LEIZE “Leize” (2021)

¡ Comparte esta noticia !

En 2019 Leize editaron “Deriva”, su primer trabajo en mucho tiempo sin Patxi Carrasco, guitarrista en la mayor parte de sus discos y co-autor de gran parte de los temas de la banda con Félix Lasa (voz, guitarra y responsable de las letras). Fuera por la ausencia de Patxi o por no tener una formación asentada (fue el primer disco con Ibi Sagarna, ex-Barricada, a la batería), el caso es que “Deriva”, pese a contener buenos temas, me dejó un poco frio.

De todos modos, Félix Lasa siempre ha sido alguien que se crece ante las adversidades. Tras la grabación del disco la banda reclutó como sustituto de Patxi Carrasco a Mikel Lazkano, sensacional guitarrista vasco, y salió a presentar el trabajo en directo, grabando además en estudio algunos temas antiguos para mostrar a sus fieles seguidores cómo (de bien) sonaba la nueva versión de la banda. Dicha actividad en directo pronto paró en seco debido a la pandemia del coronavirus pero, a diferencia de otras bandas, Leize aprovechó este parón forzoso para escribir y grabar un nuevo disco, editado en 2021.

El disco, con una sobria portada con tonos blancos y una elegante presentación, tiene como título “Leize”, el nombre de la banda. En estos tiempos en los que poca gente paga por la música, resulta gratificante ver a la compañía discográfica de la banda esforzándose por ofrecer un producto de calidad, con diferentes opciones de compra (yo elegí el CD con camiseta y un llavero de regalo). De todos modos, en esto de la música el continente es mucho menos importante que el contenido. ¿Estaría el contenido a la altura del continente?

Nada más pinchar el disco por primera vez (hace meses ya de ello), pude comprobar que, a nivel de sonido, este trabajo quizá sea el disco de Leize con mejor sonido. Excelente producción, excelente mezcla… ¿Y las canciones? Para mi alegría (y la de todos los seguidores de Leize), nos encontramos ante un disco sensacional, con 10 temas sobresalientes en los que todos los miembros de la banda (Félix Lasa, voz y guitarra; Mikel Lazkano, guitarra; Toño Rodríguez, bajo; Ibi Sagarna, batería) están a un gran nivel. Mención especial merece el sensacional trabajo de Mikel a la guitarra, más que digno sustituto de Patxi Carrasco.

El disco se abre con “Un paso más”, en el que una introducción tranquila antes de que la cosa se ponga seria da pie a un tema de marcado cariz positivo que invita a dejar los problemas atrás, luchar por uno mismo ‘sin miedo a caminar’, ‘dando un paso más’. “La piedra” es el segundo tema del disco, muy contundente, mostrando el lado mas heavy de la banda criticando las tiranías defendidas por la ley. Incluye un gran solo de guitarra. “Ya lo sé” es una canción con toques hard-rockeros en la que Félix Lasa narra la rabia de alguien atrapado en la rutina de una vida repetitiva. Es un tema que la banda ya ha tratado anteriormente, pero en esta ocasión lo hacen desde el punto de la vista de la rabia en vez de la depresión o la soledad. “Nada me quita la sed” es otro tema hard-rockero con temática romántica (‘Ven, me dices ven, a coser el alma bañado en la locura’) que precede a “Imparable”, posiblemente el mejor tema del disco, un auténtico trallazo de heavy metal con un trabajo de guitarras sensacional y el doble bombo trepidando en la mejor tradición de clásicos de la banda como “Muros”. “Imparable” es un tema de reafirmación personal describiendo las ganas de resistir cuando uno se siente bien, ignorando lo que otros digan, en esos días en los que ‘la luna no apaga el sol’ y te sientes imparable.

La segunda parte del disco (servidor es de los que sigue viendo los discos con una cara A y una cara B… cosas de la edad) comienza con “No sé qué paso”, un tema rápido con un toque más rockero, narrando situaciones de desamor, discusiones de pareja y posteriores reconciliaciones (‘Olvidar heridas en el corazón mientras en tus alas pongo mi calor’). Estupendas melodías de guitarra y coros marca de la casa. “No podrán” fue uno de los temas adelanto del disco, muy duro y crítico con un sistema (representado por la justicia, la prensa o la maquinaria del Estado) en el que se pisotean derechos que tanto costó conseguir y a la vez crítico con la gente que se queja, pero no hace nada por cambiar la situación. Tras esta necesaria llamada a la revuelta (porque ‘esta vez no podrán’) viene “Alambre fino”, una canción cuyo inicio recuerda a “Peligrosa María” de Los Suaves. Vuelve a incidir en los temas tratados en “No podrán”, aunque en este caso pasados por el tamiz de las situaciones vividas durante los confinamientos durante la pandemia (‘el dedo acusador’, ‘los mirones de balcón’). Otra llamada a la rebelión contra el adocenamiento.

“Déjate llevar” abre la recta final del disco con una introducción calmada, seguida de preciosas melodías de guitarra que dan paso a un medio tiempo con mensaje optimista acerca de dejar atrás los problemas, porque ‘es mejor dejar atrás lo que solo pesa’. “Para siempre” es el contundente cierre del disco, un homenaje a la conexión existente entre distintas personas con las que compartes algo importante, esa sensación de que para siempre seremos cómplices ‘con todas las cosas que hacen sentir bien’.

Tras la ligera decepción que supuso “Deriva”, Leize han vuelto con un gran disco, de lo mejorcito de su discografía. De hecho, para quien suscribe es, con diferencia, el mejor disco de 2021. Voy a escucharlo de nuevo, porque hoy la luna no apaga el sol y me siento imparable.

Dani “GhostofCain”

 

Puedes leer esta reseña en catalán en El Rock-Òdrom