JUGGERNAUT “Out of the ashes” (2017)

¡ Comparte esta noticia !

Me vais a permitir que empiece esta reseña por el final del disco y luego explicaré por qué. El CD se cierra con una versión de “Jawbreaker”, conocidísimo tema de Judas Priest que apareció por primera vez en aquel “Defenders of the Faith” de 1984, disco éste que reflejaba la cúspide de lo que podríamos denominar heavy metal “puro”. Tan sólo dos años después, tanto ellos con “Turbo” como los Maiden con el “Somewhere in Time” (por citar algún ejemplo) se embarcaron en un giro musical que muchos criticaron y que incluyó, entre otros aspectos, la utilización de los temidos teclados y sintetizadores en las grabaciones de estudio. El 24 de enero de 1984, fecha de salida de “Defenders of the faith”, nada de eso había aún en el heavy metal y, teniendo en cuenta que el Thrash apenas estaba dando sus primeros pasos (el debut de Metallica había salido sólo unos meses antes), podríamos decir que nada había “más heavy” que los Judas del “Defenders…”.

Y sí, tan sólo dos años después, la dureza, la caña de la buena, ya no estaba tanto en los turbos y somewheres de Judas, Maidens y compañía. La dureza, ahora ya sí, estaba en el thrash que en 1986 ya había explotado en ambas orillas del Atlántico. El Thrash vino a ocupar un espacio que el Heavy de la primera mitad de los ‘80 ya no podía o quería representar. Pero claro, el Thrash, como todos los estilos, tiende a evolucionar ya que, si se estanca, corre el riesgo de “verse superado” por nuevos estilos que vayan aún más allá.

Hace unos pocos meses, se publicaba en The Sentinel la reseña de la primera demo de Sickoticks (ver aquí). En esa reseña escribí que, desde mi punto de vista, los de Sabadell habían sabido conjugar más que bien las raíces del Thrash con, sobre todo, lo mejorcito del estilo en el siglo XXI, pariendo unas canciones 100% actuales pero (o y) inconfundiblemente thrashers y, por lo tanto, fieles continuadoras del estilo padre. Los Juggernaut son también un grupo de Thrash, sin duda, pero meten otros elementos cercanos al Groove (sobre todo en las voces y guitarras rítmicas) que, y esta es una opinión muy personal, no me transmiten más caña, me transmiten… algo que no me acaba de convencer. Probablemente, si yo fuera aficionado o tuviera los oídos más educados al Groove, mi opinión sería distinta pero, a quien esto escribe, le gusta lo que le gusta y, aunque abierto siempre a dejarse sorprender por otras sonoridades, hay veces en que la cosa no me termina de entrar como querría.

Y es aquí donde vuelvo a la versión de “Jawbreaker” con que Juggernaut cierran este “Out of the Ashes”. A pesar de la potente producción, a pesar de algún que otro gutural que suena por ahí, a pesar de los pesares, no me llega, no me suena afilada. Se supone (o presupongo yo equivocadamente) que 34 años después, un grupo de raíz Thrash como es Juggernaut nos ofrecerá una versión de “Jawbreaker” que hará parecer la original de los Judas una canción de recreo infantil. Pero no ha sido así o, al menos, yo no lo he sentido así.

“Out of the Ashes” me ha parecido, en general, un poco como una espada de acero muy pesada pero poco afilada. Capaz de noquearte de un solo golpe pero con dificultades para atravesarte hasta las entrañas. Arranca bien, con una intro que me recuerda vagamente a “Clockwork” de los Ángelus Apátrida para, seguidamente, golpearnos con “Eye For An Eye”, llevándonos en volandas hacia las siguientes canciones que, poco a poco, y a medida que el minutaje avanza y las canciones se suceden, van desenganchándome. “Dust To Dust”, es una de las canciones que mejor reflejan mi sensación general del disco: Se inicia con un riff tremendo y hacia los 3 minutos tiene un solo bastante interesante, junto con un final avasallador, pero ese tratamiento de las voces tan… “moderno”, a mí no me convence. En “Shattered Star”, que es la que le sigue, la forma de cantar es totalmente diferente, con partes mucho más melódicas, pero aún y así… sin embargo el tono y el ritmo general de la canción me parecen de lo más interesante del disco. De hecho, creo que si “Out of the Ashes” hubiera tenido más elementos de los que aparecen en esa canción, el disco en su conjunto me habría atraído bastante más.

A pesar de que “Out of the Ashes” se ha quedado lejos de entusiasmarme, eso no significa que sea un mal disco. Si eres de los que disfrutan de este post-thrash (si se me permite la licencia de llamarlo así), con detalles que también podrían apuntar al Nu Metal, el debut de Juggernaut puede parecerte bastante o muy interesante. Si, como yo, eres más clasicón, entonces es posible que no te acabe de atrapar por muchas vueltas que le des. De todos modos, ¿por qué no darle una oportunidad?

Imagen de previsualización de YouTube

Jebimetal