STAR MAFIA BOY “Killerkool” (2020)

¡ Comparte esta noticia !

Sin excusas. Sin concesiones al derrotismo ni a la comercialidad. Ser uno mismo desde el principio de su carrera y seguro que lo será hasta el final. Pese a quien pese, caiga quien caiga. Actitud. Morro. Energía. Pasión. Rock and Roll.

Todo esto y más se podría aplicar a la figura de Star Mafia Boy. Un rockero de los de verdad, un torbellino que se lleva todo por delante cuando se sube a un escenario y que, además, sabe cómo plasmar esta energía cuando se mete al estudio de grabación.

“Killerkool” es el 10º disco de su carrera en solitario, tras otros 10 que se dejó en el camino cuando pertenecía a bandas como Guitar Mafia, Corazones Negros y muchas otras que contaron con la rabia del guitarrista y cantante madrileño.

Acompañado por Tito 77 (batería), Astray (guitarra, coros, percusiones y teclados) y Sebass (bajo), más la colaboración de Javier Pérez Loscos “Pepe” (saxo en “Si me faltaras tú”), este nuevo disco de Star Mafia Boy nos trae todas sus virtudes de su pasado, más otros elementos que dotan al disco de una variedad que le hace ser diferente a los anteriores, sin salir de su reconocible camino.

Diez cortes que confluyen en uno de los discos más variados de la ya larga carrera de Star Mafia Boy. Por supuesto, tenemos Rock and Roll directo y visceral (“Laberinto de pasión”, “Miénteme otra vez”) y sus habituales incursiones al Punk Rock (la propia “Killerkool” es el mejor ejemplo). En otros casos encontramos más concesiones a la melodía, con temas directos y frescos como “No hay principio sin final” o “Si me faltaras tú”, que se encuentran entre mis favoritos. Tampoco faltan cortes en los que Star Mafia Boy levanta un poco el pie del acelerador, sin que eso conlleve una menor intensidad, como en “Pasar a la acción” o “Renacerás”, cuyos aromas setenteros que incluyen algo de aquella psicodelia que nos retrotrae a lo que se hacía hace ya cuatro décadas.

Toda esta mezcolanza construye un disco homogéneo pero variado, algo difícil de conseguir, en el que no falta un tema instrumental (“Berlín”) y una versión, concretamente del “Crash course” de los británicos New Generation Superstars, traducida al castellano pero que en lo musical se mantiene bastante fiel a la original

El rock nacional necesita menos pose y más actitud como la de Star Mafia Boy. Fuera de nuestras fronteras ya se han dado cuenta y su nombre circula en los mentideros foráneos, labrado a pulso con su habitual presencia en escenarios de varios países. Su carrera hace tiempo que es firme y “Killerkool” es la confirmación de su inquebrantable carrera.

Santi Fernández “Shan Tee”

 

Puedes leer esta reseña en catalán en El Rock-Òdrom