LEO JIMÉNEZ + CENIZAS DEL EDÉN – Sábado 12 de noviembre de 2016, sala Fanatic (Sevilla)

¡ Comparte esta noticia !

El pasado sábado 12 de noviembre, la sala Fanatic de Sevilla fue escenario y testigo de una gran noche metalera cargada de emociones y de recuerdos inolvidables. Minutos antes de la apertura de puertas, eran muchos los que guardaban cola para acceder a la sala. La expectación era considerable ya que había transcurrido bastante tiempo desde que Leo Jiménez visitó por última vez la capital hispalense.

Para satisfacción del numeroso público, la espera (al inicio del concierto) se vio reducida, puesto que, por motivos logísticos, el show comenzaría unos 15 minutos antes de la hora prevista.

logo_cenizasdeleden

Los onubenses Cenizas del Edén serían los encargados de dar el pistoletazo de salida y de compartir escenario con el madrileño. Los hermanos Muiño, David y Dani, (voz y guitarra) junto a Jonathan (bajo) y Toni Fernández (batería) hicieron un derroche de entrega absoluta, ante un público participativo y enérgico con su Trash Metal.

conciertos2016_cenizasdeleden_1211b“Juicio Final” sería el primero de los 8 temas que los andaluces tocaron sobre el escenario de la sala sevillana, perteneciente a su nuevo disco “Setentia”. Este segundo trabajo de la banda onubense vio la luz apenas un par de días antes del concierto del pasado sábado y, aunque su presentación esté programada para el próximo 10 de diciembre, estuvo muy presente a lo largo del concierto caracterizado por un magnífico sonido.

Otros temas pertenecientes a este nuevo trabajo como “Revolución”, “A mi merced” o “Jaula de poder” hicieron patente el ritmo enérgico y cañero de “Setentia”, así como la fuerza de las protestas proclamadas en dichos temas. Su anterior trabajo, “Adamantium”, también estuvo muy presente durante el show, con temas como el que le daba nombre al álbum, “Adamantium” o “Perder el control”.

conciertos2016_cenizasdeleden_1211aSe acercaba la hora esperada para muchos: el reencuentro de Leo con sus fans sevillanos y los onubenses lo recordaban y se mostraban agradecidos de poder compartir escenario con el ex vocalista de Saratoga. La penúltima canción de la noche por parte de los andaluces fue “Sangre”, también perteneciente a su nuevo trabajo, y de la que presentaron su videoclip el pasado mes de julio.

Para cerrar su magnífica actuación eligieron “Vive en mí”, perteneciente a “Adamantium”. La comunión entre público y artistas fue realmente emocionante e intensa, dejando un gran sabor de boca y ganas de volver a ver en un futuro a estos currantes de la música y del metal.

logo_leojimenez

Pocos minutos transcurrieron desde que los miembros de Cenizas del Edén se despidieron del público hasta que comenzamos a escuchar la mítica intro de la banda sonora de “Conan El Barbaro”. Todos los allí presentes sabíamos que lo que venía a continuación iba a ser un gran espectáculo, puesto que por todos es sabido que la voz de Leo Jiménez es una de las mejores de este país, pero no me equivoco al decir, que la gran mayoría de los que tuvimos la suerte de vivir en directo la noche del sábado, salimos con esa idea más que reforzada y confirmada. Es difícil buscar vocalistas que estén a su altura. No muchas veces se ven conciertos tan completos como el ofrecido por el madrileño, del que debemos decir que rozó la perfección absoluta y que vive posiblemente uno de sus mejores momentos vocales.

conciertos2016_leo_1211aLos componentes de la banda fueron ocupando sus posiciones en el escenario haciéndolo en último lugar, como no podría ser de otra forma, el aclamado Leo Jiménez, haciéndolo con pasos firmes de seguridad y grandeza que iban a quedar reflejados a lo largo del show como ya he adelantado en líneas anteriores.

“Desde niño” fue el tema con el que arrancaba la actuación del inigualable Leo Jiménez, perteneciente a su anterior trabajo “Animal solitario”. El público se mostró participativo de principio a fin. Era prácticamente imposible o muy difícil no serlo viendo la entrega mostrada por el artista. Sin ningún tipo de pausa, daba paso a “Condenado”, de su etapa en 037, tema con el que consiguió terminar de cautivar al resto del público.

Las primeras palabras que Leo Jiménez dirigía al respetable sevillano fueron de agradecimiento, haciendo mención al tiempo que había transcurrido desde su última visita a la ciudad hispalense. Se mostró contento de estar esa noche sobre el escenario de la sala bien acompañado y con su familia casi al completo, puesto que el guitarrista Rufo Cantero estaba ausente. En su lugar, el guitarrista de Fiebre, Adrián Aguilera. Tanke Ruiz, también miembro de Fiebre, se subiría al escenario para interpretar junto con el madrileño el siguiente tema, “Misantropía”, también perteneciente a “Animal solitario”.

conciertos2016_leo_1211b“Volar”, de nuevo de su etapa en 037, terminó de despertar los ánimos de los más parados. “La Factoría del contraste” hacía acto de presencia con “Hambre”, un tema reivindicativo y cargado de simbolismo para los tiempos que corren, con el que Leo Jiménez nos traslada las dificultades que a diario sufren en nuestro país miles de personas y más allá de nuestras fronteras. Tras la pausa y reflexión de “Hambre”, llegaba “Con razón o sin razón”, un tema enérgico también perteneciente a la “Factoría del contraste”, en el que pudimos disfrutar de la perfecta combinación entre el vocalista y su banda.

Rememorando de nuevo su etapa en 037 sonaron otros dos temas cargados de la misma energía e intensidad: “Bebe de él” y “Caminos de agua”. La Bestia conseguía tocarnos la fibra sensible con el siguiente tema, “Vuela alto”, balada dedicada a una amiga colaboradora y voluntaria en Perú, María José Such, que perdió la vida en 2010 mientras realizaba diferentes labores de voluntariado en el país andino.

Llegó el turno de las versiones de “Ojos así” y de “Caballo viejo”, la primera de ellas versión nada más y nada menos que de una canción de Shakira. Llama la atención el cuidado y mimo dado por Leo para convertirla en un magnífico tema. Sinceramente, para quitarse el sombrero ante el madrileño.

La formación que acompaña a Leo (mencionada anteriormente la ausencia de Rufo Cantero) estuvo a la altura del soberbio vocalista a lo largo del show y contó así con la colaboración del vocalista de Cuernos de Chivo, Toni Mero, quien tras la calma y el ambiente calmado de “Caballo Viejo”, puso sobre el escenario junto al ex vocalista de Saratoga, la parte más agresiva y brutal con temas como “No hay más canciones para ti” y “Soy libertad”. Ambos temas estuvieron separados por un formidable solo de batería de Carlos Expósito.

La noche iba llegando poco a poco a su fin para desgracia de los allí presentes. “Tu destino” de “Animal solitario” fue la confirmación de la entrega absoluta del público, pocos eran los que no cantaban o tarareaban parte del tema o el mismo al completo. El natural de Fuenlabrada siguió mostrando su agradecimiento al respetable, quienes aparte de acompañarle cantando, le obsequiaron con un par de presentes: un libro de la colección infantil “Leo-Leo” titulado “El Gran Desafío” y un Playmobil a su imagen y semejanza.

Antes de la despedida, sonaron un par de temas de “Agotarás”: “Parte de mí” y “Resurrección”. El primero de ellos con una fuerte carga emotiva, al ser un tema dedicado a su abuelo.

Después de casi dos horas de concierto, llegaba el final del maravilloso espectáculo ofrecido por Leo Jiménez. Se despediría con un tema de su etapa en Stravaganzza, la potente versión de la canción de Mecano “Hijo de la Luna”, coreada con energía por un público entregado como durante todo el concierto, más ahora si cabe, sabedor del inminente final.

Así terminaba una noche simplemente perfecta y que todos recordaremos con una gran sonrisa, una noche en la que el gran Leo, terminó de convencer a aquellos que aún no se rendían a sus pies y en la que su figura se hizo aún más grande si cabe, una noche en la que después de apurar las pocas fuerzas de una intensa semana de trabajo, sales reforzado y lleno de energía para afrontar todo aquello que la vida te depare. Gracias Leo.

Texto y fotos: Alonso Gonce