APOTROPAICO “Under control” (2020)

¡ Comparte esta noticia !

Reseña originalmente escrita en catalán en El Rock-Òdrom

El Thrash y yo hemos vivido una relación de amor y odio por muchos años. Muchos han insistido en diferentes grupos. A algunos les fue mejor en mi estantería y a otros ya ni siquiera los recuerdo. Ya puestos digamos la verdad, tuve una época de Thrash con la que me lo pasé muy bien. Una vez ya había encontrado los grupillos que amenizaban las tardes de fiesta en casa no había cómo dejar de escucharlos, algunos se convirtieron en clásicos de aquellas tardes sin final.

Con el pasar de los años, de alguna manera nos vamos alejando de esos excesos e, inevitablemente, del Thrash. Los viejos recuerdos ahora vienen a mi memoria y me entran ganas de beberme una cerveza fresquita a 30º C de calor. Es entonces donde aparece Apotropaico. Estos chicos de Ibiza llegan ahora, en 2020, a remover recuerdos que ya creía superados. Ya pasaba por alto todo lo que a ese género se refiere, dedicado más al Heavy y a propuestas de sonidos más difíciles de encasillar que nos traen los finlandeses. Pero se cruzaron en mi vida con “Something To Say” y algo aquí dentro hizo click.

La gente siempre se empecina en decir que algo es bueno, que es malo o en decir “ya veremos qué nos proponen cuando saquen otro disco”, pero creo que en este caso me es difícil meter a estos chicos en la bola de nieve sin fin de los que estamos cómodamente sentados atrás de la pantalla. Ellos hacen música, que te guste menos o más es cosa personal, pero no voy a decir que lo que hacen sea con desgana, hay algo que transmiten en todo el disco, eso que los ha movido a hacer discos en plena era digital. Y eso es la pasión por lo que hacen. El sonido desgasta como todo buen grupo de Thrash, que tire la primera piedra… pero no se me hizo aburrido, no escuché dos canciones y me cambié de grupo para darme aire, al contrario, me lo escuché y después de mi sorpresa llegó la incredulidad, la que me llevó a escucharlo de nuevo. No bastándome con eso, se lo pasé a un amigo que es muy fan del Thrash.

Unos días después, Juan Carlos, que lleva un tatuaje de una estrella hecha con emes (M) en la muñeca, me dio su veredicto. Y la sorpresa fue que no era yo el carecía de buen gusto Thrashero (si tal cosa existe), pues él también se sintió identificado. Comentamos por nuestro fiel chat de Telegram, vimos el video “Party Of Dead” que nos sacó varias risas, el cual se ha ido repitiendo ya en varias ocasiones en nuestras videollamadas. Sin querer, Apotropaico se ha metido poco a poco en nuestras vidas. ¿No es acaso eso lo que quiere un artista? Ahora ya está en mis listas de reproducción, se pasea por el random de mi reproductor de música de pago que, como todos, no pagamos y nos comemos los anuncios. Les he seguido en YouTube, he buscado información de ellos por Facebook y me enteré que dos miembros se fueron y sufrí por ello, me alegré cuando se anunciaron los nuevos integrantes y me muero de ganas de escuchar algo que venga de esas guitarras.

Ahora solo me queda decir a los chicos de Ibiza: Gracias por devolverme el Thrash a mi vida, por volver a ponerlo de moda en mi salón, por sacarme sonrisas en estos tiempos de cambio. Mi estantería tiene un espacio menos, en ese espacio dice ahora: Apotropaico, “Under Control”.

Daniel Huezo