METALLICA “Hardwired to Self-Destruct” (2016)

¡ Comparte esta noticia !

metallica_hardwiredtoselfdestructEs posible que Metallica sea el último de los grandes grupos. De los GRANDES de verdad, y la historia les recordará en el Olimpo del Heavy Metal junto a otros monstruos de la talla de Black Sabbath, Led Zeppelin o Iron Maiden. A pesar de ello, la banda californiana ha demostrado en sus años de carrera que son capaces de lo mejor y de lo peor, de facturar auténticas obras de arte inmortales y también de lanzar pufos infumables. Así son Metallica y por eso uno nunca sabe qué se va a encontrar en su siguiente disco.

“Hardwired to Self-Destruct” es su 10º disco de estudio, 8 años después de aquel “Death Magnetic” que les devolvió al buen camino después de las decepciones de sus dos discos anteriores, “ReLoad” y el lamentable “St. Anger”. Afortunadamente para todos, la buena senda de “Death Magnetic” se ha mantenido en el nuevo disco, lejos de sus grandes obras clásicas pero con suficiente calidad para ser un disco más que atractivo.

Estamos ante un trabajo realmente extenso: 12 temas repartidos en 2 CDs debido a su larga duración, habitualmente por encima de los 6 minutos. Con tanta música por escuchar encontramos temas brillantes en los que reconocemos la fuerza y la magia de los Metallica de siempre, pero también tenemos cortes claramente de relleno, incapaces de justificar no sólo su largo metraje, sino incluso su presencia en el disco. Quizás hubiera sido buena idea editar un único CD con lo mejor de los dos actuales, sin rellenos. Podríamos estar hablando de un trabajo más cercano a las cotas de calidad de sus discos más recordados.

En “Hardwired to Self-Destruct” quizás estemos más que nunca ante un grupo dominado por el dúo Hetfield-Ulrich, con Kirk Hammet más apartado que nunca. No sólo es el primer disco de Metallica en el cual Hammet no ha participado en las labores de composición de ninguno de los temas, sino que apenas demuestra lo gran guitarrista que es. Sin embargo, tanto Hetfield como Ulrich están en plena forma, con un rendimiento óptimo en todo el disco, algo que también es extensible a Robert Trujillo.

El disco empieza a lo grande con “Hardwired”, un cañonazo compacto y enérgico que es todo un despliegue de fuerza, ideal para empezar. El tema más corto del disco y que nos deja con (muchas) ganas de más. Según avanzamos nos encontramos con algunos hit singles del metal como “Atlas, Rise!” o “Moth Into Flame”, además del que es a mi gusto el mejor tema del disco: “Halo On Fire”, el cual a pesar de ser el más largo del disco (8:15) se me pasa en un suspiro, al contrario que otros que se me hacen interminables o como “Confusion” o “Am I Savage”.

Tomando los dos discos como una unidad dividida en dos partes, este trabajo termina igual de bien que empezó, con el homenaje a Lemmy que es “Murder One” y el huracán “Spit Out the Bone”, que despide el doble disco igual con la misma energía con la que empezó.

La edición de lujo de “Hardwired to Self-Destruct” incluye un tercer CD con curiosidades, versiones y temas en directo: una versión regrabada de “Lords Of Summer”, un magnífico homenaje a la época de Ronnie James Dio en Rainbow llamado “Ronnie Rising Medley”, un mediocre cover de Deep Purple (“When a Blind Man Cries”) y uno más acertado de Iron Maiden (“Remember Tomorrow”), además de 9 temas en directo grabados en el Rasputin Music el 16 de abril de 2016, más una versión en directo de “Hardwired” en el Bank Stadium de Minneapolis donde fue estrenada en directo el 20 de agosto de 2016.

Sin duda imprescindible para todos los fans de Metallica, “Hardwired to Self-Destruct” ha devuelto al pelotón de cabeza del heavy metal a una de las bandas más influyentes de las últimas décadas. No es un disco perfecto pero pocos le pueden hacer sombra en el último año.

Santi Fernández «Shan Tee»