ALICE COOPER + THE DOGS D´AMOUR – Jueves 12 de diciembre de 2002, Plaza de toros La Cubierta (Leganés, Madrid)

¡ Comparte esta noticia !

El rey del “Shock Rock” por fin iba a realizar una gira por territorio español (es un decir, sólo tocó en Barcelona y Madrid). La única vez que actuó en España fue en el segundo “Doctor Music Festival” (1997) con el espectáculo de la gira “Rock and Roll Carnival”. Muchos años antes había intentado traer su show, en el tour de su disco “Special forces” (1981), pero al final no se llevó a cabo la primera visita por estos lares. Así que el sueño de mucha gente de ver en vivo a Mr. Vincent Damon Furnier, su banda y todo su teatro iba a hacerse realidad con el “Descent Into Dragontown Tour”, comenzado a finales de septiembre en USA, saltando a Europa en noviembre y acabando en la Península Ibérica (11 de diciembre en Barcelona, 12 en Madrid y 14 en Lisboa).

El grupo que se eligió para calentar al público antes del espectáculo de “Alicia” por la vieja Europa eran L.A. Guns, pero debido a problemas en el seno de la banda (parece ser que se han vuelto a separar), suspendieron su visita, y su puesto fue ocupado por los ingleses The Dogs D’amour. Curiosa elección, puesto que estos junto a Quireboys, en avanzadilla, fueron la respuesta inglesa a los grupos americanos de los ´80 de Glam y Sleazy Rock. Pero también se anunció que acompañarían los compatriotas de “Los Perros…”, 500 & Crave y al final no sé por qué se descolgaron, al igual que los vallecanos Rip K.C., que a última hora no tocaron (y mira que tenía ganas de ver a estos jóvenes madrileños descargar sus temas de nueva factura, al estilo Hard Rock o como se cataloga ahora, Stoner Rock).

A pesar de todo lo que suponía poder contemplar a Alice Cooper por primera vez (y quizás la única), en un primer momento me negué a verlo. ¿Razones?, una de ellas es que “mi religión” me prohíbe ir a padecer la horrorosa acústica que tiene La Cubierta de Leganés. Pero gracias al programa de Carlos Pina y Radio3 podía acudir totalmente gratis por ser uno de los agraciados en el reparto de pases “by the face” (bueno, tuve que responder a unas cuantas preguntas que me hizo el locutor). También me correspondía al concluir el concierto asistir a un “Meet & Greet” con Alice, pero al final no acudí. Ya, no hubiera estado de más una fotillo con el señor Furnier, pero a saber a las horas que aparecería……y luego para regresar a Madrid, ¿qué?

THE DOGS D´AMOUR (comienzo, alrededor de las 21 h. – final, a eso de las 22 h.)

En 1995 las huestes de Tyla oficialmente pasaban a mejor vida, tras dar comienzo en 1983, dejando como legado siete trabajos. Pero en 1999 deciden reunirse de nuevo para rockear. Así que junto a Tyla (vocal y guitarra), vuelven Jo Dog (guitarra) (en la banda en el periodo de 1985-1992), Bam (batería) (años en el grupo: 1983, 1985-1995) y Share (bajista), mujer del batería y que sustituye a Steve James (en la formación desde 1987–1995).

Como introducción a su concierto utilizaron una pieza de música clásica y tras tomar las tablas, Timothy John Taylor o, mejor dicho, Tyla suelta: “All right, Madrid!, ¿cómo estás?, ¡somos Dogs D’Amour!” y comienzan la traca con “What´s Happening Here?”, de su último trabajo antes de la separación, “More unchartered heights of disgrace” (1993). Tyla, con guitarra roja, da las gracias al finalizar. Dos telas con el nombre del grupo lucían en escena, una, como telón de fondo, y la otra delante de los monitores de los músicos. La batería de Bam estaba adornada con esos tubitos alargados y flexibles con lucecitas en su interior.

Del primer disco que escuché yo de estos ingleses, “In the dynamite jet saloon” (1988), tocan “Last Bandit” (¿seguro?, con la panzá de bandí@s que hay por ahí sueltos…). Le sigue “Drunk Like Me” (de “Errol Flynn” o como se llamó en USA, “King of thieves” 1989), Tyla, con esa voz aguardentosa, cada vez más suelto, pidiendo palmas y recorriendo el escenario de un lado al otro. A pesar del deprimente sonido me estaban gustando, Rock ´n ´Roll en estado salvaje, sucio, cañero, punkerizado…

Comienza a sonar la batería en el principio de “Firework Girl” de aquel “(Un)Authorised bootleg album” (1988). El “barcelonés” Tyla (afincado desde hace unos años en la Ciudad Condal) con una cámara de video se pone a grabar a la audiencia (más adelante volvería a ejercer de “hombre retratista”), al igual que otro tipo que había filmando desde el fondo del escenario. Sharon Ross o Share Pedersen (ex-Vixen, ex-Contraband, entre otros grupos, además de estar en la actualidad también con BUBBLE, junto a su marido, Bam) con su bajo se junta a Jo Dog, con su sombrero y guitarra, para rockear al unísono.

Continuaron recordando temas de su anterior etapa (no por este orden, ojo), como “How Come It Never Rains” del disco de 1988, “Victims Of success” de “Straight??!” (1990), “Trail Of Tears” del trabajo de 1989 y “What You Do” de la obra de 1993. Alternándolas con dos canciones de su último CD, “Happy ever after” (2000), “Get By” y “Spooks”, que no desentonaron con el material anterior.

Para acabar dejaron los excelentes “Heroine”, de su lejano “The state we´re in” (1984), apoyando a los coros la rubia bajista. “Errol Flynn” con un descamisado Tyla y el final con “I Don´t Want You To Go” (1988).

Cada vez me gustan más grupos como este, de Rock´n´Roll con muy mala leche, a pesar de que muchos despotrican contra ellos porque dicen que son muy simples…y yo sonrío. Ver a este grupo en un local pequeño debe de ser la bomba.

ALICE COOPER (22:30 – 00:15)

A pesar de llevar más de 30 años en candelero, mucha gente iba a presenciar por primera vez al loco nacido en Detroit (4/2/1948) y toda su parafernalia escénica. Para esta gira se ha hecho acompañar del guitarrista Pete Friesen (entre otros, ex–The Almighty, Sack Trick y en la actualidad con The Shakers, grupo de versiones), a quien tuvimos también la oportunidad de verlo en el pasado “Rock Machina” acompañando a Bruce Dickinson. Con Alice ha estado en distintas etapas: “Trash Tour”, “Hey Stoopid European Tour”, “European Rock ´n´Roll Carnival Tour”, la primera parte del “Brutal Planet Tour” y en este año ha vuelto sustituyendo a Ryan Roxie (ex–Electric Angels). A la otra guitarra Eric Dover (ex-Jellyfish, Imperial Drag, voz en el primer disco de Slash´s Snakepit y Glamnation), acompañó en la segunda parte del “Brutal Planet Tour” y en el disco “Dragontown”. A la batería Eric Singer (entre otras muchas colaboraciones y bandas, ex–Black Sabbath, Badlands, Gary Moore, Brian May, Kiss, en la actualidad sigue con los de Simmons & Stanley), su contacto con Cooper ha sido durante la segunda parte del “Trash Tour”, “Hey Stoopid Tour”, reemplazando a Jimmy Degrasso (que marchó a Megadeth) para el “Rock´n´Roll Carnival Tour”, y para el álbum y tour del “Brutal Planet”. Al bajo Chuck Wright (ex-Quiet Riot, Giuffria, Impelliteri, W.A.S.P., Ted Nugent, Doro…), aunque no estoy del todo seguro si tocó esta noche (más adelante se cuenta). Y por último en las teclas Teddy “Zigzag” Andreadis (ex–Glamnation… y tocando teclas en directo con Guns ´n´Roses), también hizo el “Brutal Planet Tour”. Tras este pequeño ladrillo informativo pasemos a lo que fue el concierto en sí.

Cuando terminaron los ingleses me ubiqué en otro lugar del recinto, según veías el escenario a mano izquierda, próximo a la barra de bebidas. En el intervalo de tiempo antes de comenzar el espectáculo se podían ya vislumbrar algunos detalles sobre el amplio escenario: máscaras chinas y un abanico en los monitores del centro a pie de las tablas, muñecos en la parte derecha del escenario, la batería en una base elevada un poco hacía la derecha, para dejar paso a unas escaleras en el centro, que en su parte superior tenían un gong y a su lado una persona de pie inerte que hasta llegué a pensar que era un maniquí, en el lado izquierdo las teclas sobre una tarima bien resguardada y a la derecha de esta una gran cápsula (al estilo de una máquina futurista del tiempo), además de calaveras con pelos en estacas, como telón de fondo había telas colgando con caracteres chinos.

Suena una introducción, luces rojas, los músicos se van colocando en sus puestos…la persona al lado del gong lo golpea con la maza y sale corriendo despavorido escaleras abajo y cae en el escenario, momento en el que aparece Mr. Alice Cooper, con guardapolvos colorado con dibujos orientales y fusta, arriba del todo, al lado del gong. Movimientos con la fusta…y la introducción la unen con una parte del “Sex, Death And Money”. Medley de temas: “Brutal Planet”, de su penúltima obra del 2000, seguida por “Dragontown”, con coros de los guitarristas (Dover situado a la derecha del escenario y Friesen a la izquierda, cerca del bajista) y continuada por “Sex, Death And Money” (reprise), ambas del reciente trabajo del 2001. De nuevo una del “Brutal planet”, “Sanctuary”, al principio de la interpretación con Alice mordiendo su fusta, malabarismos “fusteros” y paseos delante del escenario del histórico vocalista (¡feo qué es el condenao!). Coros del bajista y de Eric Dover, guitarras cañeras y la batería de Eric Singer marcando el ritmo con maestría, solo de guitarra a cargo de Dover.

Casi no hubo trato con el público, todos los temas unidos, sin parar, como si fuera una representación teatral. El sonido sin ser una maravilla, al menos desde la parte que estaba servidor se oía bastante bien. Ya Alice sin guardapolvos y luciendo su camiseta con careto de bicho verdoso, pantalones de cuero y protector de partes sensibles (cojonera), dueño de la situación con una simple pose.

Tras el repaso a sus dos últimas obras tocaba ya el turno de recordar clásicos de la extensa carrera de “Alicia”. Comienzan con “I´m Eighteen” (“Love it to Death” 1971), con el cantante acompañado de una muleta. Vale, no tiene ya 18 años, pero se conserva bastante bien el joío y además de llenar el escenario con su presencia da bastante espectáculo, yo estaba absorto viendo el concierto, la verdad. Los guitarristas habían cambiado sus instrumentos, además de apoyar junto con el bajista a los coros, Alice dirigía el micrófono al público en el estribillo, las teclas acompañaban el tema y los solos se los repartían primero Friesen y luego Dover. Finalizando, el vocalista mirando a la batería y de espaldas al tendido, señala al teclas y tras finalizar este de tocar estampa el vocalista la muleta contra el suelo.

Inicio tranquilo, pocas luces, enfoque luminoso al maestro de ceremonias, sonido de los ´70 y no era otra que… “Welcome to my nightmare” (1975), luces verdosas en los extremos y rojas en el fondo y durante la parte instrumental aparece la hija del actor principal, Calico Cooper, que hace la función de actriz durante distintas partes del atractivo espectáculo (aunque para atractiva y bien cuidada ella, jajaja). Aparece vestida con un kimono y portando abanicos, pero durante la parte cañera se despoja de la prenda oriental y luce vestimenta de cuero y porta un sable samurai.

Alice haciendo sonar las maracas da comienzo al rockero “Go to Hell” (“ Alice Cooper Goes to Hell” 1976). Calico seguía actuando detrás y durante una parte del tema luchan en la parte alta. Vence él, tirando al suelo a la mujer, bajando el ganador con dos dagas.

Seguían con los clásicos, “Billion dollar babies” (1973), esta vez el vocalista con florete, llegándoselo a poner en el cuello durante un momento, chupando el micro (jajaja) y clavando el florete en los muñecajos tétricos de la derecha del escenario. Un sonido de viento grabado da pié para “Feed my Frankenstein” (“Hey stoopid” 1991), se quita un alfiler del moño y lo utiliza como si fuera un puntero, lanzándolo después al público. Toma un muñeco y trozos humanos y los introduce dentro de la máquina al lado de las teclas. Los dos guitarristas tocando juntos y Alice moviéndose cual monstruo de Frankenstein.

Ahora con gorra militar, guantes de cuero y movimientos como si fuera un autómata, canta “Wicked young man”, de su penúltimo disco y que reemplaza a “Triggerman” que la tocaba en los primeros shows de la gira. Salen a escena dos loqueros y se lo llevan, tomando el centro del escenario los dos guitarristas. Con sonido de sirena los loqueros devuelven al loco con camisa de hospital, momento en que se interpreta “Nurse Rozetta”(“From the inside” 1978) y durante la parte tranquila sale una enfermera (Calico Cooper) con un coche de bebé, Alice la tira al suelo y se quita la camisa del hospital. El vocalista y actor mece el carrito mientras tocan el emotivo y tétrico “Dead babies” (del genial “Killer” 1971), llantos de crío y saca del cochecito al bebé bicéfalo (cabeza humana y de lobo), hincándole el sable. El teatro sigue, aparecen dos encapuchados y le ponen una camisa de fuerza, sentándolo en una silla parecida a una eléctrica, aparece la enfermera y lo golpea, interpretando “Ballad of dwight fry” (“Love it to Death” 1971), incluso en una parte canta arrodillado. Genial desarrollo del teatro. Pero la historia seguía, sale de nuevo la enfermera y le pone una vacuna, pero el enfermo se suelta y la ahoga y se despoja de la camisa, pero no logra escapar, vuelven los encapuchados y lo colocan en la guillotina. Durante el trajín anterior sonó una parte de “Steven” (“Welcome to my nightmare” 1975).

Con sonido de batería se acompaña la ejecución del insano. Tras seccionar la hoja de la guillotina la cabeza, uno de sus verdugos la toma, la besa y escupe sangre al público. Disputa entre el ejecutor y el bajista y al final se marcha el primero. Interpretaron los músicos una medley instrumental compuesta por: “ I love the dead”(“Billion dollar babies” 1973) “Devil´s food” y “ The black widow” (“Welcome to my nightmare” 1975). Con los tres cuerdas arriba en la parte final del medley. Después vino el solo de batería de Eric Singer, acompañado al principio por sonido de bongos disparados por Teddy “Zigzag” Andreadis.

Las teclas sonando como una nana, sale la enfermera y recoge la cabeza con ademán de lanzarla al público, pero al final la mete en la máquina. Ruido de acoples y aparece el resucitado Alice de blanco inmaculado con bastón para comenzar “No more Mr. Nice Guy” (“Billion dolar babies” 1973). Lanza bastón al público, dirigiendo el micrófono para que cantara la gente el estribillo. En “Is it my body” (“Love it to death” 1971) se quita el frac, luciendo pantalones azules de cuero y camiseta negra. Dover realiza su solo en el centro de las tablas. Lanzando patadas el vocalista a la camisa de fuerza que andaba todavía por allí y con Friesen luciendo fular de artista morado y negro. Las indumentarias de los músicos durante el concierto fueron muy futuristas y glammies.

Repaso final de su último trabajo con la “copla” “Fantasy Man”. En “Trash” (1989), el histórico rockero se junta en los coros con Dover y durante una parte se va a la izquierda de la escena y se dirige al público diciendo: “You trash”. Sonido de ambiente y voz en off que es el preámbulo al marchoso “Lost In America” (“The last temptation” 1.994), el cantante con un chaleco con la bandera de USA en su parte posterior, dándose alguna que otra vuelta para mostrar la bandera. Eric Dover se pone un gran sombrero mejicano, la gente botando y al final Cooper se quita el chaleco y hace un saludo militar.

Momento tranquilito con guitarra acústica tocada por Dover para la balada “Only Women Bleed” (“Welcome to my nightmare” 1975), comienza Cooper cantando sentado en una especie de taburete cerca del borde del escenario. Durante el cambio de ritmo me pareció ver que Alice se tomaba algo (¿algún medicamento quizás o fue imaginación mía?). Con el tema “Poison” (“Trash” 1989), la gente se volvió loca, fue la canción que mejor respuesta tuvo y a mi me sorprendió negativamente un poco, primero porque creo que Alice Cooper tiene muchos mejores temas que este, segundo porque parece que la gente estuviera esperando con ansiedad este, ¿puede qué no conocieran viejos clásicos?, y tercero porque este tema no me gusta nada, le tengo una manía horrible. El de Detroit con chupa de cuero diciendo: “Raise your hands”, efecto de humo, Friesen con guitarra de flecha, apoyando los coros todos y al final Cooper suelta un: “You´re all poison”.

Momento de presentar a la banda por parte del maestro, diciendo el lugar geográfico de donde procedían y el nombre: Pete Friesen…, y acá viene el interrogante, dijo Carlos from Madrid…, imagino que lo diría de cachondeo porque en todos los sitios se dice que es Chuck Wright el que se ha encargado del bajo en la parte europea, aunque claro con la imagen que llevaba a mi no me pareció el bajista americano, así que a saber. Continuó presentando a Eric Singer, Teddy y Eric Dover. Marcándose una pequeña parte instrumental del “Satisfaction” (Rolling Stones) al final de la presentación. También presentó a su adorable hija, Calico Cooper. Y nos comenta que es su primera vez en Madrid y nos pregunta que cuál es su nombre…, rugiendo la concurrencia al pronunciar el nombre artístico del grandioso artista.

“The telephone is ringing. You got me on the run. I’m driving in my car now…”, buah, “Under My Wheels” (“Killer” 1971), menuda alegría me llevé. Los guitarristas tocando juntos espalda con espalda y Alice moviéndose como si estuviera haciendo aerobic, menudo frontman, genial. Finalizando le tira Eric Singer el sombrero de copa y Mr. Cooper lo caza al vuelo con el bastón. Otro genial clásico con “School´s Out” (1972), cantando much@s : “School’s out for summer. School’s out forever. School’s been blown to pieces. No more pencils, no more books, no more teacher´s dirty looks…”, histórico recuerdo, con globos gigantes llenos de confetti surcando las cabezas del público y el gentleman pinchando con el bastón alguno que otro. Con un “School´s out, Madrid” al acabar.

Tras un minuto vuelven a salir a la palestra, con el “jovenzuelo” (gorra en cabeza) por la tarima de arriba, para seguir recordando maravillosos viejos clásicos, “Elected” (“Billion dollar babies” 1973). Eric Dover descamisado y el bajista con camiseta atigrada. “Cold ethyl” (“Welcome to my nightmare” 1975), con sombrero con calavera que el jefe se lo coloca primero a Dover y luego a Friesen, al final hace como si jugara a los bolos con el cráneo. “Department Of Youth” (también del disco de 1975) llevando Cooper una camiseta que por delante se puede leer “Britney wants me” y por detrás “Dead”, así que Calico sale interpretando a la cantante americana Britney Spears bebiendo una Pepsi al lado de su guardaespaldas. Alice toma un sorbo del refresco y se lo escupe a la cara y con una guadaña la persigue, oyéndose gritos y aparece el rockero arriba de la tarima con la cabeza de Britney. El final se cierra con descontrol de música y con una voz en off que nos dice en castellano: “¡Acabamos, habéis sobrevivido!, ¡Ahora, todos fuera!”.

Excelente espectáculo que quedará guardado en la pobre cabecita del que suscribe, aunque esperaba un poquito más de show (¿algún animalejo cómo la boa?). A pesar de mis temores por el sonido, como ya he dicho anteriormente, al menos desde la posición desde donde contemplé el concierto teatral, se oyó en buenas condiciones. ¿Volverá a realizar gira europea con su siguiente disco?, ¿se acercará por acá de nuevo? incógnitas que de momento no tienen respuesta, aunque la asistencia de público no fue tan buena como se esperaba en los locales españoles.

Texto y fotos: Starbreaker