercera sea la definitiva y pueda decir: genial concierto y con buen sonido.

Algún problema que hubo hizo que los gaditanos se retrasaran y comenzaran cuando faltaban cuatro minutos para las doce y media de la noche. Quizá por esa demora el concierto duró poco, tocando tan sólo unos cincuenta minutos al final.

La introducción “Sangre y fuego” fue seguida, como en el disco, por la contundente “Semilla del mal”, acompañada por batir de palmas. El sonido estaba bien, no como el que tuvimos que escuchar durante el concierto de Zenobia.

Recordaban su primer disco, “Luchando a muerte” (2007), con “Alma en pena”, donde Glory vuelve a dejar claro que es uno de los atractivos del grupo, tanto por su gran voz, como por su belleza (la vi más guapa que nunca), movimientos…

Tras la canción del disco debut comentaban que el día anterior habían estado tocando en Caravaca de la Cruz en Murcia (ndr.: también acompañados por Zenobia, y por los murcianos Lobesia), siguiendo con los potentes ritmos heavies y marcados que tiene “Perdedor”, dejando Salva más que patente al presentarlo que es del Sur.

Rápidamente siguieron con “Rumbo hacia el Sol”, con sucesión de solos de guitarra entre Luirry y Jacob, el hijo pródigo (estuvo en la banda entre los años 2002 – 2005), habiendo ganado mucha más potencia con el regreso del guitarrista.

Animaban preguntando cómo lo llevábamos, prosiguiendo con otro tema más de “Semilla del mal”,“Placer prohibido”, seguida con palmas y donde se aprovechó para presentar a la banda (era aún muy pronto para esos menesteres, ¿no?). También nos hicieron corear y desgañitarnos ante el estribillo.

El batería Pablo empezaba con un ritmo más que conocido y versioneado… “Painkiller”, y tras el trozo de Judas Priest, continuaron enlazando, como acostumbran, con fragmentos de piezas de Pantera, Metallica y Slayer, haciendo que la peña se lo pasara estupendamente. Salva y Glory bajaron de las tablas y animaron durante el `medley´ instrumental.

Parece ser que el grandioso tema “Reencarnación” de Santa ya forma parte permanente de su repertorio, porque si en marzo del año pasado nos sorprendían haciéndolo íntegro, en esta ocasión la tocaron de nuevo, y para mi siempre es una gozada escuchar ese temazo.

Más de su hasta ahora actual disco, anunciando sencillamente con: “¡Vamos con… “Pesadilla”, jugando con la peña antes del solo de guitarra.

Magno detalle el que tuvieron al dedicar el concierto a nuestro querido y añorado amigo Pepe “Angus68”, quien viera el año pasado uno de sus últimos conciertos en este mismo lugar con Huma sobre las tablas. Se cumplía un año y poco de su fallecimiento. Y también se le dedicó a otro paisano, Alberto, el joven que fallecía injustamente en la carretera al regresar de ver el IV Pounding Metal Fest. a principios de mayo.

“La de la Guadaña”, o mejor dicho “Dueña del tiempo” fue el tema con el que se despedían y con el que echaron el resto, haciéndonos participar en su pegadizo estribillo. Glory soltó garganta tremendamente en el final.

¿La 1:16 h.?, ¿tan sólo cincuenta minutos de concierto?… aunque estuvieron francamente bien, aquello había pasado volando y nos dejaroncon ganas de más. Fue prácticamente el mismo repertorio que el año pasado, pero más recortado, y con la novedad de escuchar los temas en directo a dos guitarras.

Lástima que el último concierto de los gaditanos tuviera una duración tan corta. Y sí, digo el último, y definitivo, porque a comienzos de junio el guitarrista Luirry por su parte mandaba un comunicado (lo puedes leer en el Myspace de Huma) anunciando el final del grupo, informando que la despedida de Huma sería en el festival Leyendas del Rock de este año. Pero a los pocos días Salva colgaba en la página oficial del grupo que la banda seguiría, aunque fuera con componentes nuevos e incluso otro nombre. Tras esas declaraciones por ambas partes, no se ha vuelto a tener noticias sobre lo que sucederá con Huma. Una pena que tras tanto duro trabajo, miles de kms. en la carretera, vivencias… las cosas acaben de esa manera.

Texto y fotos: Starbreaker