METAL INSIDE “Soñando tu camino” (2018)

¡ Comparte esta noticia !

Hace casi 25 años, en plena adolescencia, unos amigos y yo nos montamos un grupo. El local de ensayo eran nuestras habitaciones de casa de nuestros respectivos padres, nuestros instrumentos eran dos guitarras españolas que unos habían empezado a intentar tocar durante las vacaciones de verano, la batería eran cajas de zapatos y casi cualquier cosa que se pudiera aporrear y de las voces nos encargábamos otro y yo, pues el único instrumento que habíamos tocado alguna vez era la flauta dulce en la asignatura de música del cole. Bajo, por supuesto, ni había ni se esperaba. Éramos más heavies que una lluvia de hachas, aunque nuestras canciones y nuestras letras sobre la zoofilia, los porros y la mierda de sociedad, eran lo más punky que os pueda venir a la cabeza.

Sólo dimos un único concierto (si puede merecer tal calificativo el evento) en las fiestas del instituto. Era la primera vez que el batería se sentaba detrás de una de verdad, la primera en que los guitarristas se colgaban una eléctrica y yo la primera vez que agarraba un micrófono que no paró de temblar en mi mano durante los veinte minutos que debió durar aquello. Fue un desastre que hoy recuerdo con afecto y lamento mucho haber perdido el rastro de una cinta en la que tenía recopiladas nuestras “mejores canciones” que grabábamos dándole al Rec de la pletina durante nuestros ensayos.

Hoy, visto en perspectiva, no me cabe duda de que lo más importante era lo bien que nos lo pasábamos juntos. No teníamos más que ilusión, soñábamos despiertos y discutíamos (a veces acaloradamente) si ahí debía ir un solo (ejem) o no y de qué manera, un redoble, un grito o un coro. Si era mejor decir “cabrón” o “hijo de puta” o si “Espinete es gay” era un buen título para la canción que estábamos haciendo. Éramos, al fin y al cabo, un grupo de amigos; mucho más que un grupo de música. Éramos 5 y entre los 5 lo hacíamos todo. No ser uno solo implicaba procurar defender tus propuestas y geniales ideas musicales aceptando, a veces a regañadientes, que tu espectacular idea no era vista de la misma manera por los demás e, incomprensiblemente, era desechada y relegada al ostracismo. Otras veces, aunque vieras clarísimo que la propuesta del compañero no era molona, no tenías más remedio que tragar porque, democráticamente, su idea ganaba por 3 votos a 2. Si hubiera estado yo solito (y hubiera sabido cómo hacerlo) todas mis propuestas habrían sido autoaceptadas, no habría habido ni una sola discusión y…

…Y en estas que hace alrededor de un mes, me llega el EP de Metal Inside, titulado “Soñando tu camino”. Metal Inside no es un grupo de música. Es el proyecto personal de Francisco Javier Rodríguez Guerrero, quien se encarga de absolutamente todo en este disco menos de cantar, con todas las ventajas e inconvenientes que un proyecto puramente personal pueda conllevar. Con Metal Inside, Francisco Javier puede dar rienda suelta a toda su creatividad, plasmando con total libertad todo aquello que considere oportuno para hacer sus canciones. Que en esta labor de creación participe una sola persona, cinco o veinte, no repercutirá necesariamente en la calidad del resultado final, y es interesante comprobar cómo, gracias a la tecnología hoy existente, una sola persona puede crear un disco de heavy metal en, como quien dice, el salón de casa.

Tenía curiosidad por saber si en el pasado Francisco Javier había formado parte de otras bandas o participaba actualmente con alguna y, buceando por internet, lo que he podido encontrar ha sido que Francisco Javier es músico, profesor y reconocido compositor de música sinfónica, siendo Metal Inside un pseudónimo con el que plasmar musicalmente sus inquietudes más heavies. Aunque en varias webs se dice que “Soñando tu camino” es su primer trabajo como Metal Inside, también he visto que sacó una maqueta bajo ese nombre en 2006, titulada “Heavy Metal heart”, pero nada que me informe sobre si ha formado parte de bandas del rollo.

Pues bien, recordados mis años de adolescente con la excusa de esta reseña y para remarcar, precisamente, el hecho de que en este CD no analizo el trabajo de ninguna banda en la que cada uno aporta sus ideas sino del trabajo en particular de Francisco Javier, con el plus que esta característica ha dado a mi curiosidad por descubrir nuevos talentos, paso a daros mi opinión: Regular.

¿Por qué? A pesar de que Metal Inside tiene todos los elementos característicos del heavy que a mí más me gusta, el sonido que sale de este CD resta mucho puntaje al resultado final. Los instrumentos suenan… de mentira o, dicho de otra manera más justa, generados por ordenador. Me da la sensación de que no hay ningún instrumento (exceptuando la voz, de la que hablaré más adelante) que sea “de verdad”. He de decir que, a priori, no me parece mal que todo se haya generado por ordenador, es más, lo encuentro perfectamente razonable en un proyecto de estas características. Pero el resultado, desde mi punto de vista, no es bueno. Tal vez, con la participación de una tercera persona en las labores de programación pero manteniendo la composición a cargo de Francisco Javier, se hubiera podido lograr un sonido más orgánico que no desmereciera el trabajo de Metal Inside. Ya hace bastantes años que es posible, con los programas y conocimientos adecuados, hacer sonar a una orquesta entera con un sonido natural que, lamentablemente, no aprecio en “Soñando tu camino”. Desconozco si Francisco Javier se ha dejado aconsejar en este aspecto tan importante o lo ha llevado él en exclusiva. Al menos en los créditos, no se indica la participación de nadie más en este EP.

Por otra parte, de las labores vocales se encarga Antonio Luis Rodríguez Ramón (¿será coincidencia el apellido?), interpretando las letras que Francisco Javier ha escrito como Metal Inside. El resultado, lo lamento, tampoco me convence. Sobre todo cuando canta en tonos altos y especialmente poco afortunado lo siento en “Ave Fénix”.

Las canciones en sí mismas, y sin ser composiciones extraordinarias, son de lo mejor del CD. Lo cual me lleva a pensar que a Francisco Javier Rodríguez se le da mejor componer que materializar lo compuesto. La canción que abre el CD, “¿Quién soy yo?”, hubiera ganado bastantes enteros con un sonido más decente. Y como la inicial, las otras cuatro que completan el CD.

Concluyendo: Todo mi apoyo a la iniciativa de Francisco Javier como Metal Inside. A mí me encantaría ser capaz de hacer lo mismo, ponerme delante del PC y saber transformar a notas musicales las melodías, los riffs y los solos que de vez en cuando dispara mi imaginación. Ha de ser una experiencia muy gratificante. Lo que pasa es que, dependiendo del sonido resultante, lo presentaría como una curiosidad para mi círculo de amistades sin ir más allá del puro divertimento. Desde mi humilde punto de vista, “Soñando tu camino” no es un trabajo cuyo resultado esté al nivel que se presupone a un disco profesional que va a ser vendido en grandes superficies (el CD está a la venta en, al menos, FNAC y El Corte Inglés). Es una maqueta de lo que, con un buen trabajo posterior de estudio y de ejecución instrumental, pudiera llegar a ser un EP interesante.

Jebimetal