SICKOTICKS “Sickosession” (2017)

¡ Comparte esta noticia !

Una de las señas de identidad del Thrash Metal es el lema “Más rápido, más duro”. Y es que el estilo en sus inicios pretendió (y consiguió) llevar al Heavy Metal un paso más allá en cuanto a caña se refiere. A ambos lados del Atlántico surgieron montones de bandas, con diferencias notables entre las corrientes americana y europea, pero retroalimentándose mutuamente de manera constante. El estilo llegó a gozar, por sí mismo, de una importantísima popularidad a finales de los ‘80 e inicios de los ‘90 pero, como ocurriera con el Power Metal a principios del presente milenio, la escena acabó saturándose mediada la década con “más de lo mismo”. Algunos de quienes quisieron ir más allá coquetearon con el Industrial, el “Metal Alternativo” e incluso el Grunge, y quienes quisieron seguir con la línea más genuina fueron quedando viejos y olvidados… o casi.

No voy a extenderme ahora excesivamente en “la resurrección” del Thrash en Europa, pero sin la participación en esa resurrección de clásicos de la escena como Destruction o Kreator (y de sus respectivos magníficos re-debuts “All Hell breaks loose” y “Violent revolution”), dejándose de experimentos y reivindicando una vuelta a la raíz esencial de lo que es Thrash Metal, ese renacer, desde mi punto de vista, no se habría producido y hoy no tendríamos cosas tan prometedoras como esta demo de los sabadellenses Sickoticks.

Han pasado ya casi veinte años de aquel resurgimiento y lo de “más rápido, más duro” hace tiempo que fue llevado un paso más allá: Ahora es aún más rápido y aún más duro. En nuestras latitudes también se renovó el interés por el estilo y surgieron numerosas bandas hoy ya bien conocidas, tales como Ángelus Apátrida, Crisix o Rancor. Otros como Metralla (no los valencianos, los catalanes) lograron mucha menos repercusión, tan sólo una maqueta (“Fok a la barraka”) y la participación con un tema de la misma en el sexto volumen recopilatorio del “Spain Kills” que sacó el sello Xtreem Music a finales de la década pasada. De aquellos Metralla, y tras 7 años de parón según cuentan en la hoja promo, nacieron los Sickoticks, quienes grababan su primera demo, este “Sickosession”, en abril del presente 2017.

Las diferencias no están sólo en el cambio de nombre. Aunque los Metralla que suenan en “Fok a la barraka” me recuerdan más a mis queridos Coroner que los Sickoticks de “Sickosession”, he de decir que el cambio de nombre y el rumbo que toman tras esta nueva andadura les ha sentado muy bien. El cambio más evidente es en la voz de Berto Redondo: parece otro. No sé cuánto habrá de tratamiento en el estudio o de mejora técnica manejando las cuerdas vocales, pero el salto a mejor es más que evidente.

Los tres temas que componen “Sickosession” (“Sickosession”, “Better Than Hell” y “Trusted Hate”) son un puñetazo “aún más rápido, aún más duro”, tanto que o le meten lo que le meten en cuanto a riqueza compositiva y capacidad técnica o esto podría haber sido un barullo de mucho cuidado. De hecho, la velocidad a la que tocan “Sickosession” está rozando el límite en cuanto al gusto personal de quien esto escribe, ya que tengo tendencia a preferir la pesadez extrema antes que la extrema velocidad. Lo que pasa es que en “Sickosession” tenemos tal variedad de cambios de ritmo que es imposible aburrirse. Si, además, tras unas cuantas escuchas, somos capaces de “traspasar” la primera capa de distorsión que puebla este Thrash tan rápido, nos daremos cuenta del enorme trabajo técnico que hay tras la guitarra solista de Pedro Calomarde (sin desmerecer el trabajo de los demás miembros del grupo), quien combina magistralmente la velocidad con la melodía. Esta característica la aprecio sobretodo en el tercer corte, “Trusted Hate”, mi favorito y que cierra la maqueta, pero es una constante a lo largo de todo el CD.

Tres temas dan para lo que dan, y es obvio que con una muestra tan pequeña no puede uno sentar cátedra de nada, pero lo de Sickoticks puede dar mucho de sí. En la hoja promocional de presentación nos dicen que ya están trabajando en la composición de nuevo material para la edición de un disco completo. Yo, por razón de gusto personal, pediría de cara al LP que rebusquen y vuelvan a rebuscar para darnos algo fundamental: variedad. No me refiero a variedad simplemente en cuanto a cambios de ritmo dentro de la canción, “Sickosession” está repleto de ellos y son geniales, sino en la estructura misma de las canciones; romper el patrón, vamos. Es sólo un capricho mío, claro, que hagan lo que quieran, pero he de reconocer que un LP completo en el que todas las canciones siguiesen el mismo patrón (o muy parecido) al de esta maqueta podría llegar a saturarme. Ahora bien, como el chupito de tres canciones que es “Sickosession”, el tortazo que te da es el de la mejor absenta. Estaré atento a la salida del disco.

Imagen de previsualización de YouTube

Jebimetal