ANYA “Carey” (2019)

¡ Comparte esta noticia !

¿Cuándo es demasiado pronto para sacar un disco? ¿Mantenemos la distinción entre maqueta y disco o, como se ha comentado ya alguna vez en esta web, esa distinción quedó ya obsoleta hace años?

Recuerdo cuando, estrenando adolescencia en los años 94 – 96, en mi pueblo algún grupo local o de alrededores sacaba maqueta. En cierto modo, eso era un mini acontecimiento, porque significaba que el grupo “tal” ya era de los que sacaban maqueta. Iban a un estudio de la zona y grababan en un multipista 4 o 5 canciones en una cinta sin el ruido de fondo que tenían todas las grabaciones que se hacían en directo simplemente dándole al “rec” de la cadena de música que hubiera en el local de ensayo y, ale, todos a tocar. Para mis amigos y yo, todos estos grupos eran buenísimos, tocaban en el “envelat” de la fiesta mayor e incluso algunos sacaban la maqueta con libreto a color. Siempre en cinta, por supuesto. El disco compacto era ya habitual en grupos de discográfica y de revista Heavy-Rock pero el 99% de las maquetas eran aún en cinta de cassette.

Con el tiempo, todos sabemos hasta qué punto ha ido evolucionando el asunto y hoy, afortunadamente en realidad, es muchísimo más fácil grabar con calidad aceptable, producir copias y distribuirlas. Vamos, casi como los profesionales y las grandes casas discográficas. Compitiendo, a priori, por presencia mediática al mismo nivel que los grandes sellos en la democracia de la era internauta.

Dicho esto, me remito a la pregunta con que he empezado esta reseña: ¿cuándo es demasiado pronto para sacar un disco? Obviamente, cualquier grupo puede considerar que está en el momento adecuado para plasmar sus canciones en una grabación y distribuirla por el mundo, independientemente de la experiencia e independientemente de lo maduras que estén las canciones.

A mí me parece muy bien. No obstante, los grupos han de tener en cuenta que también la vara de medir del potencial oyente, en esa democratización youtubera cuyas sugerencias de visualización no diferencian entre noveles y consolidados, es bastante más exigente y poco dada a la empatía cuando algo no le gusta. Creo que en el caso que me ocupa hoy con esta reseña, es importante tener estos elementos en cuenta.

Anya es un grupo canario que nos presenta con “Carey” la que es su primera grabación. Un CD con cinco canciones de heavy metal de las cuales, la primera que abre el trabajo, “Dark Forest”, es en inglés y las demás en castellano. El tipo de música que practica Anya es del que a mí me gusta, heavy metal con influencias de rock duro y power. Forman el grupo Manuel Pineda (voz y guitarra), Ángel de Lara (guitarra y coros), Elvis (batería) y Bícor Valencia (bajo).

Dicho esto, dependiendo de dónde ponga mi humilde listón de reseñador de un medio como The Sentinel, deberé decir que “Carey” no se sostiene o que puede ser el primer paso de una interesante trayectoria. Tratando de ser lo más objetivo posible, las canciones reflejadas en “Carey” están muy verdes. Parten de buenas ideas, pero la ejecución en general es bastante pobre. Tal vez Manuel Pineda deba aún encontrar los tonos más adecuados a su garganta y conocer y entrenar más su instrumento para sacarle mejor partido. Que potencial puede tener, queda demostrado en “El baile del diablo”, canción que no sólo es la que más me ha gustado de “Carey”, sino que ahí veo a Manuel mucho más cómodo y eficaz.

Creo que deben seguir trabajando, machacando las canciones en el local y tocando en directo tanto como puedan para ir encontrando su estilo, practicando su manera de componer y encajar mejor las letras con la melodía. Sin prisa por volver a grabar y así poder dejar patente en su próximo trabajo un salto que refleje el potencial que puede haber ahí. ¡Mucha suerte!

Jebimetal