NAZARETH “No Mean City” (1978)

¡ Comparte esta noticia !

nazareth_nomeancityUno de los discos inspiradores de la explosión NWOBHM, pionero en sonidos metálicos. Es una mezcla entre los Nazareth más hardrockeros con las nuevas tendencias duras de la época, dando como resultado el que fue quizá el disco más heavy de su discografía.

Desde 1968, año en el que se creó el grupo, fueron perfilando su sonido basado en la voz rasposa de Dan McCafferty y en las habilidades guitarrísticas de Manny Charlton, con un sonido procedente del blues y la experimentación de los 70, que fue pasando por distintas etapas más (“Razamanaz’” del 74) o menos (“Expect no mercy” del 77) gloriosas hasta que decidieron introducir una segunda guitarra en la persona de Zal Cleminson, un reputado músico escocés procedente de la Sensational Alex Harvey Band que endureció el sonido del grupo y que dio como resultado este “No mean city”. El resto de la formación lo completan Pete Agnew en el bajo y Darrel Sweet en la batería, músicos del grupo desde sus orígenes.

Las bases del disco fueron grabadas en la Isla de Man y las voces en Montreux (Suiza), y fue producido por el propio Manny Charlton. El título está inspirado en la novela “No Mean City” de Steve McArthur, basado en la historia del “Razor King” o rey de la navaja en la Glasgow de 1930. De hecho, en la portada se ve a “Fred”, que se convirtió en la mascota del grupo (Estilo Eddie de Maiden) a partir de este disco, con dos navajas abiertas, como dando la “bienvenida” a su calavérico dominio.

“Just to get into it” pasa por ser el tema más claramente heavymetálico de Nazareth. Primera del disco, con una base de bajo y batería muy potente, y unas guitarras muy distorsionadas, desafiando al decadente, por entonces, punk que reinaba en las Islas. Se nota la segunda guitarra en comparación con el -bastante malo- disco anterior “Expect no mercy”, el punto más bajo de su discografía. Era como decir “aquí estamos de nuevo y con más fuerza que nunca”.

No todo el disco es tan duro, también hay concesiones a las emisoras. De hecho, el primer single fue “May the sunshine”, una de las más flojas y a la vez más pegadizas del LP. O “Star”, una semi-balada orientada también hacia el consumo en masa, ambas con base sobre guitarra acústica y con cierto sabor hippie, aunque con ligeros toques hard. “Whatever you want babe” también salió como single, y también es de corte más bien melódico, aunque con la voz aguardentosa de McCafferty y guitarras potentes donde lo pegadizo curiosamente son las guitarras imitando el sonido de gaitas de su Escocia natal.

La incorporación de la segunda guitarra y el consiguiente cambio experimentado en el sonido del grupo se notan especialmente en los cortes más duros, como “Claim to fame” de ritmo pesado y riff machacón, la que da titulo al disco “No mean city” algo más progresiva en la onda hard de temas largos, en las guitarras dobladas de “Simple solution” muy en el estilo de Wishbone Ash y su pareja (magnífica) de guitarristas Andie Powell / Laurie Wisefield, o en “What’s in it for me”, otro corte guitarrero con bottleneck de fondo y batería machacando timbales, con bajo muy Sabbath, y los dos guitarristas perfectamente compenetrados a pesar del poco tiempo que tuvieron para conocerse antes de grabar el disco.

La pareja de guitarras daba un buen espectáculo en directo, y tras la grabación del siguiente “Malice in wonderland” de 1980 (mucho menos duro) con el mismo line-up, decidieron captarlo en un disco en directo, pero Zal Cleminson abandonó el grupo en vista del retroceso en el sonido que habían conseguido con “No mean city”. De hecho el disco en directo se grabó (“’Snaz” de 1981), pero ni por asomo se parecían ya a estos Nazareth.

El que quiera pillar algo de Nazareth, en mi modesta opinión este es el mejor.

Imagen de previsualización de YouTube

Alvar de Flack