STAR MAFIA BOY “Kamikaze Diablo” (2014)

¡ Comparte esta noticia !

starmafiaboy_kamikazediabloLa producción discográfica de Star Mafia Boy va al mismo vertiginoso ritmo que su música. Desde que dejó atrás su pertenencia a Guitar Mafia y se lanzó a su carrera en solitario, ésta sale a disco por año, como en los viejos tiempos. Por ello, este “Kamikaze Diablo” toma el relevo de los anteriores “En Directo en la Gruta 77” (2013), “Arkana Cabaret” (2012), “La Noche de los Vampiros” (2011) y “1.9.7.0.” (2010).

Siendo su propio proyecto, Mafia Boy se encarga de la voz, guitarras rítmica y solista, percusiones y bajo, haciéndose acompañar de músicos amigos que le han ayudado a llevar a cabo esta grabación: J. Buiscuit (Nancy Hole / Warriour Soul) a la batería, Seabass (Ausentes / Superriffs) al bajo, y Juan Olmos (Antigua) con los coros y teclados ocasionales, más una pléyade de invitados puntuales entre los que destacan los guitarristas Nacho Ortiz (Antigua), GemStar (PL Girls), Javier Mira (Punto de Mira), Nico Álvarez (La Frontera), Fede Rubio (Banda Cojones) y Javier L. Pulido (Trapa & The Turboexits), más los duetos vocales que se marca con Carlos Macías (Maggont Brain) y Tania Ce (Moscú Babies).

“Kamikaze Diablo” sigue el camino de los anteriores trabajos, con pocas variaciones. Rock and Roll fresco, directo y con la chulería (en el buen sentido) y actitud que siempre le han acompañado. 12 temas (más uno repetido con otras mezclas) en el que no se anda por las ramas, explotando todas las virtudes que se le suponen al estilo: temas sencillos y pegadizos, de corto minutaje, que obligan a mover los pies y la cabeza sin parar.

El disco comienza como un disparo con “Mil años de amor en el infierno” para no bajar la guardia en todo el disco salvo para la balada “Glam Boy”. El resto del trabajo está lleno de cortes trepidantes como “Sabes que daré con mis huesos en prisión” o “No dejes de bailar”, temas vacilones como “La reina de la fiesta” o el puro rock and roll de “Corazón roto” (cantado a medias con Tania Ce) y buenos estribillos (“Siento tu envidia”) que conforman un disco de escucha divertida del que siempre apetece repetir.

El CD termina como empezó, de nuevo con “Mil años de amor en el infierno”, con una mezcla diferente pero que no se aparta del concepto general del disco.

A veces se nos olvida que el Rock and Roll nació como diversión y de vez en cuando se pierde por el camino esa actitud gamberra y descarada que nos hace diferentes. Star Mafia Boy nos recuerda cada año cómo se puede disfrutar haciendo simplemente rock and roll.

Imagen de previsualización de YouTube

Santi Fernández «Shan Tee»