FESTIVAL DERRAME ROCK VII – Jueves 27 y viernes 28 de junio de 2002, La Moral (Langreo, Asturias)

¡ Comparte esta noticia !

Tras la cancelación de la jornada de presentación del festival por la lluvia, llegamos el viernes al mediodía a la séptima edición de este festival, temerosos de encontrarnos el recinto en condiciones pésimas. Después de unas pérdidas con el coche, lo normal, encontramos el lugar, perdido en una carretera casi comarcal. Nos acercamos a montar la tienda y confirmamos las sospechas: la zona de acampada era un barrizal. Menuda odisea el montaje de la tienda, cada vez que la poníamos en pie la tiraba el viento y se la llevaba, puesto que ni entraban los clavos. En fin, acabó levantada y ni siquiera sabemos cómo.

Decidimos pasar de todo e ir a ver el primer concierto. Primeros retrasos: resulta que la zona de los escenarios también está llena de barro y están cubriéndola de paja. Tras una hora de espera, en la que caen los primeros litros, abren las puertas. Sorpresa al ver que no hay un escenario, sino dos, para evitar retrasos en los cambios de grupo, algo que cumplieron a la perfección. Vistazo a las camisetas y rápidamente a ver a SPHINX, que abrían el festival. A las 14:15 salen tocando “Ángel sin piedad”. Si en su disco debut se les ve con ganas de hacer algo grande, en directo lo corroboran. Tocaron tan solo 45 minutos, en los que cayeron canciones de su álbum como “Mundo oscuro”“Condenado a vivir”“La muerte sobre un papel”“Almas sin paz” y una versión de “The Trooper”, bastante buena a mi parecer. Cerraron con el tema que da nombre a la banda, “Sphinx”.

Al acabar, desbandada general para ir a comer. Nos perdemos a Experimento Quatermass, Skunk DF y Sugarless, puesto que el pueblo (Langreo), estaba como a media hora del recinto. Llegamos justos para ver a ANKHARA, que empezaron a las 5 de la tarde en punto. Hicieron un buen concierto, a pesar de que el sonido era bastante pobre, llegando a estropearse por completo en un momento. Pacho se salió cantando, aunque abusaba muchísimo de los agudos, parecía querer demostrar todo el rato lo bueno que era. Eso si, un front-man cojonudo. No sé que temas tocaron exactamente, ya que no los conozco, pero entre ellos cayó “3.40”“No mires atrás”“Quema tu miedo”, y unas versiones del “Child In time” y “Hold The Line”.

Después de los madrileños les tocaba el turno a RIVENDEL LORDS, un grupo asturiano que acaban de sacar su primer disco. Ya les he visto varias veces en directo y nunca me han convencido. En fin, un concierto pasable, pero nada del otro mundo.

Cambio de escenario de nuevo, y más metal de la tierrina, esta vez NÖRTHWIND. No esperaba gran cosa y me sorprendieron gratamente. El cantante se desenvuelve muy bien en directo, y el resto de la banda cumplieron con creces el papel. Aparte de muchas canciones de su último disco, se marcaron una versión del “Hail And Kill” de Manowar bastante lograda. La sorpresa del concierto llegó con la participación de Víctor García (WarCry) en un par de canciones, lo que animó muchísimo al público, a pesar de que su micrófono estuviera estropeado y no se le escuchara.

No hay descanso, al minuto de terminar empieza a sonar “Sangre de reyes” de los riojanos TIERRA SANTA. No hicieron nada del otro mundo, pero tampoco fue mal concierto. Tocaron muchos temas del último disco, además de algunos clásicos como “Legendario”, con la que cerraron. En general me pareció muy lineal y un tanto aburrido.

Se suponía que después deberían tocar Söber (eso ponía en la web oficial del festival), así que me sitúo para ver bien el concierto, pero que sorpresa cuando abren el telón y aparecen los pesados de BIOTECH (les tengo mucha manía porque siempre los meten de teloneros en los conciertos que hay por aquí, y no me gustan nada).

Rápida escapada a la tienda a comer, y a esperar que sólo hubieran alterado el orden y tocarán a continuación SÖBER. Me perdí las dos primeras canciones ya que me retuvieron vilmente ofreciéndome vodka a dolor. Cuando por fin me acerqué a verles, comprobé como había mejorado el sonido respecto a los grupos anteriores, aquello sonaba perfecto: potente, nítido, cañero… La banda en plena forma, clavando todos los temas, con el público en éxtasis. Una tras otra cayeron “Arrepentido”“Diez años”“Oxígeno”, etc… hasta cerrar con “Loco”. En definitiva, un gran concierto.

Y por fin llegó el turno de SARATOGA, probablemente el grupo español que más ganas tenía de ver. Increíble la actuación que dieron, que pasada. Comenzaron con la intro de su último disco, “11901”, que dio paso a “Con mano izquierda”, saliendo Leo vestido completamente de blanco, y demostrando todo el tiempo que es (a mi opinión) el mejor, aunque en ocasiones se excedía con sus agudos. Jero y Niko como era de esperar, también buenísimos, y que decir de Dani a la batería, que caña de tío. Siguieron con “Perro traidor”“Tras las rejas”, “Heavy Metal”“Parte de mi”“Oscura la luz”“A sangre y fuego”“Mi ciudad”“A morir”“Las puertas del cielo”“El gran cazador” (el orden no es exacto), y cerraron con “Vientos de guerra”. Se marcaron un duelo muy guapo Jero y Niko, y Dani nos ofreció un solo de batería cojonudo. Qué bueno fue este concierto, se me hizo muy corta la hora que tocaron.

Les tocaba a las supuestas estrellas de la noche, los alemanes EDGUY. Después del concierto de Saratoga lo primero que pensé es que lo iban a tener que hacer muy bien para superarlo. Comenzaron con una intro bastante buena para dar paso a “Fallen Angels”. Sale Tobias Sammet rápido a cantar, y la gente se mira extrañada: “¿Qué coño suena tan mal?”, se preguntaba todo el mundo. Muy fácil: la voz. ¡Qué cagada, por Dios! Tobias no llegaba ni a la mitad de los tonos, se le veía fatal. Además de tener claros síntomas de un cuelgue considerable. No paraba de hacer tonterías, se pasó la mitad del tiempo hablando en vez de cantar, se olvidaba de las letras, se subía a la batería (para luego saltar y meterse un buen porrazo, con las consiguientes risas del público), etc… El colmo fue cuando cortó al grupo en una canción porque no le gustaba el sonido, y estuvo un buen rato discutiendo con el técnico. Joder, qué pena de tio, acabé hasta los cojones. Para un grupo extranjero que viene, tienen que cagarla.

Tocaron (no en este orden) “Tears Of A Mandrake”“Babylon”“The Headless Game”“Land Of The Miracle”“Pharaoh”“Painting On The Wall”“Save Us Now”“Vain Glory Opera”“Avantasia”, y cerraron con “Out Of Control”. Para rematarlo, encima dijo Tobias que el público no le animaba. Vamos anda, lo que faltaba, encima quiere ánimo después de demostrarnos su profesionalidad. Como curiosidad, en las últimas canciones había más gente en el escenario de al lado cogiendo sitio para el siguiente grupo que viendo a Edguy. Con eso os podéis imaginar como fue la cosa.

Uno de los grupos más esperados, y el que más gente atrajo del primer día, SOZIEDAD ALKOHÓLIKA, comenzaban a continuación. Lo primero, un rápido agradecimiento por estar ahí a pesar de la polémica que surgió estas últimas semanas. Comienzan con fuego, ‘Explota Zerdo’ abre el concierto, la canción que más polémica sustrajo en los medios. Mucha caña, mucho movimiento, y sobre todo, muchísimo cansancio que llevaba yo como para aguantar eso. Me echo para atrás y así verlo más tranquilamente.

Entre otros temas tocaron “Ratas”“Buenos momentos”“Cuando nada vale nada” (buenísima), “Motxalo”“Nos vimos en Berlín”, etc… Un concierto muy bueno, pero no lo disfruté del todo, hacía un frío de cojones (andaría sobre los diez grados) y estábamos hechos polvo. Sintiéndolo por Barricada y Obús, retirada y a descansar, mañana sería otro día. Ahora me da rabia haberme perdido a estos dos grupos, puesto que según escuché fueron de los mejores, pero yo no podía más.

La mañana del sábado fue muy tranquila, dando vueltas por el pueblo y viendo las fiestas populares. Pero bueno, a lo que importa, los conciertos. Volvimos al recinto a eso de las 3 de la tarde, y estaban terminando TRANSFER. Sonaban bastante bien, y tenían al público entregadísimo, pero no puedo concretar más.

Al terminar empezó ZIRROSIS, una banda de punk-rock de Burgos. Tocaron muy poco, 35 minutos, y no lo hicieron nada mal. A destacar la canción “Kaña”, muy buena.

Un descanso aprovechando que tocaban The Birras, y a continuación la kaña burra de A PALO SEKO. Dios, qué malos son, pero cómo me reí en ese concierto. Tocaron, entre otras, claro está, las versiones del Himno de la Alegría y de Eva María tan cachondas que tienen, lo que animó bastante al público. Además regalaron libros, CDs y camisetas durante la actuación.

Más relajación tirados en la paja mientras tocaban Segismundo Toxicómano, para ver a continuación al primer gran grupo de esa tarde, SU TA GAR. Joder que caña metieron estos tíos, me quedé impresionado. No puedo concretar mucho sobre el concierto ni decir que canciones tocaron porque no las conozco, sólo sé que se marcaron una versión del “No somos nada” de La Polla y que acabaron con “Mari”.

Tiempo de escapada para la cena pasando por completo de Sikarios. A la vuelta llegamos a ver las 2 últimas canciones de este grupo punk, y la mayor sorpresa fue contemplar que el cantante estaba actuando como dios le trajo al mundo, sólo tapado por la guitarra, mientras que el otro guitarra llevaba sólo una camisa (nada en la parte de abajo), y el bajista vestido con un traje de bailarina asturiana. Para mayor rayada aun, en una canción sobre lechugas y tomates se liaron a lanzar dichas hortalizas en grandes cantidades al público, así que imaginaos como acabó todo.

A continuación Porretas, un grupo que no me llama mucho la atención, así que a partir de la mitad me fui al otro escenario a esperar a que empezasen KOMA. Era la tercera vez que les veía, pero esta vez fue mejor aun que las anteriores. Que caña de concierto, que salvajismo, que buenos son. El público como loco, y ellos a por todas. Abrieron con “El Marqués de Txorrapelada”, para seguir con “Mi jefe”“Jack Queen Jack”“Tío Sam”“La revolución”“El pobre”“Un plan criminal”“Caer”“Un país bananero”“El infarto”“Marea gora”“Aquí huele como que han fumao” y “Bienvenidos a Degüelto”. Tras este concierto me confirmaron que están entre los grandes de la música de nuestro país.

Los siguientes fueron La Polla, de los que pasé bastante puesto que estaba ya cansado. Nunca me llamaron la atención, y bueno, creo que hicieron un concierto decente, aunque no puedo juzgar viéndolos tumbado desde el otro extremo del recinto.

“Dios es suave” coreaba el público expectante. Llegaba la hora de LOS SUAVES, el grupo que más gente reunió de todo el festival (creo). Salida al escenario acompañados de pirotecnia (los únicos que llevaron), abriendo con“Preparados para el Rock and Roll”. La primera impresión fue una banda en plena forma y Yosi colgadísimo, lo cual no era una sorpresa. El concierto no me pareció ninguna maravilla, pero estuvo bien. Las canciones las cantaba en un 90% el público mientras Yosi hacía un poco el payaso y nos reíamos.

Tocaron canciones como “Chou Chou viene el tren”“Buenos Aires Rock and Roll”“Riazor Blues”“Dulce castigo”“Si pudiera”“Ese día piensa en mi”“Antisocial”“San Francisco Express”“Dolores se llamaba Lola”, y en los bises, “Atalaya”“El Afilador” y “Peligrosa María”. A destacar la labor de los guitarristas. De sobra es conocida la habilidad de Alberto Cereijo, pero me sorprendió mucho Fernando Calvo, que demostró no ser quedarse atrás respecto a su compañero.

Después llegó el momento que llevaba esperando todo el día, MAREA. Quienes me conozcan saben que este grupo es mi perdición, y no puedo ser objetivo en la crónica. Al principio no comenzó bien: acabaron Los Suaves y perdimos a dos colegas, y entre buscarlos y el caos de gente, me perdí la primera canción, que creo que fue “El Romance de José Etxailarena”.

Después llegó el orgasmo con “La luna me sabe a poco”, una canción increíble que me trae buenísimos recuerdos. En ese momento yo ya estaba plenamente metido en el concierto, con Kutxi a lo grande, marcándose unas poesías entre canción y canción dignas de elogio. Tocaron una hora y media intensísima.

No recuerdo el orden, pero por discos el set-list fue: “Marea” (la tocaron para cerrar), “Ya lo dijo el Camarón”“Trasegando” (cantada por Pipas, el bajista, que clavaba la voz de Kutxi, pero con menos tonos), “Despellejo”“Lija y terciopelo” y “Como quiere tu abuelita” de “La Patera”; “Barniz”“Corazón de mimbre”“El perro verde” y “Si viene la pestañí” de “Revolcón”; y el último disco íntegro excepto “Pan duro”. Además se marcaron una versión de “El colibrí” muy lograda. En mi opinión, el mejor concierto del festival, aunque claro, como ya dije antes, soy demasiado subjetivo.

Por último, un vistazo a ver que tal tocaban EL ÚLTIMO KE ZIERRE y para la tienda, que estábamos destrozados. Según me enteré posteriormente, al terminar éstos tocaron Boikot, que no habían podido hacerlo el jueves, pero a esas horas de la noche yo ya estaba profundamente dormido y me los perdí.

En definitiva, el tiempo no pudo, por fortuna, estropear un festival que lleva unos años demostrando que está entre los grandes del país. Respecto a la organización, quiero elogiar la rigurosa puntualidad (corrigiendo la mayor pega que tuvo la pasada edición).

Texto: Manuel Malo (Dr Demon)