NÔA “Hijo de la madrugada” (2016)

¡ Comparte esta noticia !

En los mentideros del rock nacional se conoce a Chema Granados como responsable de RockCultura, una web hermana especializada en rock español que vive con la misma idiosincrasia que tenemos en The Sentinel, con mucha dedicación y amor a su labor periodística. Somos, por lo tanto, colegas en el sentido más literal del término.

Lo que no todo el mundo sabe es que Chema Granados ya había hecho en el pasado sus pinitos como vocalista, en bandas como Subterráneo y Alud, además de un más reciente EP de versiones, “Tributo a los sueños”, editado con su propio nombre y con Antigua como banda de apoyo.

Quizás picado por ese gusanillo, Chema se ha animado a formar una nueva banda donde dar rienda suelta a su gusto por cantar, cruzando la línea que separa al “crítico” del “criticable”, del periodista al músico.

La banda se llama Nôa y para su formación se acompaña de músicos experimentados del panorama nacional: Elena Álvarez (Alfáltika, Leonor Marchesi, …) a los teclados, Alex Morado (Sotanash, Stone Cold) al bajo, Jorge Flox (Rosa Negra, Pardaos) a la guitarra y David Ayala (Arkania, Enuma Elish) a la batería.

Con la experiencia que da escuchar muchos discos al día, Chema tenía claro qué hacer para que el disco sonara lo mejor posible. Por ello, “Hijo de la madrugada” ha sido grabado, mezclado y masterizado en los “Anhell Studios” por Ángel Muñoz, recayendo las labores de producción en Óscar López (7 Almas).

El disco se presenta en formato EP, con únicamente 5 temas, suficientes para mostrar al oyente las capacidades del grupo. 5 cortes de claro hard rock melódico, con mucho predominio de teclados, no en vano Elena Álvarez es la compositora de toda la música incluida en el disco. Las letras, como no podía ser de otra forma, son responsabilidad de Chema Granados, cuyo talento creativo ha permitido forjar textos de calidad a los que a veces les cuesta encajar en la métrica de las canciones.

Exento de cualquier atisbo de agresividad, el disco circula por caminos melódicos, con instrumentación correcta aunque poco contundente. Los teclados, muy presentes, y el sonido de guitarra sin mucha fuerza, ahondan esta sensación. A nivel de ejecución, tanto Elena Álvarez como Jorge Flox demuestran buenas maneras, dando el apoyo perfecto a la voz de Chema Granados, siempre en primer plano. Sin poseer una gran voz, Chema se encuentra cómodo en estas líneas vocales poco exigentes, dando prioridad al mensaje que quiere transmitir más que a un despliegue de facultades.

Los temas son pegadizos y en pocas escuchas se quedan en la cabeza, algo que siempre es una virtud. No es raro sorprendernos tarareando “El eco de tu voz” o la propia “Hijo de la madrugada” tiempo después de haber escuchado el disco. También es destacable la balada “La niebla de tu pelo”, con una preciosa introducción al piano a cargo de Elena Álvarez.

En la medida de lo posible, todos deberíamos intentar cumplir nuestros sueños. Nôa significa una de las ilusiones hechas realidad de Chema Granados, y aunque siempre le consideraré mejor periodista que cantante, “Hijo de la madrugada” es un disco de escucha agradable que responde a ese sueño cumplido. Aunque sólo sea por empatía, hay que alegrarse por ello.

Imagen de previsualización de YouTube

Shan Tee