Editorial Junio 2010: “Siempre brillarás en el Cielo y el Infierno”

¡ Comparte esta noticia !

Cuando un ser querido padece una grave enfermedad, y más cuando se trata del terrible cáncer, los que hemos pasado por ese mal trance, siempre mantenemos la esperanza y la ilusión que la persona salga de esa atroz enfermedad, aunque la mayoría de las veces no es así. Pero hay que mantener una llama de esperanza, y tampoco vas a hundirte para que lo vea y sienta el que realmente lo sufre y lo padece en su cuerpo. Se sacan fuerzas de donde haga falta, y se intenta animar y hacer mucha más llevadera la vida al enfermo. Así sucedió con los familiares y amigos de mi querido primo, y así pasaría con los que estaban al lado de Ronald James Padavona = Ronnie James Dio, cuando el 25 de noviembre del pasado 2009 saltaba la mala noticia, dada por su esposa Wendy Dio, que a uno de los mayores vocalistas del Rock y del Metal, si no el mejor y más grande, se le diagnosticaba cáncer de estómago. Las noticias conforme pasaba el tiempo eran escasas, aunque cuando salían a la luz siempre eran optimistas. Hasta se anunció gira de Heaven And Hell (Black Sabbath con Dio) en verano para los festivales Sonisphere, pero creo que se precipitaron en anunciarse esas fechas, ya que los que hemos visto la enfermedad muy de cerca sabemos que la recuperación es demasiado lenta y deja al enfermo muy débil con las sesiones de quimioterapia, y más a ciertas edades. Lógicamente a comienzos de mayo se informaba que las fechas de Heaven And Hell se cancelaban, debido a que Dio no estaría recuperado para esos conciertos. Inevitablemente el grandioso e histórico vocalista no pudo matar al dragón, y Wendy Dio comunicaba el domingo 16 de mayo una de las más tristes noticias en el ámbito de nuestra querida música: “Hoy mi corazón está roto. Ronnie falleció el 16 de mayo a las 7:45 AM. Muchos amigos y familiares pudieron darle su adiós en privado antes de que nos abandonara pacíficamente. Ronnie sabía lo mucho que todos le queríamos, por ello valoramos el amor y apoyo que nos habéis dado. Por favor dádnos unos días para asimilar esta terrible pérdida. Sabéis que él os quería a todos y que su música vivirá siempre”.

La pérdida de alguien a quien se ama, aprecia o admira, duele en mayor o menor medida, pero de nada sirve lamentarse constantemente y sumirse en un agujero de pena y dolor constante. Lo ideal es recordar los buenos e inolvidables momentos que esa querida persona nos hizo pasar. Y aunque ya no volveremos a ver sobre un escenario al pequeño pero magnánimo Dio interpretar canciones de Rainbow, Black Sabbath o Dio, sí nos dejó como legado grandiosos e históricos discos en su carrera, y cada vez que alguien haga sonar un tema donde cantaba de manera ejemplar el vocalista, ahí se le estará rindiendo un buen homenaje.

Si mal no recuerdo, descubrí la voz de Dio en la emisora libre de mi ciudad llamada Radio Legaña. Serían principios / mediados de los ´80 cuando emitieron unos cuantos temas del directo “Live Evil” de Black Sabbath, y como por aquella época mi economía era escasa (era estudiante), me dedicaba a grabar temas de la radio en cassettes, los cuales luego titulaba con el “original” nombre” de: “Heavy Metal”, seguido del volumen correspondiente. Lástima no conservar aún el volumen donde grabé esos cautivadores temas de Sabbath con la original y portentosa voz de Dio, ya que luego cuando empezaron a pasarme discos y más discos, fui deshaciéndome de esa colección de recopilatorios, para grabar encima discos enteros de grupos.

Más grandes recuerdos que me vienen a la mente sobre el cantante fue ver los videoclips en su época de “The Last In Line” (¿quién no soñaba ser el joven chaval que salía?), “Rock ´n´ Roll Children”, “King Of Rock And Roll” (del mini-LP en directo “Intermission”)… en los programas donde programaban música en televisión en los 80. Y luego tras ver esos vídeos, días después comentarlos con los colegas cuando quedábamos.

La gran idea del proyecto Hear ´n´ Aid, para recaudar fondos para el hambre en el mundo, rodeándose Ronnie James Dio de una gran pléyade de vocalistas y músicos para grabar un enorme tema y videoclip, emitido también en su versión corta por televisión en aquellos tiempos, y que junto a otros videoclips de Dio tengo grabados en antiguas cintas de video. Comprando cuando salió en el desaparecido catálogo de Discoplay (Emilio Cañil Bartolomé, R.I.P.) el vinilo de 33 r.p.m. con el tema “Stars” y acompañado de versiones en directo de distintos grupos (Accept, Kiss, Y&T, Dio…).

Más y más gratos recuerdos con ese póster bastante grande que me compré en un quiosco con la biografía de Dio (hasta sus dos primeros discos en solitario), editado, si “Neury” no me juega una mala pasada, por la misma editorial de la revista Popular 1, y que estuvo colgado en mi habitación durante años (por ahí debe estar guardado junto a muchos más pósters de la época). Las cassettes grabadas con los primeros discos de Dio, Black Sabbath, Rainbow… y luego con el paso del tiempo, y ya teniendo algo de dinero, ir comprando poco a poco algún vinilo (Rainbow) y luego CDs y vinilos (aunque aún me faltan algunos originales, especialmente de los últimos discos de Dio).

En directo a Dio lo vi poco, tan solo dos conciertos y medio. La primera en Valencia presentando en directo el álbum “Magica”, luego lo de medio es cuando cantó algunos temas junto a Deep Purple en esa gira de los ingleses junto a The Romanian Philharmonic Orchestra y que tuve oportunidad de ver en la Plaza de Toros de Murcia. Y por último en la madrileña sala Macumba en la gira del “Killing The Dragon”, en cuyo concierto (reseñado por aquí) el vocalista volvió a demostrar que era una gran persona, posando especialmente para que un chaval le hiciera una foto, cuando momentos antes un gorila se la había jodido.

Ronnie James Dio fue, es y será muy querido no sólo por seguidores y amantes del Rock y Metal, si no por muchísimos músicos, como lo demostraron al instante, tras su muerte volcándose, bien recordándolo o incluso rindiéndole un pequeño homenaje en directo (Transatlantic, Metallica, Kiss…). Y es que el vocalista no sólo tenía una voz prodigiosa, que aún conservaba estupendamente con el paso de los años, también era pura amabilidad con todo el mundo a su alrededor. En su emotivo funeral de hace dos días (el domingo 30 de mayo) fue despedido por más del millar de personas, amigos y músicos. El gran vocalista ya descansa en el Forest Lawn Memorial Park de Hollywood Hills. Para nosotros siempre estará en nuestro corazón y mente, y disfrutándolo aún más cuando escuchemos canciones con su voz y veamos vídeos con su presencia. ¡¡¡GRANDE DIO!!!

No me gustaría finalizar este modesto homenaje en la editorial de este mes, sin hacer mención a otras personas que hace poco murieron y quizás no se hizo tanto eco tras su muerte, como con la de Dio. Descansen en paz también: el vocalista / bajista Pete Steele (Type O Negative, Carnivore), la mánager Debbie Abono (que llevó en su época dorada a grupos como Possessed, Exodus, Vio-lence, Forbidden, Broken Hope, Obituary…), al bajista Paul Gray (Slipknot), y por último, aunque quizás el menos conocido, pero no por ello menos importante, al almeriense y metalero Alberto, un chaval que le quedaba aún muchísima vida por delante, y quien la carretera nos lo arrebataba injustamente el domingo 9 de mayo cuando regresaba de la cuarta edición del Pounding Metal Festival celebrado en Madrid. R.I.P.

Ahora y más que nunca vosotros, que habéis dejado esta vida terrenal, podéis cantar bien alto:

“… We are magic in the night

We are shadow, we are light

We are forever you and I

We´re stars

We´re stars…

… And we all want to touch a rainbow… Forever we will shine”

Starbreaker