KNIGHTS OF BLOOD “Falsa realidad” (2018)

¡ Comparte esta noticia !

Casi diez meses después de haber salido editado, reseño el primer larga duración de los granadinos Knights of Blood. Lamento el retraso y, aunque el CD cayó en mis manos hace ya un par de meses, a menudo resulta difícil disponer del tiempo libre necesario para escuchar el disco a conciencia y así poder escribir una reseña con el fundamento que todos los grupos que tienen la amabilidad de enviar sus discos a The Sentinel se merecen. Sea éste un grupo de primera línea o no, todos recibirán aquí el mismo trato y respeto.

Knights of Blood, se forman en Cuevas del Campo (Granada) en el año 2015 y es en abril de 2017 cuando debutan discográficamente con su EP “Revolución”. Un año más tarde, ya bajo el auspicio de Duque Producciones, sacan este “Falsa realidad” que se reseña hoy y que, según la información de que dispongo, mantiene la estabilidad con la misma formación que sacó “Revolución” un año antes. Esto es, Alejandro Sola (bajo), Kyle Jon (batería), José Ramón Vílchez y Javier Jesús Molina (guitarras) y Mireia Fontarrosa (voz).

“Knights of blood” nos ofrecen en “Falsa Realidad” un disco de Heavy Metal de raíz clásica, sin pretensiones de virtuosismo y sin colchón de teclados, algo que, ciertamente, es cada vez menos habitual encontrar en las producciones actuales. Cuenta con tres colaboraciones vocales de entre las 11 canciones que completan el disco, concretamente las de Manolo Parra (Sovengar), José Vicente Broseta (Systemia y Opera Magna) que es un cantante como la copa de un pino y Óscar Sancho (Lujuria) quien, permitidme la broma, debe tener el Record Guiness de colaboraciones dentro del panorama del heavy patrio.

En cuanto a las canciones en sí mismas y las sensaciones que me han dejado, mi opinión es que “Falsa Realidad” se deja escuchar sin llegar a ser uno de mis destacados de la cosecha de 2018, tanto de los que he reseñado para The Sentinel anteriormente como de los que he escuchado “por libre”. Aunque el heavy metal predomina en el LP, son tal vez las canciones menos propiamente cañeras las que me han gustado más, especialmente “Ya no me das miedo”, canción que, vale la pena mencionar, vuelve a denunciar la violencia machista, una lacra social que parece que no vaya a abandonarnos jamás. Un aspecto que, desde mi punto de vista, no ha ayudado a que Falsa Realidad me atrape más es la cadencia del fraseo: la estructura de los versos es muy similar, en general, a lo largo de todo el disco y, otro aspecto que considero importante, es que la vocalización es mejorable. A pesar de que el estilo de Knights of Blood no debería, a priori, dificultar la comprensión de las letras, me ha hecho falta echar mano en numerosas ocasiones del libreto para poder seguir las palabras de Mireia quien, por otra parte, tiene un timbre de voz bonito pero que no está suficientemente aprovechado. Tal vez también influya el hecho de que, a mi parecer, las guitarras “tapen” un poco a Mireia. A pesar de que el disco ha sido grabado en los valencianos Firework Studios, lo cual suele ser indicio de buen resultado, en esta ocasión esa fundamental parte del trabajo puede haber restado algún punto a mi sensación final.

Creo que Knights of Blood tienen madera para, en próximos trabajos, generar más fuego. Canciones como “Perdóname”, “Cielo gris”, “Ya no me das miedo”, “Perdición” o “Síndrome”, así me lo apuntan. Cuidar más la dicción y trabajar en unas composiciones que exijan una cadencia melódica en las letras más variada, sin duda les sumará puntos. Si algo juega a su favor es lo que ellos mismos nos cuentan en la canción que cierra el disco y que se llama como el mismo grupo: “Es nuestra ilusión, una meta a lograr. Nadie impedirá que lleguemos al final. Nunca cegarán a nuestro corazón, pues dentro de él ruge la pasión”. Como dijo aquel entrenador de fútbol, “no ase falta disir nada más”. ¡Suerte y adelante!

Jebimetal