PATENTE DE CORSO “From Hell” (2016)

¡ Comparte esta noticia !

patentedecorso_fromhellTercera entrega de los madrileños Patente de Corso, tras dos álbumes previos (“MMX” -2010 y “Marcado a fuego” – 2014) ya comentados en esta misma web. En este tiempo, la banda ha sufrido importantes cambios en su formación, únicamente quedando el bajista Fran Montero y el batería Javier Gómez “Cozy” como miembros originales. El resto de músicos que componen la banda a día de hoy son el guitarrista David Espinosa, que ya participó en el disco anterior, y las nuevas adquisiciones Jesús Espinosa a la otra guitarra y David Évora, nuevo vocalista que sustituye a Juanma Lobón (quien dejó el grupo para centrarse en Amigoz) y a otros cantantes que han pasado por la banda sin dejar constancia discográfica. En un cambio siempre tan peliagudo como la sustitución de vocalista, David Évora sale airoso, con una voz más aguda que Juanma Lobón, sin mucha agresividad pero cumplidora cuando se le exige cantar con fuerza, y bordando las fases en las que canta con dulzura, su gran punto fuerte.

Como siempre, los discos de Patente de Corso se empiezan a disfrutar desde antes de pincharlos en el reproductor. Su lujosa presentación, un digipack cuyo tacto simula el cuero, logo del grupo en relieve y un extenso libreto de 28 páginas, muestra el interés (y el presupuesto) empleado por el grupo para ofrecer un producto más que digno. Es una de las señas de identidad de Patente de Corso, sus 3 trabajos son lujosas obras de arte.

Ya metidos en harina, “From Hell” es el primero de sus discos cuya temática es conceptual. Se cuenta la historia de Jack “El Destripador”, un afamado asesino en serie que vivió y cometió sus fechorías en 1888. Un psicópata que estranguló, degolló, mutiló (llegando a la extracción de órganos internos) a al menos 5 prostitutas, aunque se cree que llegaron a ser 16. Nunca fue descubierto.

El disco gira en torno a su figura, sus asesinatos y los sentimientos que produjo, tanto ajenos como propios, además de mostrar características de la sociedad de la época, como la creciente influencia de la prensa, plasmada en “Cuarto poder”, uno de los mejores temas del disco junto al inicial “Whitechappel”.

Musicalmente, Patente de Corso nunca han sido de melodías fáciles y canciones ligeras. Sus temas tienen buena dosis de complicación, giros inesperados y armonías poco habituales. Esto hace que la primera impresión sea algo desconcertante, algo que se supera en sucesivas escuchas. Es otra de sus señas de identidad que les ha acompañado en toda su carrera.

Este disco tiene, además, un componente teatral acusado, combinando el hard rock habitual con estructuras compuestas en la línea de los grandes musicales como “El fantasma de la ópera”, aún a costa de, según la necesidad, extender el metraje de alguno de los temas, tal es el caso de “Jack” y “El coleccionista”. La consecuencia es que los temas son los más abiertos en la carrera de Patente de Corso, con cambios de ritmo acusados y fases alejadas de su potencia habitual. Esto hace el disco muy interesante, aunque son necesarias varias escuchas para comprender el mensaje, tanto en el apartado musical como en el letrístico.

En el disco encontramos varias colaboraciones, entre las que destaca Juama Lobón, histórico vocalista de la banda, quien hace dúo con David Évora en la mencionada “Cuarto poder”. También nos encontramos con las voces de Frank Menotti (cantante que tuvo un breve paso por el grupo, sin llegar a grabar) y Oscar Awake (vocalista de A Bajo Zero), junto a otras colaboraciones.

Las últimas noticias que nos llegan de la banda informan de que David Espinosa ha abandonado el grupo. Una lástima, ya que tantos cambios en la formación impiden a la banda la estabilidad siempre necesaria en un grupo.

Imagen de previsualización de YouTube

Santi Fernández “Shan Tee”