ADVENTUS “Morir y renacer” (2021)

¡ Comparte esta noticia !

Reseña originalmente escrita en catalán en El Rock-Òdrom

Introducción y contexto:

Cuando el 8 de octubre del año pasado los medios de comunicación del ramo se hicieron eco del nacimiento de una nueva banda llamada Adventus conformada por los músicos Víctor García, Manuel Ramil, Fernando Mon, Luis Melero y Alberto Ardines, la noticia sacudió la escena.

Sin duda, este abanico de primeras espadas del paisaje asturiano (y más allá) que habían formado parte de Avalanch, Warcry o Sauze, entre otros, y que habían tocado canciones que tanto nos han hecho disfrutar, presagiaba un trabajo de donde podía salir algo realmente interesante.

En Adventus, el alma es el gallego Manuel Ramil quién, además de instrumentista, es compositor y productor, tarea que a menudo ejerce en los estudios que fundó en 2009, Tercera Planta, y donde se ha grabado “Morir y renacer”. Ramil es el compositor de las 11 canciones (más una intro) que dan contenido al álbum.

Además, según entrevistas publicadas previas a la salida del primer sencillo, Manuel Ramil había compuesto las canciones pensándolas para que fueran cantadas expresamente por Víctor García quien, como todos sabemos, debido a problemas físicos había sufrido grandes dificultades a la hora de cantar en directo durante los meses previos al inesperado parón de Warcry, anunciado el enero de 2020 y consumado mes y medio después. Había pues expectación por saber en qué medida el estado de forma de Víctor García (al menos en el estudio) sería el adecuado y en qué tonalidades trabajaría su voz.

A todo esto hay que sumarle una poderosa campaña de promoción, con pre-escuchas para medios escogidos, reportajes, entrevistas, fragmentos de las canciones mostrados a cuentagotas, trailers, y toda una retahíla de noticias bajo el cobijo de la agencia de representación Duque Producciones que han permitido que Adventus haya podido mantener relevancia mediática semana tras semana, logrando una visibilidad que no habrá sido nada barata.

Finalmente, el pasado 3 de diciembre, Adventus nos mostraron su primer sencillo en forma de videoclip, “Más fuerte que el dolor” (mientras escribo esta reseña, ya supera de largo las 300.000 visualizaciones en YouTube), canción que pinchamos entonces en la radio y que permitió empezar a hacernos una idea más clara de a qué sonaría esta aventura, a pesar de que todavía fuese pronto para sacar conclusiones firmes sobre este disco de Adventus, “Morir y renacer”.

Escuchando el disco de Adventus, “Morir y renacer”:

Una vez estrenado el disco, puesto a la venta, y en distribución vía Maldito Records, Duque Producciones me hizo llegar una copia física de “Morir y renacer” y enseguida me puse a ello. El álbum viene presentado en un bonito digipak con diseño de Daniel Alonso y un libreto con las letras de las canciones.

Habiendo escuchado el álbum con atención numerosas veces, tengo que decir simple y llanamente que este LP de Adventus, “Morir y renacer no me ha gustado”. Quienes me leéis habitualmente sabéis cuánto me desagrada escribir cosas así, pero esta es la verdad. El disco me resulta tremendamente monótono, es repetitivo y tan blando que se aleja del amplio espectro que engloba la música llamada Metal.

Dejadme que empiece por este último aspecto, que es consecuencia de una producción que no es que sea mala, es que sencillamente está alejada del sonido del Rock and Roll. ¿Por qué? Pues porque el Rock requiere, entre otras cosas, una base rítmica donde la guitarra nos marca el ritmo a partir del riFf. Esto no existe en “Morir y renacer”. Aquí la guitarra rítmica se limita a ejercer de colchón junto con los teclados. Está poco definida, poco presente, quedando en consecuencia falta de empuje en el conjunto del álbum, con contadas excepciones como “Sin miedo” que, con todo, no sirven para cambiar esta percepción general. El bajo de Luis Melero, sencillamente, ni está ni se le espera.

La letra de las canciones es, a grandes rasgos, la misma por todas partes. Ya sea en primera o tercera persona, todas giran en torno al optimismo, el afán de superación, el esfuerzo…

Otro factor, quizás el más determinante a la hora de generarme esta sensación de monotonía, es la estructura de las canciones. La estructura estrofa-estribillo-solo-estribillo se lleva hasta el extremo en “Morir y renacer”, aconteciendo previsible y repetitivo. Tengo la sensación de que hay canciones con una temática y estructura tan similares que sus estrofas serían intercambiables.

Desgraciadamente, la cadencia de Víctor García al cantar tampoco se libra de este diagnóstico. Se mueve en unos tonos medios que le son favorables pero (vuelvo otra vez) la estructura de las canciones y la melodía no le permiten jugar mucho con la voz y hacen que me resulte aburrido oírlo.

Pero no todo me ha desagradado. Antes al contrario, hay una cosa que sí que me ha gustado mucho: se trata de los solos y duelos de teclado y guitarra entre Manuel Ramil y Fernando Mon. Unas chispas que no sólo nos permiten apreciar con claridad la habilidad de estos músicos con sus instrumentos, sino que, sobre todo, sirven para romper con el talante del álbum, abriendo rendijas que permiten iluminar unas canciones generalmente sombrías.

En conclusión:

El primer trabajo de Adventus, “Morir y renacer”, no ha satisfecho mis expectativas. Con una alineación de lujo, el proyecto encabezado por Manuel Ramil queda blando, lejos de una producción rockera y con canciones demasiado similares entre ellas y con estribillos y estrofas repetidas hasta la extenuación.

Tiene momentos muy atractivos, pero éstos no son capaces de cambiar mi sensación de álbum que se me hace cuesta arriba escucharlo varias veces todo entero.

Sin duda, los 5 músicos de Adventus son de madera de la buena y lo han demostrado extensamente a lo largo de su carrera. Con “Morir y renacer”, mi sensación es que pinchan, aunque ojalá cuando llegue el siguiente trabajo de Adventus me hagan enloquecer. Son muy capaces.

César Rojas “Jebimetal”