OBÚS – Sábado 29 de septiembre de 2001, Sala Abraxas, Benidorm (Alicante)

¡ Comparte esta noticia !

Pues sí, efectivamente regresaban (tal y como empezaron la gira “Desde el fondo de tu abismo”) los veteranos Obús por estos lares, para sorpresa de muchos (y tanta, que algunos no se enteraron hasta el mismo día del concierto –aunque algunos simplemente ni se enteraron…-). Y es que definitivamente no creo que Benidorm sea precisamente la cuna del heavy a nivel de conciertos, no sé si por desinformación o simplemente desgana. En fin, corramos un tupido velo…

Todo hacía presagiar que esta noche sería una gran fiesta, y efectivamente lo fue. El concierto comenzó bastante tarde (entre las 00:30 y la 01:00, no recuerdo exactamente), pero como no había grupo telonero nos hicimos a la idea que tocaron a su hora (y aprovechamos para alegrarnos un poquito el cuerpo, je je). El set-list fue prácticamente el mismo que el de la vez anterior, si bien en esta ocasión gozamos de un mejor sonido (al menos para mí fue así), ya que esta vez tocaron con su equipo y se nota lo rodados que vienen de toda la gira (incluso noté a Fortu un tanto cansado en algunos momentos del concierto, cosa que tampoco empañó la actuación).

De esta manera y tras un redoble de batera por parte de Fernando abrieron con su nuevo clásico “Que te jodan”, porque me da la impresión de que ya es eso, todo un clásico de la nueva era Obús, para seguir inmediatamente (tal y como sucede en “Desde el fondo del abismo”) con ese temazo que es “Cualquier noche sale el Sol”, donde la guitarra de Paco hizo destrozarnos el cogote a pie de escenario. Lo más. Tras la fuerte apertura las presentaciones, donde Fortu se mostró contento (en nombre del grupo) por volver a la pequeña sala, lo cual se sale un poco del tópico de tocar en grandes espacios donde la comunicación con el auditorio es menor y se pierde ese contexto más “familiar” de los pequeños recintos.

Se nota que “Desde el fondo del abismo” ha convencido tanto al público como a ellos mismos, puesto que desgranan el disco casi en su totalidad: cayeron así “Cautivos”, la densa “Pagó por ello”, la cachonda “El crack”, la pegadiza “Siento ganas”, la marchosa “Marilú” o “Esta Vida”, que cierra el mismo. Pero tampoco faltaron los clásicos. De aquel primer “Prepárate” sonaron el inevitable “Pesadilla nuclear” (vaya explosión, nunca mejor dicho) y el macarra “Sólo lo hago en mi moto”, tema que han rescatado para el directo muy acertadamente. Del “Poderoso como el trueno” atacaron el imprescindible “Dinero, dinero” (uno de los más celebrados) y la relajada “Dame amor”, donde Fortu (como es costumbre) se dirige a las féminas para ponerlas “in flames”. De su clásico “El que más” cayeron temas “bandera” como “Vamos muy bien”, en la que se subieron al escenario los alicantinos Overlife a berrear un poco (los cuáles les han acompañado en varios bolos durante esta última gira), la siempre eficiente “Autopista” (con berrido final añadido por parte de Fortu, y es que cuando quiere…), el gamberro y certero “La raya” y, por supuesto, “El que más”, que Fortu dedicó al desgraciado que le quitó la chupa en el concierto anterior, con improvisación en la letra inclusive (“El que más, levantando un coche, el que más, pasándote costo, el que más, tirando de un bolso, el que más, quitándome la chupaaa…”). Otro de los momentos más emotivos fue el “Complaciente o cruel” de “Dejarse la piel”, en la cual Fortu saca la acústica y acompaña al resto en la ejecución del tema. Para finalizar (y como no puede ser de otra forma) “Va a estallar el Obús”, el primer hit de la banda y que pone el broche de oro en cada una de sus actuaciones.

Al final se quedaron fuera (como siempre) muchos temas como “Te visitará la muerte” (que curiosamente estaba incluida en el set-list, no sé por qué razón no la tocarían al final), “La invasión de las máquinas”, “Crisis” o “Taxi” (esta noche no cayó ninguna de “Pega con fuerza” ni de “Otra vez en la ruta”, aunque de este último tampoco lo vienen haciendo últimamente), aunque es comprensible dada la ya larga trayectoria de la banda, lo cual siempre hace que tenga que ‘repartirse’ la selección de temas y cada vez sean más los que se queden fuera.

Resumiendo, otra descarga tanto potente como emotiva que demuestra que la madurez no está reñida con la fuerza (ya quisieran muchos grupos jóvenes para sí la energía que aún desprenden los Obús en directo). No quiero acabar esta crónica sin mandar un saludo y un fuerte abrazo a toda la gente que allí se congregó, especialmente a Leonardo “el culo inquieto del Rock ’n’ Roll”, gracias al cual (y al programa de radio Rock Star) pude acceder libremente al evento, así como a los miembros de Obús, que en todo momento se mostraron muy cordiales y comunicativos con el personal (es muy probable que en breve tengáis por estas páginas una entrevista con los miembros de la banda). ¡¡¡Gracias por todo, sois los que más!!!

Texto: David Fernández “Bubba”