BLACK SABBATH “Live… Gathered in their Masses” (2013)

¡ Comparte esta noticia !

blacksabbath_livegatheredintheirmassesNuevo directo de Black Sabbath, madre del Heavy Metal. Por fin en Blue-Ray y DVD + CD concierto. Se trata de un directazo de la banda en Melbourne, en su gira de 2013 con el disco 13. Disco que si bien significa una vuelta a los inicios, a los discos originales, previos a “Sabotage”, no aporta nada nuevo, pero no por ello deja de ser una delicia para los fans de la banda de Aston, Birminham. Para otros no son más que riffs jurásicos, pero en definitiva es lo que quieren los fans más talibanes de la banda, fidelidad a los discos originales. No importa que Zappa elogie “Sabotage” como el disco donde se pueda palpar la ira de los Sabbath por la traición de su manager. Ni si quiera el propio Ozzy llegó a entender los discos que siguieron a “Sabbath Bloody Sabbath”. Y es que a partir del cuarto, Iommy y Buttler quisieron ensayar con nuevos sonidos, con otros instrumentos, ampliar el muro de sonido que formaban estos dos, en palabras de Iommi.

blacksabbath_livegatheredintheirmasses1Pero centrémonos en este Blue-Ray del directo de Melbourne. Tras abrir la caja, me encuentro con un bonito pero escueto libreto con fotos y los créditos del disco, en un cartoné plástico de calidad. Detrás, una carpetita con púas de Iommi y Buttler, un set list firmado por los tres miembros de la banda presentes en la gira (Ward fue expulsado por cuestiones monetarias, o quizás que no quiso que Iommi le quemara por una tercera vez). Y un póster de la gira. Finalmente los 4 discos separados cada uno en una cajita de cartón. Todo dentro de una caja sencilla, bonita, pero nada espectacular si la comparamos a la inmensa cruz con la discografía con Ozzy que sacaron hace unos años.

Total, que meto el disco Blue-Ray en mi reproductor, enciendo mi ampli Yamaha, mi tele de 40” y digo: “vamos a disfrutar del concierto”. Arranca el disco con un sonido impresionante, por defecto PCM estéreo, que puedo cambiar por DTS HD o Dolby HD, cosa que hace que los 5 satélites de mi amplificador se iluminen de alegría. Menudo sonido más espectacular. Las cuerdas de Iommi, en una de sus SG, no la habitual de tantos años con cruces por trastes, si no otra más sencilla, con aires más jóvenes, pues la otra le ha sido sustraída, el bajo de Buttler y la contundente batería de Tommy Clufetos, que se presenta con un kit doble bombo muy grande, como le gusta a Iommi. También les acompañará a los teclados Adam Wakeman. Dirigidos por un inconmensurable Ozzy, sólo nos ofrecerían cuatro canciones de su nuevo disco, “13”, el resto, canciones de las de toda la vida, de aquellas que tienen más años que un servidor, que tiene ya sus 40 años cumplidos. Las canciones nuevas, para los que no conozcan el nuevo disco, son “End Of The Beginning”, “God Is Dead” y “Loner”, del disco estándar y “Methademic”, que venía en el disco extra en la edición especial que sacaron con tres canciones más. Las demás son “War Pigs”, “Into The Void”, “Snowblind”, “Black Sabbath” y un largo etcétera… de canciones más o menos populares, pero de sobra conocidas por todos.

blacksabbath_livegatheredintheirmasses2En cuanto a la imagen, brutal, se le ven las arruguillas a estos monstruos del Heavy Rock. Primeros planos de las manos de Iommi o Buttler, momentos espectaculares con planos de cada uno de los músicos en esos momentos de máxima contundencia, que los hacen brillar. Iommi cambia de SG, igual que Buttler de bajo en alguna ocasión. Impresionantes momentos de sólo de uno de ambos para comenzar alguno de esos himnos de leyenda de la banda. Ver a Clufetos en alguno de esos momentos donde le pega a la batería, ya sea en forma de sólo, o durante alguna de las canciones tampoco es moco de pavo. El batería de Ozzy (para quien no le conozca, apuntar que tiene un brillante currículum, pues el chico ha trabajado para monstruos como Rob Zombie, Alice Cooper o Ted Nugent, además de para Ozzy) se desenvuelve a la perfección sobre la batería de Black Sabbath, por lo que pese a que no esté Ward, la cosa queda muy bien solventada. Hay que decir que Clufetos no es el batería que grabó el disco “13”, trabajo realizado por Brad Wilk de Rage Against The Machine, que no ha girado con Sabbath por cuestiones de incompatibilidad de horarios.

El concierto avanza a una velocidad que apenas te das cuenta que llegas al final del mismo. Se hace corto, pese a que no lo es tanto: son diecinueve canciones que tocan, incluidas los tres bises. Entiendo que deberían haber incluido todas las canciones del disco “13”, en cuya gira se encuentran. Más teniendo en cuenta que el concierto en realidad no es el resultado de un día de concierto, sino de los conciertos que dieron el 29 de abril y el 1 de mayo en la Rod Laver Arena de Melbourne. No creo que dejaran de tocar alguna canción del disco nuevo, quizás no tocaran todas las canciones cada día, pero seguramente las tocaron entre ambos días. Que sólo hayan cuatro canciones del disco, nos deja un poco con mal sabor de boca, por la falta. Pero lo cierto es que para quien no tenga el disco nuevo de Sabbath no las echará en falta, y, en todo caso, pues disfrutará de cuatro canciones que no sabe si son nuevas o que no las recuerda. Porque claro, ¿cuántos discos tiene Black Sabbath con Ozzy? La mayoría no lo tiene claro, Ozzy tampoco, pero antes del “13”, los Sabbath sacaron otros ocho discos de estudio. Los cuatro primeros antes de nacer yo, el quinto unos cuarenta años más joven que “13”… fruto del miedo, máximo exponente de la inspiración de Black Sabbath a la hora de componer. Pues según afirman, son unos grandes miedosos. Las cruces que lucen, son fruto del miedo, cuando les maldijeron por no querer asistir a eventos satánicos. El padre de Ozzy les forjó las primeras cruces que fueron de estaño, luego oro. Un cuento de terror les llevó a crear “Sabbath Bloody Sabbath” en una noche.

blacksabbath_livegatheredintheirmasses3Pero lo más espectacular de todo es ver a Iommi, aún en su lucha contra el cáncer, dándolo todo con sus SG en sus manos. Es increíble verle tocar con esa soltura, pese a que se ven perfectamente los dedos postizos que utiliza para acometer sus fantásticos riffs. Está apoteósico, como también lo está el inconmensurable Geezer B uttler. Ozzy es el mismo chaval de siempre. Parece que no pasen los años por él. Apenas se nota diferencia de aquel Ozzy en Budokan de hace once años, donde le acompañaban Trujillo al bajo y su entonces inseparable Zakk Wylde a las seis cuerdas. Con esos movimientos erráticos que le caracterizan, con esa voz, que apenas se entiende lo que dice, o canta. Es increíble cómo nos encandila, cómo nos lleva de principio a fin en un continuo disfrute de clásicos o canciones nuevas. Un conciertazo de esos a los que nos encantaría haber asistido, aunque sean en el culo del mundo, como es Australia.

Una cosa a la que hay que estar atento es que las tres canciones extra citadas, no están en el concierto estándar. Hay que pillar el menú y dirigirse a los extras, o en el caso de los DVD, cambiar de disco y proceder con los extras. El que si se queda escasito es el disco del concierto. El CD apenas contiene una docena de canciones de la veintena que podemos visualizar.

El tema de los extras se reduce a un documental de entrevistas y otro sobre el montaje del concierto. ¡Primer concierto de Black Sabbath en cuarenta años! Pero lo cojonudo del asunto es que aquí han sido lo suficientemente simpáticos como para incluir unos subtítulos en castellano, portugués, francés, inglés o alemán, que nos ayudan a entender los farfulleos de nuestro sin par Ozzy, que nos hace una demostración de por qué se mantiene en forma, haciendo un poco de bicicleta estática.

En definitiva, estamos ante un monstruo, ante un must have, un imprescindible para todos aquellos fans de Black Sabbath, viejos o nuevos, pues nos da la oportunidad de tener ese concierto de nuestra infancia en nuestras manos, pero con la calidad tecnológica de nuestros días. Lo único que nos puede echar para atrás, su precio, que ronda los cincuenta eurazos. Pero los merecen.

Imagen de previsualización de YouTube

Octavio Almendros