THE BUYAKERS “El bar de los muertos” (2017)

¡ Comparte esta noticia !

Cada vez que acometo la primera escucha de un disco, lo hago de principio a fin, sin interrupciones y poniendo atención al sentido unitario de cada trabajo. Eso me suele servir para hacerme una idea general de lo que tengo entre manos (entre oídos, sería mejor decir), y con las escuchas sucesivas ya voy definiendo conceptos y descubriendo más en profundidad lo que cada disco me puede ofrecer.

Pues bien, la primera escucha de “El bar de los muertos” fue totalmente desconcertante. Tanto que me planteé si tendría cabida en una web como esta. Finalmente decidí que sí, como podéis comprobar. Y no sólo eso, sino que el disco me ha terminado gustando, algo que tras finalizar esa primera escucha lo dudaba seriamente.

Vayamos con los datos objetivos: Este “El bar de los muertos” es el primer disco completo de The Buyakers, un grupo de Puertollano (Ciudad Real) que anteriormente ya había editado un EP llamado “Empieza la función” (2015).

La banda la componen Sergio González “Suko” (voz y guitarra), Víctor Mohedano (guitarra), Fernando Ortega (bajo), Jonathan Blanco (trompeta), Fernando Fernández (trombón), Grego Merchante (batería), Carlos Mazoteras (laúd) y Pablo Cobos (teclados).

Desde luego, al disco no se le puede achacar falta de variedad, precisamente. En su hoja promocional se nos presenta como un grupo de “Funk Rock en un disco con rock, blues, swing, ska, reggae, música multi-época y mucho humor”. No sé si estoy muy de acuerdo con esa afirmación, pero lo cierto es que para disfrutar del disco es necesario tener la mente muy abierta y saber disfrutar de la frescura de un disco diferente a lo que, al menos yo, estoy acostumbrado a escuchar.

Al principio he definido el disco como desconcertante. Y no puede ser menos, teniendo entre sus cortes un tema de spaguetti western (“Cuatro vientos”), un tema de cabaret (“El bar de los muertos”), un reggae (“Se nos ha olvidado”) y un tema funky (“Calatravifornication”). ¿Cómo os quedáis?

Sin embargo, otros temas son más reconocibles. Buena parte del disco está inspirada por el estilo de Fito y Fitipaldis, salvando las distancias. Así, temas como “Interesante”, el bonito blues “Para qué canto un blues” y su breve reprise “Velatorio en el bar”, “El listo” y la apropiada balada de despedida “Ahora que la luz se apagó” gustarán mucho (creo yo) a los seguidores de Fito Cabrales.

Quizás esta referencia estilística a Fito sea el único hilo conductor del disco, ya que el resto de temas siguen dando ciertos bandazos, ya que están entre el pop de “Payaso triste” y el atractivo rock and roll de “Locos de atar”, mi preferido del disco, al que hay que añadir un curioso swing instrumental llamado “NewOrleakers”.

El verdadero reto de The Buyakers es dar unidad a todos estos vaivenes estilísticos y hacer con esta amalgama de temas tan diferentes un disco coherente. Ese es el mayor desafío y sólo oyentes sin prejuicios lograrán sacarle el jugo que conlleva y disfrutar de una de sus mejores virtudes: la frescura y el optimismo que destila.

Con todo esto, no sé si me atrevería a recomendarlo a los lectores habituales de The Sentinel. A mi me ha gustado, así que no estaría de más que le dierais una oportunidad.

Imagen de previsualización de YouTube

Santi Fernández “Shan Tee”