EDGUY + LULLACRY + HEAVENLY + NOSTRADAMEUS – Lunes 19 de noviembre de 2001, Sala Arena (Madrid)

¡ Comparte esta noticia !

Segunda vez si no me equivoco que Edguy venían a Madrid, la anterior fue en 1999 presentando su nuevo disco por aquel entonces, “Theater of salvation”, como teloneros de los suecos Hammerfall y cómo han cambiado las cosas respecto a éstos desde aquel entonces…hubo una pequeña similitud entre aquel concierto y éste: las ínfimas condiciones de la sala Arena, que si bien es un sitio digno (cuando tocaron con Hammerfall fue en una sala INDIGNA) nos privó de un mayor espectáculo, dela pirotecnia que anunciaban, así como de cualquier complemento que no fuera estrictamente imprescindible lo que a la postre lógicamente mermaría el atractivo visual del concierto pero en fin…

En esta ocasión, un lunes en Madrid, presentaban su último disco «Mandrake», un disco con el que lo tenían difícil dada la proximidad del anterior lanzamiento de Tobias, Avantasia, y dada también la celeridad con que estos chicos nos obsequian con nuevos trabajos. Bien, en mi opinión han conseguido sonar frescos dentro de su propio y limitado estilo, enfocando su música hacia unos terrenos más melódicos, pero como contrapartida incrementando muy considerablemente la dureza de algunas de sus composiciones.

Pasando ya a lo que fue el concierto en sí, hubo un cambio de orden en el cartel, con lo que no puede ver a Heavenly y en cambio presencié la descarga del grupo NOSTRADAMEUS. El cantante le echó ganas pero su power metal tan sobado últimamente se me hizo excesivamente cargante y, sobre todo, absolutamente repetitivo, todos los temas parecían sonar exactamente igual canción tras canción y tampoco ayudaba el resto del grupo a hacer mas ameno el concierto puesto que como he dicho exceptuando el cantante, fueron demasiado estáticos lo cual me llamó la atención porque si el escenario ya era pequeño…

Tras la espera de rigor salieron LULLACRY, un grupo queme gustó y sorprendió mucho. Practican un Hard Rock muy ochentero con cantante femenina al frente que en sus tonos me recordó mucho a Doro e hizo una muy buena labor vocal. Se marcaron alguna versión lo que no tardó en notarse en el ánimo del publico. El resto del grupo fue muy dinámico dentro de las posibilidades del micro-escenario. En definitiva, sin conocer absolutamente nada de este grupo, me entretuvo y gustó bastante y lo mejor fue la bocanada de aire fresco que suponían en el cartel, teniendo en cuenta la saturación power metalera, y sobre todo tras la actuación de Nostradameus.

Una vez terminada la actuación de Lullacry, los auténticos amos de la noche tardaron en aparecer más de lo deseado con el consiguiente pequeño cabreo de la gente pero eso se terminó cuando al unísono apagaron las luces y sonaba por los altavoces la introducción.

Empezaron con “Fallen Angels” y la reacción del público fue un tanto fría y es que parece ser que no soy el único que piensa que es un tema que si bien no es malo, desde luego que Edguy los tiene mejores y más originales. Desde el principio se pudo ver que la enfermedad que afectó gravemente a Tobias en este mismo tour, a causa de la cual cancelaron un concierto, merma las posibilidades vocales de Tobias al que se vio bastante esquivo con las modulaciones necesarias para llegar a un agudo e incluso omitiendo varias veces los tonos mas altos, lo cual no restó méritos a su labor, es más, se puede decir que Tobias es el ejemplo de un gran front-man, mueve a la gente, él se mueve mucho y además añade un componente muy original al show: las que podríamos denominar “gracias graciosas de Tobias”, no paró de hacer reír a la gente transmitiendo una sensación casi de compañerismo increíble entre ellos y el público. A mi esto es lo que más me gustó del concierto: la grandísima e inusual participación que el público tiene en un concierto de Edguy.

Siguiendo con los temas, después de la primera tocaron “Tears Of Mandrake” muy esperada y coreada desde el principio dando paso alas siguientes canciones las cuales, por supuesto, como he mencionado antes, debidamente introducidas y bromeadas por Tobias y en cada una de ellas dejando al público (como debe ser) la labor de hacerlos coros definidores del sonido Edguy . Canciones como “How Many Miles”“Land Of The Miracle” (donde el final les quedó absolutamente genial, es increíble cómo doblaban las voces y los coros) “Painting On The Wall”, fue una locura, (se nota cuales son los temas que el público más aprecia) y seguida a esta una canción que sorprendería a muchos; “Wings Of A Dream” de su debut discográfico “serio”: “Kingdom of madness”.

Hay que ver que bien les quedó teniendo en cuenta lo aburrida que me resultaba en disco, algo similar sucedió más adelante con “Save Us Now” otra canción que si bien en disco me resulta muy monótona, en directo gana muchos enteros, además resultó muy gracioso el playback del bajista Tobias Exxel imitando al ¿conejo? ¿pato? que se oye en la canción. También nos hicieron vibrar con “The Headless Game”, pero donde creo que fue el momento álgido del concierto fue en la interpretación del mejor tema de Mandrake “Pharaoh” el cual clavaron (exceptuando como dije los tonos más altos de la canción por parte de Tobias), con improvisación incluida. También es cierto que la gente se volvió loca igualmente con “Vain Glory Opera” la cual introdujeron con teclados grabados. Me quedé muy agradecido, ya que en anteriores giras la introducían haciendo la melodía con guitarra y por raro que parezca, perdía mucho feeling. Tampoco faltó el solo de batería por parte de Felix Bonkhe, bastante bueno, solo que después de ver en acción a Mr. Terrana pocos solos de batería me sorprenden, no puedo evitar la comparación, pero aun así me gustó mucho.

Más o menos a esta altura del concierto (no recuerdo si fue antes o después de los bises) surgió una polémica que me resulto un tanto curiosa: alguien, creo que desde dentro del escenario, es decir no una persona del público, les tiro una bufanda de Mago de Oz y Edguy quisieron simpatizar así con el publico exhibiendo una bufanda de un grupo español que además ellos conocen, pero la gente muy molesta mayoritariamente (aunque también hubo muchos que aplaudieron) empezó a silbar y a pedir que la quemaran. Edguy se quedaron flipados y dijeron que eso no lo iban a hacer de ningún modo. Creo que fue muy triste por las dos partes: no sé quien sería el que les tiró la bufanda (pero como digo estoy casi seguro de que nadie del público aunque no puedo asegurarlo) pero no creo que Mägo de Oz necesiten esa clase de publicidad tan descarada teniendo en cuenta el importantísimo (y quizá excesivo) apoyo de los medios hacia ellos y, como quien dice, ya tenemos a los Mägo hasta en la sopa, pero también me pareció penoso que la gente empezara a pitar de esa manera demostrando una vez más lo que mola de cara a los demás detestar a un grupo que tiene éxito cuando la mayoría de los que estábamos ahí les dimos ese éxito pero en fin… cosas del Heavy Metal, aunque al fin y al cabo todo el mundo tiene derecho a expresarse a favor o en contra de lo que sea.

Dejando a un lado aspectos que no importan demasiado, en los bises fue cuando creo que Edguy nos premiaron por no haber podido desplegar todo su espectáculo: estaba previsto tocar únicamente “Avantasia” y “Out of Control”, pero Tobias nos preguntó cual queríamos y alguien comentó “¡Babylon!” Y dicho y hecho, al menos parecía que era improvisado, no quiero desilusionarme… como era de esperar con Avantasia fue la auténtica locura de la gente aunque a mí personalmente me gustara más cómo acabaron con “Out Of Control”, clavada al disco.

En definitiva, muy buen concierto de Edguy y ya estamos deseosos de escuchar ese disco en vivo que Tobias decía que estaban grabando. Lo más destacable para mí, por lo encantadoramente atípico que me pareció, fue la absoluta compenetración entre ellos, haciendo bromas todo el rato y dando la sensación de ser un grupo de amigos, y también de transmitirnos lo importantes que somos para ellos.

PD: en vez de EDGUY quizá deberían llamarse BaldGuys…

Texto: Ricardo Arias (Sinner)