MOMO “Pequeño acto de rebeldía, muerte y posterior resurrección” (2018)

¡ Comparte esta noticia !

Hace justo 15 años que se estrenó en Madrid el musical “We Will Rock You”, versión española del espectáculo con el mismo nombre que ya triunfaba en Londres y que cuyo argumento era una historia hilada con las canciones de Queen. En el casting para elegir los integrantes del elenco estuvo muy involucrado el mismísimo Brian May, quien personalmente eligió a cada uno de ellos. Tuve la oportunidad de presenciar el espectáculo dos veces. La primera de ellas incluso escribí una crónica aquí y repetí presencia cuando la obra estaba a punto de desaparecer de la cartelera madrileña. Me gustan mucho los musicales y me gusta mucho Queen, así que disfruté mucho de ambas representaciones.

En el elenco pude reconocer a dos grandes músicos, Luis Cruz (guitarrista de Topo) y José María Guzmán (del histórico cuarteto Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán). El resto de componentes eran desconocidos para mi, pero me impresionaron muy gratamente. En especial, el cantante/actor que interpretaba el papel principal.

Poco después averigüé que este gran cantante se hacía llamar Momo y le empecé a seguir la pista en la distancia. Supe que tenía su propia banda de versiones de Queen y que actúa regularmente en un conocido restaurante de la periferia madrileña que diariamente programa conciertos de rock.

Cada seis años (casualidad o no), Momo Cortés saca tiempo entre toda su actividad para grabar y editar sus propios discos con canciones originales. El primero de ellos fue “Constante contradicción” (2006) al que siguió “Gritaré tu nombre” (2012).  Siguiendo este intervalo, a comienzos del presente 2018 vio la luz su tercer disco, con el pomposo nombre de “Pequeño acto de rebeldía, muerte y posterior resurrección”.

Este es un disco para los que nos gusta la música. Así de simple. Difícil de etiquetar, estamos ante una colección de canciones de alto nivel tanto musical como letrístico. Los temas están divididos en tres actos: Muerte, Revolución y Resurrección, que ofrecen un hilo conductor sobre unas composiciones que tocan varios palos dentro del rock.

La voz de Momo Cortés es protagonista absoluta del disco. Melódica y con fuerza cuando la ocasión lo requiere, su estilo lleno de feeling borda la interpretación de cada tema. Además, Momo se encarga de los pianos que aparecen en el disco. El resto de la banda que ha grabado este trabajo se compone excelentes músicos como Batiste Boch (guitarra), Óscar del Ramo (batería) y Diego Miranda (bajo), quien además se ha encargado de las labores de producción, con un resultado excelente.

El disco transita por caminos variados, a veces dispares entre sí. Es uno de sus atractivos. En él encontramos pelotazos frescos y con fuerza como “Enemigo fiel” y “Sobreviviré” y otros más cercanos al rock melódico como “Hambre de poder” y “Atrapado”. Todos ellos conforman la vertiente más rockera del CD, frente a las varias baladas que éste contiene, como la emocional “Perdido” o la intensa “A quién creíste creer”, que comienza con un bonito piano a cargo del propio Momo. En este sentido se podrían añadir también otros cortes como “En caída libre” y “Podría”, un medio tiempo intenso cuyo componente emocional es muy acusado, con la voz de Momo derrochando feeling en todo momento.

La diversidad del disco produce que no todas sus alternativas me satisfacen de igual forma. Por ello ni los sonidos modernos de “No aguantaré” ni el aroma funky de “Después de caer” me terminan de convencer. Cuestión de gustos.

El disco se cierra con “Canción de resurrección”, una obra de arte de 10 minutos, dividida en varias partes, donde Momo explota su vena progresiva, combinando partes suaves e intensas, melódicas y alegres, para completar un tema colosal.

Además del CD con todos estos temas, en el mismo pack disponemos de un DVD grabado en acústico en la sala Tarambana (Madrid) el 23 de septiembre de 2016. Bautizado como “Pequeño acto acústico”, nos encontramos con una buena colección de temas de sus tres discos, con Momo acompañado de la banda al completo. Supongo que por motivos de espacio, se han eliminado todos los momentos de comunicación con el público, lo que quita algo de continuidad en el directo pero que permite disfrutar de lo importante, un repertorio interesante con temas de toda la carrera de Momo, adaptados al formato acústico.

Entre ellos destaca “Tanto amor no es bueno”, rescatado de su primer disco “Constante contradicción”, que no es sino la adaptación al castellano de “Too Much Love Will Kill You”, tema original de Brian May que editó primero en solitario (“Back To The Light”) y después en “Made in Heaven” de Queen. El resto son sus propios temas, bien interpretados por Momo y su banda.

En su conjunto, “Pequeño acto de rebeldía, muerte y posterior resurrección” es un trabajo totalmente recomendado a aquellos que amen la música sin importarles las etiquetas. A mi me ha encantado.

Santi Fernández “Shan Tee”