LEATHER BOYS “Born in the Seventies” (2020)

¡ Comparte esta noticia !

Tras 15 años de carrera y varios trabajos que les anteceden (“Real Leather” en 2011, “Back In The Streets” en 2014 y el EP “Decade of Decadence” en2017), los gijonenses Leather Boys vienen con un nuevo disco bajo el brazo: “Born in the Seventies”, mostrando que la banda se encuentra en su estado de madurez plena.

Lejos de la amplia tradición de Power Metal en los grupos asturianos, Leather Boys insisten en su visión del Hard Rock que, bebiendo de las fuentes originales (el título del disco es una declaración de principios), no duda en añadir a su estilo todos los componentes de las grandes bandas que les han servido de inspiración. Así, en momentos del disco se pueden vislumbrar influencias de esos grupos clásicos que iniciaron su andadura en los ’70 (AC/DC, Slade), ’80 (Guns n’ Roses, Motley Crüe…) e incluso toques de bandas posteriores como Hellacopters o Backyard Babies. Todo vale para incluir un poco de cada cual y darle ese toque Leather Boys que produce un resultado tan personal. Todas estas influencias están incluidas a modo de homenaje en el texto del tema “Born In The 70’s”, al que añaden el resto de vivencias de los nacidos en esa década irrepetible, incluidas series televisivas tan inolvidables como Starsky & Hutch, Kojak, Colombo, Kung Fu y M.A.S.H.

Tras algunos cambios en la formación del grupo, sólo quedan dos miembros históricos: Leather Rose (voz) y Leather Sex (guitarra), que son acompañados en este disco por otros tres músicos que completan el combo: Leather Dirty Duke (guitarra), Leather Latin Lover (bajo) y Leather Buddy (batería). Todos ellos consiguen un sonido compacto, rockero y sin fisuras, dándose el gusto de invitar a participar en el disco a algunos invitados como Lazy Lane (Jolly Joker), Txema Bustillo y Ángel Guerra en los coros y el piano de Frank Suz (Gang Bang 66, Alto Voltaje), más el solo de guitarra del ex miembro de la banda Leather Dangerous Dick en “Fly free (Blacksmith)” y la armónica de Nelson Chile y el bajo de Sergio Tutu en la instrumental «Reverb» que cierra el disco.

El grupo se mueve con comodidad en un Sleazy directo y cañero, con temas como “Rebirth”, “Underground”, “Flower Power” o “To The Curb” en los que exprimen capacidad de transmitir la energía en sus canciones. La aguardentosa voz de Leather Rose, el buen trabajo de guitarras y una base rítmica que golpea en el pecho en cada compás acentúan las buenas sensaciones que producen estos temas. Esto se puede aplicar a otros cortes como “Don’t Cheat On Me”, de clara influencia AC/DC y un más que interesante “Aphrodisiac Grape”.

Entre los 14 temas que conforman el álbum también hay sitio para otras propuestas, entre las que me quedo con el Rock & Roll divertido y pegadizo de “St. Mary’s Dance” y “Sixes & Sevens”, en el que el piano de Frank Suz aporta una dosis extra de ese Rock & Roll clásico del que han sido maestros grupos como The Quireboys.

En el otro lado de la balanza, la banda adolece de ese feeling necesario en los temas más suaves. En este sentido, “Fly Free (Blacksmith)” es un medio tiempo que nos toca la patata, sobre todo al saber que está dedicado a la memoria de Luis Herrero, padre fallecido de Leather Sex, pero precísamente esta temática hubiera exigido un tema aún más suave y sentido. La misma sensación, corregida y aumentada, nos queda con “Best I Ever Had”, que pretendería ser una balada al estilo Motley Crue, pero que carece de gancho, quizás porque el tema pedía más delicadeza y romper con las ganas de aplicarle la energía que sí es adecuada para el resto del disco.

Es posible que estemos ante el mejor momento en la carrera de Leather Boys. La experiencia acumulada, tanto de estudio como de directo, les ha hecho crecer hasta el punto en el que están hoy. “Born in the Seventies” es un paso firme en una carrera ascendente en la que seguro que van a seguir escalando peldaños. Y aquí estaremos para contarlo.

Santi Fernández “Shan Tee”

 

Puedes leer esta reseña en catalán en El Rock-Òdrom