LEÑO – febrero 2004

¡ Comparte esta noticia !

25 años después de la salida del primer disco grande de Leño, nos planteamos la complicada misión de reunirnos con Rosendo, Ramiro y Tony. Después de algunas labores de indagación y búsqueda, conseguimos entrevistarnos con Tony por teléfono desde Barcelona y con Ramiro, de manera personal, en una vacía Sala Caracol. Con Rosendo lo intentamos. No pudo ser. Quizás en otra ocasión…

The Sentinel: Primero de todo, preguntaros en qué estáis trabajando en la actualidad.

Ramiro Penas: Estoy trabajando en el teatro, construcción de decorados y haciendo de regidor y producción, en paralelo con los últimos grupos con los que estoy trabajando. Ahora estoy con el grupo de rock “Hostelería y Espectáculos”, que les hago la producción y ayudo a acabar de pulir los temas.

Tony Urbano: En la música produciendo cosillas por no perder el hilo, sigo tocando pero vivir de la música ahora mismo no se puede vivir. Estoy trabajando en una fábrica. Ahora estoy produciendo al grupo de rock “The Presidents”, un grupo que está empezando desde abajo como empezamos todos.

The Sentinel: Vamos a recordar a Leño, Ramiro, ¿tu estabas en el famoso último concierto de Ñu en el Parque de Atracciones?

Ramiro Penas: No, yo estaba entonces en la mili. Se habló de que yo iba a entrar en Ñu pero a José Carlos Molina no le gustaba como tocaba. A partir del concierto del Parque de Atracciones, Rosendo me llamó a mí que salía de la mili y a Chiqui y de esa ruptura comenzó la historia de Leño.

The Sentinel: ¿Cómo fue la grabación del primer disco de Leño?

Ramiro Penas: Fue el copón. Yo lo recuerdo muy emotivo, la primera vez que te metes en un estudio siendo un pardillo. No costó mucho, bueno, nos costó discusiones con el productor (Teddy Bautista) porque no tienes ni idea y él siempre te exige. Me enseñó a utilizar el metrónomo aunque ahora escuchas los temas y algunos tienen una ida pero con un grato recuerdo.

The Sentinel: Tony, ¿en qué temas estuviste en el primer disco?

Tony Urbano: Sólo en “El Tren”.

The Sentinel: Y la marcha de Chiqui Mariscal, ¿a qué se debe?

Ramiro Penas: Que está zumbao y de repente le vino la vena de que se iba a la montaña. Pero chico, que estamos en mitad de una grabación, pero él que se iba a la montaña y así fue. Pero es muy buena gente.

The Sentinel: ¿Qué control tuvisteis sobre el resultado final de ese primer álbum?

Ramiro Penas: Teddy era un amigo y metió unos detalles de teclados, unos colchones que quieras o no son necesarios para que no se te queden los temas desnudos. Aunque luego no lo lleves en directo. Metió el timbre de “El Tren” y demás. Él vio que había un producto bueno y quería sacar un buen producto.

Tony Urbano: Era un poco tira pa´lante como puedas. Teddy puso más que nadie porque era el que más sabía.

The Sentinel: Hay una canción en ese primer disco, “La Nana”, que siempre me ha fascinado, ¿cómo se llegó a grabar ese tema?

Ramiro Penas: Esa canción es del colgao de Chiqui (dicho con cariño) y lo canta él como un ángel, en falsete. Es un tema con muchos cambios que vienen de la influencia de Black Sabbath, Led Zeppelin. Con Chiqui aprendí mucho. Es igual que “Se acabó”, que a Rosendo que siempre le gustaba la guitarra española y dijo vamos a meterla y en directo a la gente le encantaba.

The Sentinel: En el 80, lanzáis vuestro segundo disco “Más Madera”, con una orientación más pop, ¿presiones de la compañía o decisión vuestra?

Tony Urbano: En ese momento era cuando The Police estaban rompiendo y de alguna manera Teddy que se pasaba mitad del año en Londres, quería sacar de nosotros todo lo que tenía ese trío. Que a mi Police me encantaban pero yo no toco como Sting, y ya sabes como son las compañías, cuando hay algo que vende intentan meterte en el carro. Fue pulir lo duro que éramos, las guitarras, el bajo se resaltaban de otra manera. Hemos quedado contentos con el resultado de este disco al cabo del tiempo.

The Sentinel: En Internet circula una información sobre una actuación vuestra en el programa “Aplauso”. Se dice que fue en playback y la gente os criticó por haberos vendido.

Tony Urbano: En Aplauso tocamos en playback, no había otra opción, pero en el Musical Express lo hicimos en directo.

The Sentinel: ¿En general cómo os trató el sello Chapa?

Ramiro Penas: Sinceramente, no tenían ni puta idea. Pudo tener mucha fuerza no sólo en España, sino en Europa, porque manejaban todos los grupos de rock pero no sabían como hacerlo. Sólo decirte que la directora artística era una mujer de 62 años que trataba igual a Serrat, Luz Casal que a Obús o Barón Rojo, todos del mismo rasero. Tuvieron a lo mejor de este país pero no supieron venderlo ni moverlo. Luis Soler debió ser el director artístico y lo quitaron y metieron a esa mujer que era una contable. Chapa fue un buen sello pero Zafiro no se dio cuenta que tenía una mina de oro.

The Sentinel: Después llega vuestro álbum en directo, ¿necesitabais quitaros el mal sabor de boca de “Más Madera”?

Tony Urbano: El disco de directo fue para quitarnos esa cosa que se nos había quedado con el segundo. Tenemos que hacer algo para que sepan como sonamos. En ese disco no se retocó nada. En el “Maneras de Vivir”, tenemos al final una cagada como Dios manda pero no quisimos retocar nada.

The Sentinel: ¿Hasta qué punto las composiciones eran de Rosendo?. ¿Todos colaborabais en el resultado final?

Ramiro Penas: Las letras eran todas suyas y a la hora de componer los temas, estábamos a las 11 en el local, todos los días. Se agarraba a la guitarra y yo le seguía o empezaba yo con un ritmo de batería y él se enganchaba a la guitarra, un estribillo por aquí y salía el tema con facilidad.

Tony Urbano: Rosendo hace canciones hasta en el water. En cualquier momento hace una canción, lo que pasa es que cuando las llevaba al local, Ramiro y yo le aportábamos nuestra manera.

The Sentinel: Y con el directo llegan las ventas masivas de discos y a Londres a grabar, ¿cómo fue vuestra experiencia allí?

Ramiro Penas: Muy buena. Te sientes como una estrella de rock. Estuvimos grabando en el estudio de Ian Gillan, las mezclas no lo hicieron allí y Narea nos llevó a otro estudio. En la mezcla conocimos a Rory Gallagher, a The Specials, Elvis Costello y Leno que éramos nosotros sin ñ (carcajadas). Rory se sacaba la cerveza de debajo de los sofás, todo caliente. El tío pasó por delante del estudio cuando estábamos mezclando “La Fina”y notó cierta connotaciones con su sonido de guitarra, preguntó, le gustó el tema y allí estuvimos con él.

Tony Urbano: En ese momento Teddy estaba muy liado y nos fuimos con Carlos Narea de productor y creo que es el disco de Leño que suena lo más parecido a lo que éramos nosotros en directo, crudo y sin querer adornar nada. Llegamos allí como unos pardillos, estaban Duran Duran, Elvis Costello y con un productor que era el de The Stranglers y eso se nota.

The Sentinel: Se dice que hay un concierto de vuestra gira con Miguel Ríos que esta grabado en buenas condiciones y Rosendo comenta que antes o después saldrá, ¿sabéis algo de ello?

Tony Urbano: Claro, yo lo tengo. El último concierto que dimos, que fue en Barcelona, lo grabamos (audio y video) y nos lo quedamos. A veces nos juntamos los tres en un bar y nos animamos pero no sé.

Ramiro Penas: También hay problemas con el nombre de Leño, ya que Chapa registró el nombre y tiene los derechos sobre el nombre. De todas manera, todo esto es negociable.

The Sentinel: Y con éxito, un público fiel, gira con Miguel Ríos y de repente lo dejáis, ¿a qué es debido?

Ramiro Penas: Nos dijeron que teníamos que renovar con ellos o no había dinero para nuevo disco. Y nos dijeron que eran de nuevo cinco años sin recibir un duro. A ver, venimos de grabar de Londres, estamos en lo alto, os hemos dado una gira con Miguel Ríos, que llenábamos estadios, y me dices que renueve contigo para que me quede hecho una mierda de nuevo. Así que eso, junto con que tuvimos nosotros algunas tiranteces, acabamos en divorcio. A lo mejor con todos esos problemas si hubiéramos sacado un disco, hubiera sido más punky, cagándote en todo lo que te rodea.

The Sentinel: Os habrán hecho miles de veces esta pregunta, ¿pero hay alguna posibilidad de volveros a juntar?

Tony Urbano: Que a lo mejor nos podemos juntar un día en un pub tomando copas y tocar los tres pero que nos pongamos a hacer una gira ya es más complicado. Es complicado por todo. Que nos gustaría a todos, pero es complicado.

The Sentinel: ¿Hay algo de material inédito que llegarais a grabar y no haya sido editado todavía?

Tony Urbano: Hay maquetas pero es desde hace mucho tiempo. Que si nos juntáramos un día y nos pusiéramos a sacar cosas en un local estaría mejor, pero no creo. De todas maneras, nosotros siempre andábamos justo de canciones cuando llegábamos al estudio. En “Corre, Corre”, nos faltaba un tema y metimos “La Fina” que era un tema improvisado que tocábamos en los camerinos donde teníamos una pequeña batería y dos amplis y antes de salir a tocar tocábamos unos temas y siempre acabábamos con “La Fina”.

Ramiro Penas: Íbamos directamente cortos a estudio, trabajábamos mucho en ensayo porque nos basábamos más en nuestro directo.

The Sentinel: Después de Leño, ¿cual ha sido vuestra carrera?

Ramiro Penas: En los últimos tiempos he estado cinco años en “Gran Jefe”, para llegar a grabar un disco. En “Llámalo X”, también con Jaime Asúa; hicimos un disco y unos cuantos bolos, pero la cosa no funcionó. Estuve en “Tranquilitos” cuatro o cinco años con un disco en estudio y otro en directo en “La nave”. Toqué en un par de bolos con Bloque y con un grupo que se llamaba “T.V.”.

Tony Urbano: Monté con Ramiro y con Eduardo Pinilla un proyecto que no llegó a nada y luego estuve con “Zero” en un par de discos. Y siempre me han gustado las maquinitas, el estudio y he ido haciendo mis pinitos como productor con varios grupos.

The Sentinel: Para terminar, ¿con qué disco de Leño os quedáis?

Tony Urbano: A mi como canciones me quedo con el “Más Madera”, pero el sonido de “Corre, Corre” es el definitivo.

Ramiro Penas: El último disco es el más potente de sonido. El primero porque es donde arrancas y sueltas toda tu primera saliva que es la más fresca, el segundo por canciones, el directo por cojones. Para mí es muy difícil elegir.

Intuimos muy buenas noticias, en un futuro próximo, para los amantes de Leño.

Entrevista: David Montalvo