El Thrash Metal en Cataluña: una panorámica actual

¡ Comparte esta noticia !

Mis agradecimientos a Oscar Esteve por su inestimable ayuda

reportaje_thrash_0En la sección de Clásicos de esta misma web se pueden leer algunos tópicos que no paramos de repetir los colaboradores que nos dedicamos a completar la sección: por ejemplo, que los géneros “extremos” del Heavy Metal evolucionaron con los años, hasta tal punto que si un 18 de septiembre de 1988 en Madrid, Metallica y Anthrax compartían escenario (junto con Iron Maiden y Helloween) en un Monsters of Rock ya legendario, un cartel similar a éste se volvería imposible unos años después. Nuevos grupos como Pantera o Sepultura eran, para mediados de los ’90, los amos del cotarro, desplazando a unos Anthrax sin Belladonna y a unos Metallica excomulgados por las malas críticas de sus fans más acérrimos.

Alguien podría pensar que la época más gloriosa del Thrash Metal, género que nos ocupa hoy, fue más que efímera: en el mismo festival, en la misma ciudad, también un 18 de septiembre, sólo que cuatro años después, quienes tocaban ya no eran los grandiosos Metallica, sino unos tales Pantera –la novedad del cartel entonces- y unos Megadeth que acababan de sacar su glorioso “Countdown to Exctinction”. Las (buenas) cartas habían cambiado de manos, la partida volvía a empezar de cero. Megadeth y Slayer eran, a efectos prácticos, los únicos supervivientes de los cuatro grandes del género. El Thrash europeo (Kreator, Destruction, Sodom, Coroner y un largo etcétera) seguía su camino, pero difícilmente despegaba de nuestro continente. Además, con el auge de los brasileños y de una serie de bandas que imitaron, con más o menos disimulo, el sonido del “Black Album” de los de la Bay Area, el Thrash Metal vivía momentos extraños, si es que todavía existía como género definido. El Crossover Thrash (con Suicidal Tendencies a la cabeza) iba haciéndose un hueco; de la misma manera, el camino abierto por Slayer fue retomado por bandas de puro Death Metal, género ya diferenciado a partir de los primeros trabajos de Possessed, Death o Morbid Angel; finalmente, la influencia del hardcore ochentero (con bandas del estilo de Black Flag) también incidía notablemente en cualquier banda de Metal que quisiera endurecer su sonido. Al final parece que todo era Thrash pero sin ser “exactamente” Thrash, por decirlo de algún modo. La efímera vida del género parecía haber llegado a su fin, al menos tal y como lo habíamos entendido siempre…

Sin embargo, la llegada del nuevo milenio propició una nueva vuelta a los orígenes. Y es que el “revival” del género en su vertiente más auténtica fue más que evidente; los grandes del género en Alemania volvieron a las andadas de una forma espectacular (con trabajos increíbles como “M-16” de Sodom o “The Antichrist” de Destruction); incluso los gigantes Metallica, más recientemente, se han aprovechado de esto con un disco como “Death Magnetic”, que no es otra cosa que una vuelta a sus orígenes. Nuevos grupos americanos de Thrash como Toxic Holocaust, Lazarus A.D. o Bonded by Blood también han procurado respetar el sonido auténticamente ochentero, pero evidentemente haciéndose eco a la vez de las tendencias posteriores en el mundo del Metal. Aquí en España tenemos grupos totalmente influidos por esta recuperación de las raíces del género, como Ángelus Apátrida o Crisix, de los que hablaré más extensamente luego.

Y perdonadme por todos los grupos que me he dejado en el tintero, pero creo que la cosa ha quedado bastante bien ilustrada. Lo que quiero exponeros hoy es un conjunto de bandas catalanas de Thrash de gran calidad que, a pesar de estar todavía despegando, lejos de las vertiginosas alturas de los grandes del género, son una significativa muestra de este “revival”, y tienen el encanto añadido de que los tenemos mucho más cerca de lo que creemos. La selección de grupos es totalmente personal y subjetiva (más allá de la limitación geográfica), pero la calidad de los que aparecen es incuestionable y un síntoma de excelente salud para el género; incluso, si me lo permitís, se trata de una buena demostración de que, para ver y oír buena música, no hace falta pagar precios desorbitados ni coger un vuelo para ir a un festival en Francia. Buenos músicos también los hay aquí, como siempre los ha habido.

Para entender el inicio de todo este movimiento underground en Cataluña nos debemos remontar, aproximadamente, al periodo entre los años 2005 y 2007, pero la cosa ya había empezado mucho antes, concretamente en 1987, cuando toda la escena internacional hervía con las novedades de los grandes. Así, Fuck Off, banda formada en ese año, pueden considerarse los introductores del género en Cataluña, con álbumes de absoluto culto como “Another Sacrifice” (1988). Me ha sido imposible escuchar este disco en su totalidad, pero lo (poco) que me he llevado a los oídos ha sido más que interesante. Nos encontramos ante una banda contundente en relación a lo que se hacía en la época por estos lares, con letras en inglés y en castellano, que recuerda a los grandes de California y al ya tristemente olvidado género del Speed Metal. La producción del disco no es ninguna maravilla, cosa más que normal para su época, pero editar un plástico de este calibre por estos lares (la banda se formó en la comarca del Maresme) es todo un gesto de valentía y autenticidad. Lo mismo se podría decir de su siguiente lanzamiento de larga duración, “Hell on Earth” (1990)… o de su disco recién salido del horno, “Smile as you kill” (2013), publicado tras una reunión en 2010 bajo Xtreem Music. No hace falta ni decir que, en este parón de dos décadas, la banda ha perfeccionado su sonido hasta ponerse justamente en la primerísima línea del Thrash Metal catalán. Obligatorio escucharlos si te interesa el género.

Otro grupo pionero que vale la pena mencionar es Legion, de Barcelona, que se formaron poco después de Fuck Off y que editaron tres discos a caballo de los ’80 y los ’90, ya míticos y muy complicados de encontrar. Os dejo un enlace al final del reportaje con una actuación suya en Tve1 allá por los noventa. Puro Thrash/Speed teutónico y salvaje, Legion es una banda ya desaparecida que asombra incluso hoy en día por su sonido caótico y su técnica más que perfeccionada. Otra muestra de las primeras semillas del género en Cataluña… cuyos frutos se empezaron a recoger precisamente en el período 2005-2007.

reportaje_thrash_1¿Qué pasó exactamente en esas fechas? Por un lado, tenemos la explosión del “revival” a nivel internacional, con lanzamientos por parte de nuevas bandas y de las ya míticas. Por estos lares el fenómeno, sin llegar a “explotar”, ya empezaba a removerse. Así, en 2007, un concierto con jóvenes bandas catalanas como Aggression, Vivid Remorse y los desaparecidos Steelgar tuvo un notable éxito en la sala Banda Sonora, en Sant Adrià del Besòs. Dicho cartel se repetiría, con un añadido más que notable (los albacetenses Ángelus Apátrida) en 2008, en el Thrash’em All Fest de Barcelona. Podríamos decir que estos dos conciertos fueron el origen de buena parte de la recuperación del género en Cataluña.

Desde aquél entonces la cosa no hizo más que crecer: la reunión de Fuck Off, el surgimiento de nuevas bandas, nuevo público, concursos, más presencia en festivales, proyectos de futuro, etcétera. Lo que haré a partir de ahora es ir comentando las bandas catalanas (activas) que más interés me han suscitado. Aún a riesgo de repetirme, insisto en que la selección de bandas es subjetiva y personal. Empecemos, ahora sí, en estricto orden cronológico de formación de los grupos.

Aggression, formados en 2005 en Barcelona, son probablemente el origen del revival catalán junto a los reunidos Fuck Off. Con ya dos LPs bajo el brazo, “MoshPirit” (2009) y “Viocracy” (2012) editados por Xtreem Music, demuestran una contundencia germánica increíble y un virtuosismo muy depurado. Recuerdan a los mejores tiempos de Kreator o de Exodus, con una imaginación notable y unos punteos que parecen sacados del mismísimo “Hell Awaits”. Su sonido es cien por cien ochentero, pero con el encanto añadido de ser muy versátiles componiendo; así, sus temas suenan excepcionalmente elaborados y constituyen una verdadera declaración de principios. Buenos músicos con ideas claras y unas referencias muy palpables que, no obstante, no les quitan su originalidad. Un diez.

Formados en 2006, tenemos a los ya mencionados Vivid Remorse, de Barcelona, con dos LPs de sello independiente editados. Su sonido es mucho más endurecido que el de los grupos mencionados anteriormente, como podréis comprobar si visitáis su web y escucháis su último disco, “Down to the Wire” (2012), que está colgado íntegramente. Flirtean bastante con el Death Metal y con un sonido más “actual”, pero sus raíces son también profundas y bien reconocibles. Ritmos acelerados, cambios de tempo y canciones cortas por lo general definen sus composiciones, teñidas de guturales, riffs durísimos y una base rítmica estupenda. Una banda a tener en cuenta especialmente para los fans del Thrash más duro.

Bajamos ahora a la provincia de Tarragona para hablar un poco de Exekution, banda formada en 2007 sin ningún LP publicado aún, pero con un último EP, “Toxic Troops” (2010) que podéis escuchar entero en su web. Exekution suenan a Thrash germánico a más no poder, con guitarras oxidadas y flirteos con el Death Metal más primerizo. Una joven promesa muy potente, capaces de desatar el caos en sólo nueve temas, con una voz rasgadísima y unos riffs sencillos pero apocalípticos. Esperemos que materialicen su trabajo en algún LP y sigan evolucionando, porque ideas (y mala leche) no les faltan.

reportaje_thrash_2Formados en 2008 y con un cambio de nombre, Crisix (Crysys originariamente), de Igualada, son posiblemente el grupo catalán de Thrash más joven con mayor éxito en el país. Así lo demuestran sus exitosos inicios, ganando el concurso Martohell Metal Rumble de 2008 y, lo que tiene más mérito aún, el W:O:A Metal Battle de Alemania de 2009. Con una proyección ya internacional, grabaron el LP “The Menace” (2011) con Kaiowas Records. Hablamos de trece temas acojonantes, con un virtuosismo admirable y una gran contundencia. Influidos por los grandes del género en Alemania, la joven banda de Igualada ha cambiado ligeramente de formación y promete darnos mucha, mucha guerra a los seguidores de su música. Suelen tener bolos por toda España con cierta frecuencia, así que si tenéis la oportunidad de verlos no la dejéis escapar por nada del mundo.

Y hablando de concursos, fue precisamente gracias a éstos que Blaze Out (antes conocidos como Bustin’ Out), de Barcelona, consiguieron el empuje necesario para grabar un LP, “Headshot” (2013) que podéis escuchar enterito en su web. Sin ser exactamente Thrash, la banda recoge influencias de los grandes del género en América para elaborar unas composiciones que asombran por su madurez, y es que la banda se formó en 2009. Recogiendo también influencias del Heavy Metal de corte más clásico, su disco suena muy bien y añade un toque de variedad al repertorio; se atreven con guitarras acústicas, coros, medios tempos, solos cristalinos… Una banda también muy reciente pero que demuestra una calidad asombrosa. Esperemos que consigan despegar como merecen y hacerse un hueco más allá de nuestras fronteras, sin perder, eso sí, ni un ápice de su personalidad, que los hace únicos en la escena precisamente por beber de fuentes muy diversas.

Ampliando un poco nuestro abanico geográfico, nos desplazamos a las Islas Baleares, concretamente a Mallorca, donde a finales de 2009 nació Trallery, una banda de Thrash Metal que toma influencias principalmente de los discos clásicos de Metallica. Ganadores también del WOA Metal Battle español de 2013, me vuelvo a remitir a su web para escuchar entero su LP, “Catalepsy” (2013), donde comprobaréis en seguida sus variadas influencias, que van desde el Thrash americano hasta algún flirteo con el Power Metal alemán. Cambios de tempo, una voz que se adapta constantemente al ambiente y unas guitarras con la distorsión clásica en el género van definiendo sus diez temas, con presencia constante de coros y dando importancia a unas melodías recurrentes bien elaboradas. Otra joven promesa a tener en cuenta, especialmente ahora que justo están despegando.

reportaje_thrash_3Formados en 2010 y de Sabadell tenemos a Reek, una banda de Thrash con las ideas clarísimas y una potencia envidiable. Después de ganar un concurso en Manresa consiguieron financiar su EP “Rubbish Through Your Veins” (2012), que es un auténtico homenaje a los grandes del Thrash americano. Con una técnica muy depurada, a lo largo del EP van perfilando su sonido con una auténtica corriente de riffs, punteos y slaps totalmente diabólicos, a los que hay que sumar el siniestro tono del vocalista. Sería hipócrita por mi parte no admitir que tengo el placer de conocerlos personalmente, pero para cualquier duda acerca de su calidad me remito a su web, donde podéis comprobar cómo las gastan los sabadellenses. Incluso se atreven con piezas instrumentales que recuerdan a Dark Tranquillity en sus mejores tiempos. Más recientemente, la banda ha conseguido llegar a las semifinales estatales del Wacken Metal Battle. Simplemente geniales, para mí son quizás la banda joven más innovadora en su estilo de todas las que os presento hoy.

Nos vamos acercando cada vez más a la actualidad, y para que veáis hasta dónde llega la cosa, en 2012 se han formado varias bandas que merecen nuestra atención. Empezamos por los barceloneses Nuckin’ Futs, cuya maqueta está reseñada en esta web por un servidor. Nuckin’ Futs son, junto a Reek, uno de los grupos que más me ha impresionado en directo últimamente. La gran versatilidad de su vocalista, junto con una base rítmica increíble y unas composiciones realmente trabajadas los define como una grandísima promesa, una banda que tiene todos los números para dejar boquiabiertos a los desprevenidos. Llevan poco más de un año y el sonido de su EP “Evilution” (2013) es más que maduro. A la reseña me remito.

Disgracer son otra de las bandas recientes que me han suscitado interés, gracias a las recomendaciones. Formados en 2012 en Barcelona, oscilan entre el Death Metal de la Old School y un Thrash muy revolucionado. Contundentes como pocos, podéis juzgar vosotros mismos su trabajo más reciente, el EP “Worms” (2013), disponible en su página, y comprobar cómo tienen un sonido muy arraigado en esos géneros. Tiempo al tiempo, que éstos también prometen.

Finalmente, y como último grupo a comentar, unos jovencísimos No Amnesty ponen la guinda en el pastel. Unos chicos muy jóvenes que ya apuntan buenísimas maneras. Os remito a su web para ver algunos directos suyos y comprobar su potencia, así como tener constancia de su EP “A New Order for Attack” (2013). No he podido escucharlos detenidamente –de hecho, simplemente no tengo su EP-, pero viendo algunos directos suyos veo cómo son la prueba irrefutable de que el género goza de excelente salud por estas tierras. Esperemos un poco y veremos cómo nos sorprenden.

Para acabar, sería pretencioso intentar decir con todo este reportaje que el Thrash Metal de nuestro país está concentrado en Cataluña. Me remito a los recopilatorios “Spain Kills”, concretamente los volúmenes quinto y sexto, editados por Xtreem Music para comprobar cómo tenemos Thrash para rato, y además con una variedad notable, en toda España. Simplemente me es imposible hablar a nivel nacional, primero por falta de conocimiento y segundo por falta de tiempo. Así pues, lo único pretendido con el presente escrito es dejar constancia de la potencia de la escena catalana y animar a todos estos grupos –especialmente a los más jóvenes- a seguir adelante con sus respectivos proyectos. Desde aquí también animo a los lectores a dar apoyo a nuestra escena más joven y a recordarles que la horchata está bien, pero que por nuestras venas corre sangre… y que todos estos grupos conseguirán que te hierva, como poco.

Imagen de previsualización de YouTube

Este reportaje se ha escrito en noviembre de 2013.

Jaume “MrBison”