K-OS + TARGET + PSYCHOTRIBE – Viernes 14 de junio del 2002, Sala Ritmo y Compás (Madrid)

¡ Comparte esta noticia !

Semanas antes de ese viernes sabía, por parte del amigo y forero Shan Tee, que Barón Rojo tocaban gratis en las fiestas del barrio madrileño de Moratalaz. Mi intención era volver a verlos una vez más, aunque la última vez que los había visto descargando no había sido hace mucho (el 1 de mayo también gratuitamente), en un muy buen concierto (como suele ser habitual en estos veteranos), aunque con algunos problemillas de sonido y unas cuantas visitas “al corral” en forma de gallos, por cortesía de Carlos de Castro. Pero unos pocos días anteriores a la cita, otro amigo me había dado la noticia de que los salmantinos K-OS tocaban también ese día. Así que tras pensarlo un poco, me decidí finalmente por asistir al concierto de estos últimos, que nunca había visto en directo, a pesar de tan sólo conocer un tema de su único disco “Kondenados” (1999) y editado por Locomotive.

Programado que empezara a las 22 horas la descarga de los dos grupos de la capital (desconocidos para mi) y de K-OS, comenzó una hora y media después. Lo de los conciertos en esta sala y su hora de comienzo es de vergüenza, los anuncian a una hora y luego ese horario no suele cumplirse, ¿problema de la sala o de los grupos qué tocan?

PSYCHOTRIBE

No conocía la existencia de este grupo madrileño, ni siquiera si tienen alguna maqueta grabada.

En su cerca de hora de actuación el cuarteto descargó alrededor de diez temas con influencias de grupos como Faith No More, System of a Down, Korn, Rage Against The Machine… Sonaron muy potentes y compactos, con mucha rabia en la manera de cantar de su vocalista, que junto al bajista, eran los que más se movían en escena. En “primera línea de batalla” un grupo de chavales disfrutó de lo lindo con sus temas. A pesar de que en algún momento se me hicieron pesados, me gustaron.

TARGET

Con esta formación me pasaba igual que con la anterior, no sabía nada de ellos. Luego me dijo Némesis (conocidos suyos) que hacían Thrash Metal y que tenían alguna maqueta grabada. También son de la capital del estado y congregaron, más o menos, 1/3 del aforo de la sala (prácticamente igual que Psychotribe).

Los cuatro madrileños pusieron toda la carne en el asador en su descarga, y poco les pareció importar el mal sonido que tuvieron. El vocalista y guitarra me recordó en su manera de cantar y comportamiento en escena a Max Cavalera (salvando las distancias, lógicamente), el otro guitarra y el bajista animaban al personal y no paraban con su headbanging. Supieron combinar en el repertorio temas de su cosecha con versiones de grandes grupos de Thrash (Slayer, Anthrax…) Terminaron el concierto lanzándose de moshers al público. Gracias a némesis pillé el listado de temas y estos fueron: “Intro – Satan”, seguida sin parar por “Tum, tum, tum”“The Net”“Post Mortem” (versión de Slayer) empalmada a “Strangle the T.”“Final Act”, versiones de Anthrax y Slayer (siento no acordarme de los temas que fueron) y Sepultura (“Territory”), “La bruta” y como bis “Davidian” (Machine Head),con problemas en la guitarra del cantante.

Salvo la buena interpretación de las versiones (que animaron mucho el ambiente), sus temas propios no me parecieron gran cosa. Pero no me “mojo” del todo puesto que, a parte de no haberlos oído antes, el sonido no acompañó nada. Así que espero verlos en otra ocasión en mejores circunstancias sónicas para hacerme una mejor idea.

K-OS

Ya estaba hasta las narices del retraso que se llevaba. Luego quieren que la gente acuda a conciertos, y de esta manera es que se quitan las ganas de ir. Debido a las horas y también porque las otras dos bandas llevarían a sus grupos de seguidores y amistades, viendo a los salmantinos estábamos cuatro gatos (los acompañantes del grupo y poco más). Gran parte del concierto estuvo Silver (Muro) cerca de mi.

A una corta introducción le siguió el tema más conocido y difundido del quintento salmantino, “Hasta los webos”. Haciendo acto de presencia el delgadísimo vocalista Carlos Diox (con parecido en la voz a El Drogas (Barricada) con un hábito de monja que se quitó al momento (imagino que por el calor sofocante que hacía en la sala) y con un inhalador que de vez en cuando descargó en su boca durante la hora de actuación. Continuaron con “ONU – OTAN”, pedido del cantante de droga sin éxito (lo hizo más de una vez a lo largo del concierto) y de “No me creo nada”, muy parecido con el que comenzaron. Toques Thrash con Punk y mala leche.

“Otro día más” con solo de guitarra a cargo de Gorka “Máquina Asesina” (como fue presentado por el cantante), “Hombres muertos”, puro Thrash y “Oda al borracho” fueron los siguientes.

Auténticas verdades con “Planeta escoria”“Ska” y “La virgen”, ambas muy punkies. La emotiva balada “El camino” dedicada a Blackie, fallecido el 30 de marzo, amigo del grupo y componente de la banda charra Carroña, nos puso la piel de gallina y tras cantarla Carlos abandonó el escenario ligeramente emocionado. Dejando sobre las tablas a Gorka R.C., al jovencísimo guitarrista David S.S. (nuevo componente que suplía a Javier Azpeitia), Garri al bajo y Koko a la batería, sin saber lo que hacer. Volviendo al rato, disculpándose y acabando con “La semilla del diablo”.

No creo que quede en su trayectoria como uno de sus mejores conciertos. Se les vio poco motivados,(¿quizás por las horas y por la falta de público?, no me parecen excusas suficientes), el vocalista tenía la voz muy quemada y el sonido (para variar) muy apagado en los primeros temas (algo mejorado después), tampoco les hizo un favor.

Texto: Starbreaker