REYLOBO – Junio 2021

¡ Comparte esta noticia !

Entrevista originalmente publicada en catalán en El Rock-Òdrom

Tras la publicación del primer disco de Reylobo, “El octavo pecado”, y en colaboración con la web catalana El Rock-Òdrom, Daniel Huezo habló con su guitarrista Pedro Gallego en la entrevista que podéis leer a continuación.

¿De dónde nace el nombre del grupo?

Cuando pensábamos nombres de grupo teníamos claro que nuestro nombre tenía que reflejar un aspecto importante de nuestra música: Queríamos que quedara patente que íbamos a hacer metal en español. Además la figura histórica del Rey Lobo es una figura importante en la zona del levante de España y especialmente de Murcia, de donde somos nosotros, así que permitía llevar con nosotros esa seña de identidad de nuestra tierra.

¿Cuáles creen que son los grupos que más los han influenciado?

Principalmente los grupos de metal en español como Mago de Oz, Avalanch, Saratoga, WarCry, Darksun… Pero también bandas internacionales como Avantasia, o Sonata Arctica nos han influenciado muchísimo. Fuera del metal también tenemos fortísimas influencias de bandas como Queen, Muse, Kiss…

¿Cómo ven el panorama de cara a dar giras al menos dentro de España?

Pues ahora mismo está complicado, pero mantenemos la esperanza de que después del verano se pueda organizar una gira que nos permita presentar el material por todo el territorio español, al menos por ahora. ¡Y ojalá pueda ser sin estar sentados!

¿No les parece una apuesta arriesgada sacar un disco en estos momentos o por el contrario les parece un buen momento?

Desde luego es un momento complicado, y durante la producción se barajó no publicar el trabajo hasta que pasara un poco la tormenta. Pero la verdad que cuando tienes un material del que estás orgulloso, es muy difícil aguantarlo en la recámara y al final decidimos lanzarnos a la piscina y probar suerte. También es cierto que durante esta época la cultura ha sido un salvavidas para muchos de nosotros, que hemos aumentado considerablemente nuestro consumo de música, cine o literatura, para superar esta crisis, y de alguna manera queríamos contribuir a eso.

¿Qué sentimientos les transmiten sus propias canciones cuando las tocan?

Recientemente hemos tenido la oportunidad de tocar en directo en la sala RockVille, en Madrid, y la verdad que los sentimientos que nos han transmitido han sido, sobre todo, emoción y orgullo. Emoción por ver al público coreando alguno de los temas, por ver que nuestras canciones han trascendido las paredes de nuestras habitaciones y han llegado al corazón de la gente. Y orgullo de ser capaces de defender en directo estos temas, que en algunos casos son temas complicados, con muchos cambios de tonalidad por ejemplo.

Hay una canción que me llama particularmente la atención y que me llego al alma es “Sidonie” ¿Cuál es la historia detrás de esa canción?

Todas las canciones normalmente están influencias en mayor o menor medida por nuestras experiencias personales. En este caso el tema trata sobre una situación que viví cuando era residente en un hospital. Estábamos haciendo una prueba de diagnóstico a una niña huérfana, Sidonie, que venía con su cuidadora. La prueba consistía en inyectar un fármaco radioactivo, pero no supone un riesgo para las personas alrededor de ella. En ese momento la niña, de apenas 2 años, se echó a llorar y necesitaba que alguien simplemente fuera a decirle que todo estaba bien y que no le iba a pasar nada. La cuidadora sin embargo nos dijo que ella no se iba a acercar, que eso era peligroso y que no pasaba nada porque llorara un poco.

En ese momento me di cuenta de que había un tipo de soledad que hasta ahora yo no había conocido. Para mí la soledad era estar solo un periodo de tiempo más o menos largo. Pero me encontré con que hay personas que, si faltaran, nadie pensaría en ellos. Es una soledad aterradora, definitiva, completa. Así que decidí hacer esta canción, pensando que de alguna manera servía para aliviar esa completa soledad, aunque sirviera de poco, pero al menos ahora alguien piensa en ella.

¿Sois vosotros el “Octavo Pecado”, si no cuál es?

Desde el inicio hemos querido que “El Octavo Pecado” fuera el punto ciego de nuestra obra. Nuestra pretensión es que la obra se complete con el oyente, que cada uno sea capaz de encontrar su respuesta a “¿Cuál es el octavo pecado?“

El disco conceptual trata sobre un personaje ficticio, el Olvidado, que fallece en el primer tema (“Final”), y en lugar de ser reclamado por un cielo o un infierno, se encuentra “Olvidado”, junto con otros personajes que no han sido reclamados (Sidonie entre ellos). Estos personajes le cuentan su historia, y al final del camino del olvidado descubrimos cual es el octavo pecado. ¿Hay algo más allá de la muerte? ¿Vendrá alguien a reclamarlo o es la fe el octavo pecado? Al final, en réquiem, podemos entender que el Olvidado está afrontando sus últimos momentos, se hace patente que va a morir y tiene miedo de que no haya nada más allá. ¿Es la falta de fe el octavo pecado?

Queremos que cada persona que esté interesada encuentre su final al camino del Olvidado, y esperamos que sea una experiencia que les haga reflexionar sobre este tipo de preguntas transcendentales, porque eso significaría que hemos conseguido el objetivo principal que teníamos.

Apenas acaban de sacar su primer álbum y ya me comen las ganas de saber si ya estáis pensando en el noveno pecado ¿Hay alguna cosita que nos podrían spoilear?

¡Claro! Cuando acabamos la composición estábamos agotados, grabar un disco es un proceso que requiere muchísimo tiempo y energía. Pero la verdad que la publicarlo toda esa energía nos volvió de vuelta y estamos inmersos en la composición de nuestro segundo álbum, que queremos que tenga un aire diferente, una sonoridad más etérea, quizá más sci-fi, ¡Ya veremos!

¡Muchas gracias por la entrevista y espero que nos veamos pronto en la carretera!