WILD FREEDOM “Set the night on fire” (2017)

¡ Comparte esta noticia !

Con muchas ganas se presentan Wild Freedom en el mercado discográfico. Con sede en Barcelona, “Set the night on fire” es su primer disco, con el que buscan un hueco entre tantas novedades que muestran lo viva que está la escena nacional.

Según los créditos del disco, la banda está formada por Ian Wide (voz), Adryen Rock (guitarra), Chris Carrest (batería) y Dave Starblitz (bajo). Supongo que estos nombres serán seudónimos que los músicos utilizan para acentuar la vocación internacional del grupo. Si no fuera así y realmente son sus nombres reales, que me perdonen el atrevimiento.

La primera impresión nos sugiere que estamos ante un nuevo grupo nacido bajo la influencia de Guns’ n Roses. La actitud, la energía y, sobre todo, la voz de Ian Wide, imitando los registros más extremos de Axl Rose, así nos lo indican. Además, muchos de sus temas están compuestos en esa línea golfa y despendolada del sleaze angelino, combinándolo con un componente más duro, más heavy metal, que alterna durante varias fases del disco, en la línea de grupos como Hardcore Superstar.

De hecho, el tema de apertura, “Prometheus”, es de los más metaleros del disco. Cerrando el círculo, el CD se cierra con “Sail On”, otro disparo de heavy metal además de ser uno de los mejores cortes de este trabajo, donde la banda da lo mejor de sí misma, en especial el guitarrista Adryen Rock, que demuestra buen nivel tanto en los riffs como en los solos repartidos en los temas del disco.

Si bien estos temas son los más atractivos, el denominador común del disco gira más hacia un hard rock de corte sleazy, heredero de bandas como Poison, Motley Crüe o Guns’n Roses. Esta sensación se ve acrecentada por la forma de cantar de Ian Wide, muchas veces al borde del desastre al romper la voz en tesituras muy altas, claramente influenciado por Axl Rose. Estas semejanzas juegan en contra de Wild Freedom, ya que en muchos momentos les sitúan en el pelotón de grupos nacidos a la sombra de GnR, lo que les resta personalidad.

Aún así, el disco contiene buenos temas, de corte alegre y gamberro, en algunos casos muy atractivos como en “Judgement Day”, donde la banda da lo mejor de sí misma en lo que para mi es el mejor corte del disco.

Es habitual y hasta cierto punto lógico que una banda nueva arranque su carrera amarrada a los grupos que les han influenciado. Espero que Wild Freedom encuentre su camino y en el futuro se labre su propia personalidad, pues tienen mimbres para ello. Hasta entonces, disfrutemos con la energía y ganas de comerse el mundo de “Set the night on fire”.

Imagen de previsualización de YouTube

Shan Tee