BÁRBARA BLACK “Ad libitum” (2017)

¡ Comparte esta noticia !

El pasado año se daba el pistoletazo de salida a la carrera en solitario de Bárbara Black con la edición de un EP, “Spiritual Rock”, editado como adelanto de su primer disco completo presentado bajo su propio nombre, una vez cerrada su etapa anterior con su grupo Black Rock.

Un año después. y con la ayuda financiera de sus seguidores por medio de crowdfunding, tenemos al fin el disco prometido, de nombre “Ad libitum”, expresión en latín que viene a significar algo como “a voluntad” o “como gustes”. En música, expresa la libertad de ejecutar algo libremente con o sin el instrumento indicado. Toda una declaración de principios sobre la libertad con que Bárbara se ha tomado la creación de este trabajo.

Tal y como habíamos podido comprobar en “Spiritual Rock”, estamos ante un disco de hard rock sureño, al que se añaden unos evidentes toques country, soul y, sobre todo, góspel, que enriquecen los temas y le dan un plus de interés.

La voz de Bárbara Black es protagonista indudable del trabajo, con potencia, mucho cuerpo y buena entonación. En el debe anotamos una pronunciación algo opaca que dificulta el entendimiento de las letras sin el apoyo del libreto que acompaña el disco.

Para la grabación, Bárbara Black se ha acompañado de un brillante elenco de músicos que han aportado una gran riqueza instrumental. Son fijos Esther Mazzadonia (coros) y Nitro Destruction (batería), encargándose este último de la producción del disco. El resto se van alternando según los temas: Para las guitarras y dobro (indispensable para ese toque sureño que tiene el disco) se alternan Ix Valery y Javier Peláez, además de un solo puntual de Alex Skorza en el tema “Island Of Youth”. Los bajos están repartidos entre Micky Deadnight, Peri Díaz, Diego Jiménez y Luisma Hernández, siendo los teclistas Ismael Filteau y Gabriel Martínez. Para completar esta riqueza instrumental tenemos la harmónica de David García Blues, la colaboración vocal de Diego Cardeña en el tema “Ghost” y la llamativa presencia de Rutty Rock & All Gospel Choir dando toques góspel muy atractivos en varios cortes del disco.

De aquel EP adelanto “Spiritual Rock” se han mantenido tres de aquellos temas (“Shiva”, “Southern Soul” y “Alabama Rose”), siendo el resto de nueva factura, manteniendo la buena línea ya mostrada en el debut. Los temas contienen grandes dosis de pasión e intensidad, tanto en los temas más rockeros como en aquellos en los que el tempo desciende para ofrecernos cortes más íntimos y pausados. Consciente de su buen hacer en estos temas emocionales y delicados, Bárbara ha incluido en el disco un buen número de ellos, como son “Shiva”, “Bessie’s Song” y “Alabama Rose”, a los que se podrían añadir los medios tiempos “Non Human Person” y “A Girl Has No Name”, en los que Bárbara luce su voz de forma espectacular. Por supuesto, también hay hueco para temas con más fuerza como Southern Soul o la inicial “The Hill”, buenos exponentes del hard rock sureño en el que se sostiene el disco.

Las letras, responsabilidad exclusiva de Bárbara, abarcan temas diversos. Como ejemplos destacados, en “The Hill” afronta como catarsis el recuerdo de un grave accidente automovilístico que tuvo hace dos años y del que afortunadamente salió ilesa. También tenemos un tema (“A Girl Has No Name”) curiosamente dedicado a Arya Stark, personaje de la serie “Juego de Tronos” a la que Bárbara es muy aficionada. “Nice To Meet Me” refleja el narcisismo propiciado en las redes sociales en la que los usuarios publican selfies contando lo que hacen en cada momento. Más seria es la temática de “Bessie’s Song”, basada en el racismo sufrido por Bessie Smith, conocida como la “Emperatriz del blues” que murió en 1937 al ser negra y no querer ser atendida en un hospital de blancos.

Por todo ello, “Ad libitum” es un disco con mucha riqueza a todos los niveles y en el que se han cuidado todos los detalles, desde la portada y el libreto hasta el sonido, pasando por lo más importante: una buena colección de temas que nos harán disfrutar de buena música durante una hora que se pasa en un suspiro.

Imagen de previsualización de YouTube

Shan Tee