STATUS QUO – Miércoles 17 de julio de 2002, Plaza de Toros de Salamanca

¡ Comparte esta noticia !

Miércoles 17 de julio de 2002. Salamanca, capital europea de la cultura junto con la ciudad de Brujas, acoge el concierto de la veterana banda británica Status Quo. Durante todo el año han actuado en la ciudad castellana multitud de grupos interesantes pero, desgraciadamente, el rock duro y el heavy metal han sido ignorados en la programación oficial. Afortunadamente, los supermercados Gadis – ¿por qué no hacer propaganda si al menos se gastaron las pelas patrocinando el show – apostaron por traer algo de rock potente a la ciudad. Con un despliegue publicitario muy abundante (sorteo de entradas en periódicos, regalo de tickets comprando en los supermercados, múltiples carteles en las paredes de las ciudades próximas a Salamanca…) la noche se presentaba propicia para disfrutar de un gran concierto de la leyenda inglesa.

Personalmente llevo siendo fan de Status Quo desde 1985 y, por unas circunstancias u otras, aún no había podido ver a Rossi, Parfitt y compañía en directo. Nada más enterarme de la confirmación de la actuación adquirí la entrada. Posteriormente – y dado el amplio despliegue promocional realizado por la organización – conseguí invitaciones para mi novia, mi hermano, un amigo y un servidor. Así que, tras terminar nuestras respectivas jornadas laborales dicho miércoles, nos encaminamos hacia Salamanca con la intención de disfrutar del evento. Dado que mantengo cierto contacto con un club de fans de la banda en España (Powered by Quo) y que uno de sus miembros se desplazaba desde Jaén hasta Salamanca con su mujer sin entradas para ver el concierto conseguí vender las dos que había adquirido anticipadamente sin problemas.

Nada más llegar a la ciudad charra, bajo un calor de justicia pudimos comprobar la escasa expectación que parecía haber despertado el concierto. Tras haber conocido a los diferentes miembros del fan club Powered by Quo (que venían desde Barcelona, Bilbao, Cáceres, Jaén, etc.), ante la falta de ambiente fuimos a dar una vuelta por el casco histórico de Salamanca, lo que siempre resulta una experiencia gratificante. Tras cenar unos ricos bocadillos emprendimos regreso hacia la plaza de toros esperando encontrar mejor ambiente que antes.

Tras enseñar la entrada unas amables muchachas contratadas por los supermercados GADIS nos dieron un bombón a cada uno (¡¡Vaya organización más estupenda!!). Una vez dentro del recinto pudimos constatar la lamentable entrada que presentaba el recinto. Afortunadamente la cosa mejoró bastante poco antes de comenzar la actuación y calculo que finalmente habría algo más de tres cuartos de entrada. Aún así, creo que la banda se merecía un lleno, pero la gente no parece responder a los pocos conciertos de rock duro y heavy metal que se programan en Castilla y León.

Llamaba bastante la atención el cuidadísimo aspecto del escenario. No había monitores en el suelo, pues la gente de Status Quo emplea los que se meten dentro de las orejas, y los amplificadores Fender eran de un diseño especial en color blanco, dando una espectacular imagen de elegancia. El bombo de la batería de Matt Letley tenía las letras S y Q resaltadas sobre un fondo brillante (esto producía bonitos efectos con las luces durante el concierto), y colgados de la estructura que sujetaba los platos podían verse dos grandes vasos con pajita para que los miembros de la banda pudieran beber durante el concierto sin necesidad de dejar de tocar sus instrumentos. Elegante presentación, sí señor.

A las 22:35 de la noche se apagaron las luces del coso salmantino y comenzó a sonar una intro pregrabada que incluía las notas de ‘Pictures of matchstick men’, primer gran hit de Status Quo a finales de los 60, al son de la cual Francis Rossi (guitarra y voz), Rick Parfitt (guitarra y voz), John ‘Rhino’ Edwards (bajo), Andy Bown (teclados, armónica, guitarra acústica y coros) y Matt Letley (batería) tomaron posiciones. Inmediatamente Parfitt atacó el riff de ‘Caroline’, habitual comienzo de los conciertos de la banda, y comenzó la fiesta, durante la cuál el sonido fue magnífico, pudiéndose distinguir perfectamente cada instrumento. La vitalidad que desprendían los músicos – corriendo y moviéndose sin parar – era tan contagiosa que no hubo nadie en la plaza que no saltase, botase y moviese la cabeza al ritmo del pegajoso hard-boogie-rock de la banda. Nada más terminar este primer tema empalmaron directamente con ‘The Wanderer’, otro de los múltiples hits de la banda que más singles de éxito ha tenido en Gran Bretaña.

La tercera canción de la noche, ‘Softer Ride’, agradó a los fans más acérrimos del grupo, deseosos de escuchar también material menos popular, pero no por ello peor. Tras ‘Paper Plane’ Rossi nos preguntó si hablábamos inglés e introdujo el siguiente tema, ‘Hold you back’, que puso a todo el mundo a saltar. De su último disco de versiones nos obsequiaron con el single ‘Old Time Rock And Roll’. Francis Rossi, que demostró saber manejar a la perfección a la audiencia con sus innegables dotes de frontman, aprovechó el siguiente descanso para comentar que había que tocar los temas más populares (los singles de éxito), pero que no se olvidaban de que los fans más antiguos también deseaban escuchar otras canciones más oscuras, como ‘Forty-Five Hundred Times’, que empalmaron con ‘Rain’ sin darnos apenas un respiro.

Una novedad de esta gira de Status Quo consiste en presentar dos temas nuevos antes de que el disco esté a la venta. ‘All Stand Up’ y ‘Solid Gold’ (en la que Andy Bown dejó el teclado para tocar la armónica) nos retrotraen al sonido y las formas de los mejores discos de la banda, publicados en la década de los 70. Si todo el disco – que se va a llamar “Heavy traffic” – suena así, los fans de la banda podemos sentirnos satisfechos.

Tiene que resultar especialmente problemático diseñar un setlist completo cuando una banda tiene tantos discos a sus espaldas y una buena opción es hacer un medley. Aprovechando esto, Status Quo nos tocaron fragmentos de ‘Mystery Song’‘Railroad’‘Most Of The Time’‘Wild Side Of Life’‘Rollin’ Home’‘Again & Again’ y ‘Slow Train’. Al terminar esta sucesión de fragmentos de temas, Andy Bown cogió una guitarra acústica y Francis Rossi presentó, con un sentido del humor muy británico, su siguiente canción, ‘Gerdundula’ (según él, una canción sobre dos alemanes: Ger y Dundula…), que algunos conoceréis en la versión celta de Mägo de Oz. El trabajo guitarrero de Rossi, con un feeling en la interpretación muy bluesero durante toda la actuación alcanzó su cenit en este tema, cuyo final alargaron para satisfacción de la concurrencia.

Las caras de felicidad de los asistentes eran cada vez más expresivas y la recta final del concierto contribuyó a que nuestra alegría fuese aún mayor: ‘Big Fat mama’ ‘Roll Over Lay Down’ precedieron a tres temas imprescindibles en la historia del rock potente: ‘Down down’‘Whatever You Want’ y ‘Rockin’ All Over The World’. Si había alguien que aún no hubiera caído rendido ante la vitalidad de la música de Status Quo, estos temas se encargaron de acabar con su resistencia. Resultaba impresionante escuchar a todo el mundo cantar ‘And I like it, I like it, I like it, I like it, I like it, I like it, here we gooooooo, Rockin’ all over the world…’ en la versión del tema de Fogerty, darte la vuelta y poder ver a la gente saltando y sonriendo. Esta sucesión de himnos puso fin a la primera parte del concierto.

Con el público a sus pies y la plaza de toros transformada en una improvisada pista de baile, ‘In The Army Now’, hit antimilitarista incluso en España allá por 1986, dio comienzo al único bis del grupo, que siguió con ‘Anniversary Waltz Part 1’, un medley de temas del rock clásico (‘Let’s Dance’‘Red River Rock’ y ‘No Particular Place To Go’ entre otros), empalmado con otras dos versiones: ‘Rock And Roll Music’ ‘Johnny B. Goode’. Este último tema, una pieza de Chuck Berry, cerró el recital, ante un público entregado al encanto del hard-boogie-rock de tres acordes de la muy simpática banda británica.

Los comentarios que pude escuchar a la gente resaltaban lo bien que se lo habían pasado y destacaban la buena forma física de los músicos para su edad (Parfitt y Rossi tienen 53 años y parecían dos chavales), que mostraron más vigor que otros muchos grupos que están empezando. Tras reunirnos en la mesa de sonido (habitual lugar para quedar después de un concierto) y comprarme el programa de gira, emprendimos el viaje de regreso a Valladolid con la satisfacción de haber disfrutado de un grandísimo concierto de una banda aún más grande.

En resumen, espero no perdérmelos en su próxima visita. Os recomiendo que tampoco faltéis vosotros.

Salud y rocanrol.

Setlist (105 min):

Caroline

The wanderer

Softer ride

Paper plane

Hold you back

Old time rock and roll

Forty-five hundred times

Rain

All stand up

Solid gold

Mystery medley: Mystery song/Railroad/Most of the time/Wild side of life/Rollin’ home/Again & Again/Slow Train

Gerdundula

Big fat mama

Roll over lay down

Down Down

Whatever you want

Rockin’ all over the world

——————————————————

In the army now

Anniversary waltz part 1

Rock and roll music

Johnny B. Goode

Texto: GhostOfCain