CREAM “Disraeli Gears” (1967)

¡ Comparte esta noticia !

cream_disraeligearsCream, el primer power trio de la historia, la banda del ínclito Eric Clapton, fueron tres hippies que electrocutaron al blues, desvirgaron al rock, intoxicaron a la juventud y ni siquiera pidieron perdón. Su primer álbum, “Fresh Cream” (1966), hacía gala de un sonido salvaje y caótico nunca visto hasta la fecha, que los ingleses consiguieron hacer suyo de una manera increíblemente sencilla: exagerando las pautas previas que la música pop les ofrecía. Recuperando los solos blueseros, una percusión de R&B y alguna melodía dulzona de merseybeat, Cream llevarían al rock and roll británico a otro nivel a finales de los sesenta y, muy importante, lo desvincularían de aquella aura de inocencia que lo cubría desde 1964. Si “Fresh Cream” supuso electrizar al blues hasta dejarlo (casi) irreconocible, con “Disraeli Gears”, su segundo lanzamiento, la banda consiguió además comerse el mercado americano y hacer un jaque mate al rock and roll más beatleniano que tanto gustaba por Inglaterra y Europa. Las poderosas bases rítmicas, las letras vanguardistas, la experimentación y el siempre presente eco de la música negra cambiarían el panorama de la música popular a partir de entonces. La revolución musical y cultural estaba servida.

“Disraeli Gears” es un disco más ácido que un pomelo verde, repleto de riffs viscosos y gruesos, con un sonido bastante bruto y unas letras poéticas inspiradas por las sustancias. El resultado es un rock and roll espeso, tan sólo equiparable al de unos Blue Cheer en cuanto a pesadez y al de un Jimi Hendrix en cuanto a swing y ritmo. La banda se aleja un poco del blues para entrar plenamente en la psicodelia, un terreno que allanaron para todos los grupos posteriores, pero lo que predomina a lo largo del LP es rock puro y duro: la hechizante “Strange Brew”, la onírica “Tales of Brave Ulysses”, el proto-heavy de “SWLABR”… se alternan con la versión de “Outside Woman Blues” o con el himno “Sunshine of your love”, con un riff venenoso que ya forma parte de la historia. Unos temas revolucionarios que fueron perfilando el sonido de blues de la banda en otra dirección, más heavy y psicodélica, y a la postre mucho más transitada.

Cream brindaron al mundo un puñado de discos clásicos que fueron clave para el desarrollo de nuestra música. El impacto que suscitaron en su salida debió de ser considerable por tratarse de una época dominada por los sonidos melódicos, suaves y amigables. Si Blue Cheer, sus equivalentes americanos, versionaban a Eddie Cochran, Cream recuperaban estándares del blues y los reinventaban en otro lenguaje. En efecto, el power trio británico tomó el blues y lo desmadró; éste fue precisamente el paso previo a abandonarlo, que es lo que haría el rock a finales de la década siguiente. Pero eso ya es otra historia; hoy vale la pena revisar una de las épocas más turbulentas del rock y uno de sus emblemas… La crema, oigan.

Imagen de previsualización de YouTube

Jaume “MrBison”