SKUNK D.F. + AT LEAST… – Viernes 21 de noviembre de 2003, sala Génesis (Almería)

¡ Comparte esta noticia !

Se están trayendo grupos a tocar habitualmente a la sala almeriense y eso es bueno porque Almería también existe, pero luego si la gente no responde es otro cantar… aunque en el concierto que nos ocupa hubo un gran lleno. Esperaba que hubiese más gente que en anteriores veladas, aunque no tanto. No nos engañemos, los grupos de Metal de nuevo cuño están en apogeo hoy en día y tienen más público que otros estilos y creo que también colaboró que abriese el concierto un grupo local, ya que algo de seguidores y amigos/as arrastrarían consigo.

En la misma puerta del local me enteré que el “artista invitado” que lucía en los carteles anunciativos, junto al nombre de los madrileños, eran AT LEAST…, grupo almeriense que para variar uno no conocía, porque en la ciudad, a pesar de haber bastantes grupos, no hay sitios donde tocar y darse a conocer. Días después me informé en su página web que se fundaron en Noviembre de 2000, debutando en directo en Febrero del siguiente año. Grabando en el 2001 su primera maqueta y tocando junto a otras bandas de la ciudad. Por cierto, que su maqueta la vendían a 4 euros en la barra de la sala y ya se encargó el cantante durante su actuación de anunciarlo. No pude hacerme con ella, pero espero que en el próximo sí. El grupo lo componen Billy a la voz, Tolo a la guitarra, Juan al bajo y Sifo a la batería.

Así que sin tener ni la más remota idea de lo que me encontraría de estos “nuevos” (para servidor) At Least… me dispuse a prestarles toda mi atención, ¿sería un grupo primerizo sin sonido definido?, ¿saldrían bien del envite?…a las 23:30 h. pisaron las tablas y lo primero que hizo el vocalista Billy fue agradecer la presencia de la gente que estaba allí. No era para menos, sería su concierto más grande.

Tenían desde el primer tema ganado al público como así se comprobó con un gran revuelo en las primeras filas. Música enérgica con grandes dosis de rabia. En la segunda canción de la noche el cantante dramatiza, dando tumbos al caminar, tirándose al suelo al comienzo y luego lanzándose al público.

El vocalista decía que la siguiente era de su primera maqueta y durante esta empezaron a subirse chavales al escenario. Está bien que se suba la gente, pero hay que lanzarse al instante, aunque hay gente con afán de protagonismo y no le basta con subirse y lanzarse, tienen que dar la lata durante un tiempo, molestando especialmente a los músicos, y si encima el escenario ya es pequeño ni os cuento (que se lo digan al quinteto de Madrid). En “Sometimes” (o al menos eso es lo que oí al presentarla) el guitarrista Tolo apoyaba en voces (como había hecho anteriormente en el primer tema).

Billy, todo un showman, alentaba a la gente a moverse para que aquello no pareciese una sentada hippie (¿quería más “guerra” en las primeras filas?), alternando en la canción voz gutural con voz normal. Dedicación a una pareja, con sonido que me recordó a las bandas de ¿Punk? suavón que tanto abundan en USA hoy en día, aunque hacia el final de la composición se desataba la furia.

Otro tema cañero, volviendo el vocalista a lanzarse al público y arrojar agua. Anuncio de sus próximos conciertos (hacía bien, publicidad gratuita) y tocan “Cara de sable”, de nuevo volando sobre las cabezas del público (ya se hacía algo pesao tanto lanzamiento, hasta repitió con Skunk D.F.). Concluían con su tema dedicado a las estrellas del Rock “Kill The Rockstar$” con dueto en la voz con otro chaval (que imagino que sería de algún grupo de la ciudad) que se desgañitó vivo. Después de cuarenta minutos agradecían a todos el apoyo y especialmente a Pepe Skunk y a todo el grupo.

Me agradaron durante su buena actuación, pudiéndose comparar en su rabiosa propuesta a bandas como System of a Down, Korn… espero verlos en sus próximas actuaciones por la capital y comprobar como van consiguiendo ir a mejor.

SKUNK D.F.

Al quinteto madrileño parece que se le empieza a reconocer su mérito con su tercer disco, “Neo”, editado este año y que supuso la vuelta a Zero Records (su primer lanzamiento, “Tele basura”, fue con esta compañía en 1997, un CD de cuatro temas), tras editar “Dentro” (2001) con el sello británico Apocalypse-Snapper Music y anteriormente el EP “Todo sobre mis padres” (2000) y “Equilibrio” (1999), ambos en la extinta discográfica Goldtrack Records.

Cuando parecía que la banda se consolidaba con el vocalista Germán González, el bajista Pepe Arriols (los dos desde el principio de la banda), el baterista Álvaro García y el guitarrista Fernando Almoneda (ambos entraron para “Equilibrio” sustituyendo a Alfonso y Roberto García, respectivamente), y su compañero a las seis cuerdas David Obelleiro (que sustituía a Raúl Guerra para “Neo”), este abandonaba la banda y su puesto lo ha ocupado Alberto Marín (de la banda de Death Khaotic y ex Avulsed).

Una extensa intro empezó a sonar a las 00:30 para dar paso a la intensísima actuación de los madrileños. Lógicamente basaron su descarga en temas de su reciente obra y supongo que alguno de su penúltima, pero a pesar de que hace más o menos un año los había visto en la sala Caracol de Madrid, antes de que entraran a grabar su actual disco, y aunque me gustaron, seguía anclado con “Tele-basura” y “Equilibrio”.

Así que ninguna información de los títulos de los temas que descargaron en la mayoría de su concierto, sólo puedo decir que el grupo sonó muy compacto y agresivo, impulsado por las baquetas del buen baterista Álvaro (con auriculares), el bajo de Pepe (que luce nuevo look, atrás quedaron sus larguísimas rastas) y las guitarras de Fernando y el nuevo, Alberto, que en contadísimas ocasiones se fue al lado derecho donde se situaba su compañero y es que también hay que decir que el escenario es muy reducido. El vocalista Germán sabe poner a la gente patas arriba con su buen hacer, sus constantes movimientos, sus aproximaciones al público, dirigiendo el micrófono para que cante la gente (más de uno se dejó la garganta)…destacar un tema que tenía sonidos de batucada y en el cual hubo problemas con el bajo hacia el final, ya que no se oía.

En la recta final anunciaron temas de “Equilibrio” y tocaron “Última oportunidad”“Predicador” y el buenísimo “El cuarto oscuro” (escalofríos con la letra siempre que la escucho), con coros de Pepe y Alberto, y durante su ejecución Germán se lanzó al público. Retirándose alrededor de las 01:25 con una outro. ¡No podía ser!, aún habiendo estado muy bien y con mucha intensidad no podían tocar tan poco (¡que no tienen un solo disco!)

A los cuatro minutos volvían a bajar las escaleras para arremeter con dos temas (¿uno fue “Tele basura”, o fue antes, o ni lo tocaron?), en el segundo la gente actuó como sacada de un manicomio y culminaron con “Anestesia”.

Son un torbellino en escena, pero creo que deberían hacer conciertos con un poco más de duración.

Texto y fotos: Starbreaker