STINGERS “Transition” (2017)

¡ Comparte esta noticia !

Desde hace ya una década, Stingers se ha labrado un nombre como uno de los mejores grupos tributo a Scorpions del planeta. Tanto es así que sus lazos con los miembros del grupo original son muy fluidos, llegando alguno de ellos a colaborar en directo de vez en cuando con la banda sevillana.

Como grupo tributo, Stingers tiene todo lo que hay que tener: buen nivel técnico para asemejarse lo más posible a los temas originales, cuidada estética imitando fielmente a sus modelos y un exhaustivo trabajo para que sonido, puesta en escena e interpretación sea lo más cercano posible a ver en directo a Scorpions… sin serlo. Todos los músicos de Stingers cumplen sobradamente este cometido, especialmente el cantante Panchi, cuyo timbre de voz y giros vocales son un calco a Klaus Meine. No se quedan atrás los dos guitarristas, Javi y Mario, cuya imagen y sonido son copia casi exacta de Rudolf Schenker y Mattias Jabs, respectivamente. El grupo lo completan Sergio (bajo) y Ramón (batería), base rítmica de buen nivel que no tiene tan claro un referente en el grupo origen, ya que estos puestos han sido históricamente los menos estables dentro de la formación alemana.

Quizás por haber llegado al límite de lo que una banda tributo puede evolucionar, Stingers ha tomado la decisión de dar un paso importante: grabar un disco con temas propios. Un paso arriesgado, ya que los grupos tributo tienen demostrada su calidad como copistas, pero un disco con temas propios la aventura puede ser un salto al vacío.

Escuchando el disco, este salto al vacío es a muy pequeña altura. Me explico: Los temas son propios, sí, pero el estilo es tan similar a Scorpions que podrían pasar por temas desconocidos de los alemanes. Su estructura, su personalidad, su sonido… son una herencia clara y absoluta de la banda alemana. Si a eso le sumamos que Panchi sigue cantando exactamente igual que Klaus Meine, la sensación es de estar ante un nuevo disco de Scorpions o, incluso, un disco de rarezas de los alemanes. Tanto es así que dudo mucho que en una escucha a ciegas alguien adivinaría que quienes tocan son de Sevilla y no de Hannover.

Aprovechando los lazos que unen a Stingers con alguno de los miembros originales de Scorpions, su baterista en los ’80 Herman Rarebell participa de forma activa en el disco, componiendo la letra de la inicial “Transition” y tocando la batería en “Savage Days”, que por cierto es una copia descarada de aquel mítico “Dynamite” de su banda madre.

No todo en el disco son temas propios, ya que la banda ha incluido una versión del “Heart” de Pet Shop Boys, un conocido tema del techno de los ’80, convenientemente adaptada al estilo del este disco hasta dejarlo casi irreconocible.

El resto del disco gira también en torno al estilo habitual de Scorpions en sus diferentes etapas, con el acierto suficiente para permitirles competir con algunos de los discos de sus maestros, si exceptuamos los mejores clásicos del grupo de Klaus Meine y el mayor de los Schenker. Entre ellos me quedo especialmente con “Rocking The Moon”, en mi opinión el mejor corte de los 10 que conforman el CD.

Por supuesto, si algo no puede faltar en los discos de Scorpions son las baladas y es algo que Stingers tampoco ha olvidado, ofreciéndonos dos temas tranquilos como “Take Your Lies”, ” cuenta con la colaboración de otro guitarrista, Yeyo, y los teclados de Leo Peña; y cerrando el disco, “Loneliness”, muy tierna y con un precioso acompañamiento al piano por parte de Gloria Vázquez.

Con todo, la apreciación de “Transition” va a depender mucho del talante con que afrontemos el disco. Temas propios pero con estilo ajeno, Stingers afrontan en este disco el difícil reto de seguir rindiendo tributo a Scorpions sin ser sus canciones. Mi consejo es que os olvidéis de los prejuicios y, si os gusta el grupo alemán, disfrutad del disco de los sevillanos. Si soy sincero, este “Transition” me gusta más que algún disco de los propios Scorpions.

Imagen de previsualización de YouTube

Santi Fernández “Shan Tee”