LEGADO DE UNA TRAGEDIA “Britania” (2021)

¡ Comparte esta noticia !

Sin duda, Legado de una Tragedia es uno de los proyectos más ambiciosos, complejos y trabajados de la música española. He dicho bien: de la MÚSICA, ya que, si bien en su origen estaba basado en el Hard Rock y Heavy Metal, hace tiempo que hay tantos elementos ajenos, sobre todo de música clásica, que este proyecto ha traspasado las fronteras del Rock para ofrecer un conjunto musical completo que sobrepasa cualquier estilo particular.

Surgido de la genial mente de Joaquín Padilla, el proyecto Legado de una Tragedia se basa en disco conceptuales, de gran complejidad musical y cuya temática gira en torno a una trama histórica real, a la que da forma con un relato teatral en la que una pléyade de invitados siempre impresionante interpreta cada uno de los personajes de la historia. El resultado siempre es magnífico, ofreciendo unos discos en los que el concepto “Ópera Rock” se queda pequeño. Todos ellos son imprescindibles para todo melómano que disfrute con la música bien construida, con grandes orquestaciones, épica y con tantos detalles que cada escucha nos aportará algo nuevo, en las antípodas de la música de usar y tirar, esa que entra y sale de nuestra memoria a la misma velocidad.

Tras una primera trilogía dedicada a Edgar Allan Poe y un impresionante cuarto disco llamado “El Secreto de los Templarios”, en la nueva entrega de Legado de una Tragedia nos encontramos una trama basada en “Britania”, nombre de la provincia romana que ocupaba entre los siglos I y V lo que hoy es el centro y sur de Gran Bretaña. Una época que ha inspirado a Joaquín Padilla en la confección de este libreto y que ha musicalizado dejando a un lado los instrumentos habituales del Rock para basarse en la orquestación sinfónica, lo que aumenta la sensación épica que ya tienen de por sí estos temas.

En esta ocasión, la historia se cuenta de una forma mucho más breve que en entregas anteriores. Si la temática dedicada a Edgar Allan Poe necesitó tres discos y “El Secreto de los Templarios” un CD doble, “Britania” tiene una duración bastante más contenida, ofreciéndose en un formato EP de sólo 5 temas, aunque la realidad nos ofrece 16 cortes en el CD. La explicación radica en que estos 5 cortes aparecen por triplicado: en español, en inglés y en formato instrumental, más una versión demo del tema “Britannia”.

Por supuesto, como es habitual, la nómina de vocalistas invitados es extensa: Ronnie Romero (Rainbow), Isra Ramos (Avalanch), Thomas Vikstrom (Therion), Baol Bardot Bulsara (TNT), Chus Herranz, Tete Novoa (Saratoga), Rosalía Sairem (Therion), Johnny Gioelli (Hardline, Axel Rudi Pell) y David Readman (Pink Cream 69, Adagio), más los teclados de Manuel Ramil (Avalanch, Adventus). Todos ellos se reparten los personajes de la obra, junto al propio Joaquín Padilla, haciendo que el reparto de papeles entre los intérpretes esté dividido entre las versiones española e inglesa, excepto en el caso de Baol Bardot Bulsara, que aparece en ambas. Esto produce que, aunque los temas sean los mismos, las voces que interpretan las versiones en cada idioma sean distintas, cada una con su estilo y timbre diferentes, lo que dota de mayor interés la escucha de las interpretaciones en ambos idiomas.

De los cinco temas que contiene el CD, el primero (“La tierra de los druidas”) es una pequeña intro instrumental, con lo que la historia se condensa en los otros cuatro, en especial la propia “Britania”, cuyos siete minutos y medio son un compendio del meollo de la trama, completado con “El llanto de los ancestros” y “Ave Roma”, que incluye una parte recitada.

Musicalmente, quien busque la convivencia entre orquesta y banda de rock que teníamos en los discos anteriores, no encontrará esta última. La orquesta clásica (real, nada de samples) ha tomado el protagonismo absoluto de la parte instrumental, sobre la cual los cantantes elegidos (todos de un gran nivel) interpretan las líneas vocales que dan vida a cada uno de los personajes. El resultado es fantástico para cualquier melómano pero podría defraudar a quienes esperen guitarras eléctricas, baterías y cualquier otro instrumento habitual en el Heavy Metal.

Personalmente, lo único que echo de menos es la exhaustiva documentación que sí tuvimos en “El Secreto de los Templarios”, que ayudaba a seguir la trama mientras se escuchaba la obra. Entiendo que este es un lanzamiento más contenido, pero cuando uno se acostumbra a la excelencia, después se echa de menos.

Aun así, Joaquín Padilla ha logrado construir con “Britania” otra obra maravillosa para degustar con placer. Enhorabuena.

Santi Fernández “Shan Tee”

 

Puedes leer esta reseña en catalán en El Rock-Òdrom