MORBID ANGEL “Blessed are the Sick” (1991)

¡ Comparte esta noticia !

morbidangel_blessedarethesickHay quien opina que uno de los grandes atractivos del death metal es que es un género que nunca ha gozado de demasiada difusión mediática. Así, librados de cualquier atadura comercial, sus músicos han tenido siempre una libertad casi total a nivel artístico. Si repasamos la escena americana del metal extremo hasta 1991, vemos una serie de grupos con un sonido bruto, primario y violento unido a una temática morbosa y blasfema: algo tan poco propenso a sonar por la radio que permitió a las bandas (Possessed, Obituary, Deicide o unos primeros Death) explotar temas como el gore, los zombies, el anti-cristianismo o la violencia con total libertad. Tanto en las letras como en el sonido, violentado y tenso desde la raíz, el death metal americano contaba, para 1990, con una horda de bandas totalmente rompedoras que radicalizaron los planteamientos de heavy metal sin absolutamente nada que perder.

El primer disco de Morbid Angel, el clásico ineludible “Altars of Madness” (1989), era un concentrado magistral de los elementos reglamentarios del death metal. Con su primer LP, el cuarteto de Florida se perfiló como el alumno más aventajado de Slayer o Possessed en todos los aspectos: sonido, composiciones, actitud y letras. Todo estaba llevado al límite y el resultado parecía inmejorable: pura energía bruta e incontrolada. Tras un debut de tal calibre, para 1991 la banda decidió explorar su sonido y hacer verdadero uso de la libertad creativa de que gozaba el género. Probablemente, sacar un segundo “Altars…” hubiera desembocado en una bajada considerable del listón.

Creo que “Blessed are the Sick” se gana a pulso la condecoración de clásico no sólo por su calidad, sino por conformar una apuesta muy personal por el death metal y por constituir un cambio de rumbo sencillamente perfecto. Los de Florida deciden pulir su diamante en bruto y sacan un álbum tremendamente oscuro, con un sonido más limpio y grave y alternando la contundencia con pequeñas composiciones para piano o teclado. El disco, dedicado a Mozart, es un repaso por algunos temas antiguos de las demos y por material nuevo. En él, la banda cambia su vena más retorcida y rasgada por un sonido pesado y más transparente; si en “Altars…” nos demostraban que eran grandes músicos, en “Blessed…” Morbid Angel se descubrieron como grandísimos compositores.

Los temas ocultistas y la mitología de Lovecraft cobran vida en “Blessed…” de una forma muy peculiar: mediante canciones muy breves e intensas (“Brainstorm”, “Rebel Lands”, “Unholy Blasphemies”) o mediante temas más largos y tradicionales (por lo general, las regrabaciones de la demo). Lo sorprendente es que el resultado es un disco muy compacto en el que todas las piezas parecen encajar muy naturalmente.

“Blessed…” supone una lección de cómo ser fiel a un sonido propio y a la vez saber llevarlo por nuevos derroteros. El segundo LP de Morbid Angel sigue siendo todavía hoy el disco de death metal más original, creativo y maduro que un servidor se haya llevado nunca al oído. Una canalización impresionante de la fuerza inicial de la banda que les permitió sublimar su música sin perder ni un ápice de energía. Muy espectacular.

Imagen de previsualización de YouTube

Jaume “MrBison”