Editorial Agosto 2014: “Víctima de… engaños”

¡ Comparte esta noticia !

editorial_agosto14Hace poco tiempo (aunque hoy en día una noticia, con tanta accesibilidad a medios de comunicación, se queda prácticamente obsoleta de un día para otro, no digamos ya si pasa una semana o un mes…) había problemas de nuevo entre Hal Patino y King Diamond y se acababa expulsando al bajista, en su segunda etapa, de las huestes del vocalista danés. Cruce de declaraciones entre una parte y la otra… pero el caso es que King Diamond ya se encuentra tocando en directo con nuevo bajista (Pontus Egberg: The Poodles, Tainted Nation, Dark Illusion, ex-Lion´s Share…). ¿Quién lleva razón?, cada cual barre para casa… que cada cual saque sus conclusiones. Siendo ese intercambio de declaraciones parte del “marujeo” metalero, más propio de Tele Circo, como tantas otras a través de los años, siendo muchas veces mejor no tener conocimiento de ellas, porque se comprueba que el mundo del Metal se mueve cada vez más como el Mundo o la sociedad en la que vivimos, por intereses, mentiras… Llegando a pensar más de una vez que es casi mejor vivir uno en su mundo sin enterarse apenas de noticias y evitar encender la televisión, escuchar la radio o leer prensa.

Está más que claro que los músicos y grupos hacen lo que les viene en gana (ahí tenemos el ejemplo del mismo Rob Halford, que tras abandonar Judas Priest formó Fight, con un estilo adoptando las influencias del Metal de los 90, genial su primer álbum “War Of Words” (1993), y después el proyecto Two de Rock / Metal Industrial, con ayuda y producción de Trent Reznor de Nine Inch Nails) pero principalmente se deben a sus seguidores, que son quienes los pueden llevar a alcanzar altas cotas o relegarlos al ostracismo.

Mucho se ha hablado de Judas Priest desde la separación de Rob Halford y la vuelta a la banda de éste. Hasta servidor les dedicó una editorial (“Héroes y villanos” de junio de 2011) tras la anunciada marcha del guitarrista K.K. Downing, la cual no leía desde que la escribí, y volviendo a releerla tres años después sigo pensando igual (puedes leerla visitando la antigua web, hay un enlace en el lateral izquierdo de la actual página), pero con el agravante de que, el que para servidor fue el grupo más significativo del Heavy Metal, ha engañado a sus seguidores con unas recientes declaraciones del guitarrista Glenn Tipton diciendo que mintieron cuando anunciaron aquella gira de despedida, “Epitaph Tour”. Cavándose para servidor aún más su propia tumba y cada vez dejando su credibilidad más en entredicho. Pero claro, cada cual es libre de hacer lo que le venga en gana, como digo anteriormente, pero al igual que un político cuando no cumple con lo dicho le llueven palos por doquier, aunque ésto también sería para hablar largo y tendido, porque algunos parece que aunque les mientan, siguen votando a los mismos. Para mí un músico o grupo que miente a sus seguidores debería pagar por ello de alguna manera. Quizá como decía, lo ideal es no enterarse de este tipo de noticias, o no darle mayor importancia, pero a uno este tipo de cosas cada vez le dan más pena y más en grupos con los cuales crecí y seguí con entusiasmo, y que ahora vengan con esas artimañas y mentiras… lo triste que no son los únicos en los últimos años que anuncian gira de despedida, y al tiempo siguen y siguen tocando en directo y sacando discos. El efecto que me producen de esa manera es prestarles prácticamente nula atención a esas bandas, las cuales una gran mayoría tuvieron su tiempo, y hoy en día viven más de épocas pasadas y mitificaciones del personal.

Hace poco el compañero Jaume “MrBison” nos daba su punto de vista del último disco de Judas Priest, “Redeemer Of Souls”. Y con la facilidad que hay hoy en día de escucharlo, uno no ha querido ni llevarse al oído un sólo tema. Me siento cada vez más desmotivado del camino tomado por Judas Priest desde la vuelta de Halford.

Quizá en un futuro escuche y me compre este último disco de Judas Priest, junto a los dos anteriores (que sí escuché), más que nada para completar colección, y quizá me equivoque, o quizá no, de no querer echármelos a los oídos ahora, pero desde hace tiempo prefiero seguir recordando épocas mejores de grupos como Judas Priest y otros muchos, escuchando aquellos maravillosos discos con los que crecí, o si no prestando atención a otras bandas influenciadas por grandes grupos como Judas Priest, pero que para mi tienen más que ofrecer hoy en día en directo y en disco, con composiciones con más atractivo que las de los viejos dinosaurios que fueron cambiando acorde al mercado musical para seguir interesando, manejando y captando víctimas con sus engaños.

Starbreaker